Despliega el menú
Aragón

Botellones hasta en una ladera a las afueras en un sábado sin tregua

La Policía intervino durante la tarde y la noche de este sábado en decenas de concentraciones en espacios públicos pese a las restricciones derivadas de la pandemia.

Varios grupos de veinteañeros se reunieron para beber en zonas de las afueras.
Varios grupos de veinteañeros se reunieron para beber en zonas de las afueras.
Guillermo Mestre

'Documentación, por favor’. Tres palabras que teme escuchar todo joven que queda para beber en la calle y a las que cientos de ellos se enfrentaron este sábado por la noche en las calles, plazas, parques y otras zonas más inhóspitas de la capital aragonesa. Porque hubo botellones de todo tipo: a plena luz del día en calles más bien céntricas, en los parques de los barrios y hasta en caminos sin asfaltar. Fue entre el Parque de Atracciones y el Camino de la Fuente de la Junquera, pegados a una pequeña ladera, donde a un grupo de veinteañeros se les atragantó la fiesta nada más ver aparecer dos dotaciones de la Policía Nacional

"Han venido con sus coches a beber y se han juntado más de cuatro. Se les ha propuesto para sanción por esos dos motivos y se ha comprobado que no llevasen otras sustancias", explicaba hacia las 20.00 un subinspector del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) encargado de la intervención, que poco antes había dispersado a veinte chicos y chicas que apenas alcanzaban la mayoría de edad de otra reunión similar junto a la cuesta que sube a los Pinares de Venecia. 

Pero la labor del grupo no quedó ahí y, tras asegurarse de que la pandilla identificada regresaba a la ‘civilización’, atendió otro aviso de la centralita que alertaba de una nueva concentración en el parque de los Incrédulos. A las 20.15 asomaban las sirenas y no pocos jóvenes del centenar que bebía en el anfiteatro echaban a correr. No todos lograron escapar. "¡Yo no he hecho nada, no estaba bebiendo", trataba de justificarse una de ellos, que se quedó sin respuesta cuando un agente le preguntó que, entonces, por qué intentaba marcharse a toda prisa. "Me han dicho que me fuese corriendo...", acertó a decir con poca convicción. 

Otra intentó jugar la baza del DNI: "Soy menor y no lo llevo". Sin embargo, al pedirle el funcionario el teléfono de sus padres, esta recordó de inmediato que lo guardaba en uno de sus bolsillos. Tanto ellas como algunos de sus amigos fueron propuestos para sanción y, tal y como recordó la delegada del Gobierno, Pilar Alegría, recibirá pronto una carta que no será bien recibida en casa.

Pillados infraganti: La Policía traslada a unos jóvenes las propuestas de sanción.
Pillados infraganti: La Policía traslada a unos jóvenes las propuestas de sanción.
Guillermo Mestre

Los ‘walkies’ en los coches patrulla no pararon en toda la tarde-noche. Fiestas en pisos y locales, una reunión etílica en el interior del campus de San Francisco que fue disuadida desde el exterior... "La gente tiene muchas ganas de salir, sobre todo los chicos jóvenes. Pero todos tenemos que cumplir para acabar cuanto antes con la pandemia", recordaba uno de los agentes intervinentes tras comprobar los matorrales que rodeaban una de las concentraciones. "Es habitual que, al vernos llegar, tiren la droga, si la llevan, a su alrededor", razonó.

Distintas edades y clases

El buen tiempo y el fin de los exámenes fueron los detonantes de una noche sin tregua. Entre los grupos había tanto menores de edad como otros participantes que estaban más bien cerca de la treintena. 

Etiquetas
Comentarios