Despliega el menú
Aragón

sanidad

Una prueba a pequeña escala para vacunar después a la generación de 1941 y anteriores

Varios centros de salud de Zaragoza ya vacunaron hace casi dos semanas a un reducido grupo de personas mayores.

Demetrio, en su domicilio, fue vacunado en esta prueba a pequeña escala.
Demetrio, en su domicilio, fue vacunado en esta prueba a pequeña escala.
Guillermo Mestre

Al menos media docena de centros de salud de Zaragoza, entre ellos, el Actur Sur y La Jota, llevaron a cabo hace casi dos semanas la vacunación de un reducido grupo de personas mayores de 80 años, una prueba a pequeña escala antes de iniciar la inmunización sistemática entre las generaciones nacidas en 1941 y en años anteriores que se extiende a partir de hoy a Aragón.

Pilar Pitarque, coordinadora de Enfermería del centro de salud Actur Sur, recuerda que el proceso se desarrolló el pasado 5 de febrero, cuando recibieron 17 viales –de los que se pudieron extraer hasta 102 dosis–, que se administraron a unos 40 grandes dependientes y a poco más de 60 mayores de 80 años. "Se citó cada 15 minutos a cinco personas", de manera que la vacunación se llevó a cabo de una forma ágil. "Venían escalonados y, después de recibir la inyección, iban pasando a una sala de espera durante 15 minutos por si aparecía alguna reacción", especifica. En ese espacio podían llegar a coincidir hasta 10 pacientes.

La vacunación se hizo, relata, en unas salas, frente a extracciones, que permitían entrar por una puerta y salir por otra. Recibieron solo un número limitado de vacunas, indica Pitarque, por lo que solo se pudo comenzar a inmunizar a una pequeña parte del listado de personas mayores de 80 años adscritas a este centro de salud zaragozano, en torno a 980.

Este miércoles está previsto que inoculen segundas dosis a usuarios o trabajadores de residencias y la próxima semana, el día 26, harán lo propio con los mayores que recibieron ya la primera inyección del laboratorio Pfizer a principios de mes, ya que entre ambas dosis tienen que transcurrir tres semanas. La coordinadora de Enfermería adelanta que tienen ya el listado preparado para iniciar la vacunación de este colectivo en cuanto reciban más vacunas. La previsión es comenzar por los pacientes de mayor edad e ir bajando de forma gradual.

En esta primera toma de contacto, explica la presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana, la novedad radicaba en el sistema de citación. "No es una agenda que solo incluya a los pacientes de un centro de salud, sino que aglutina a todos", especifica. De este modo, los profesionales solo pueden citar a aquellos que pertenezcan al grupo que en ese momento se está vacunando –en este caso, los mayores de 80 años– y solo podrán tener una cita. Además, tras recibir la primera vacuna, se genera automáticamente la hora para segunda.

Demetrio Morato, de 83 años y vecino de La Jota, fue uno de los primeros en probar el sistema. "A finales de enero me llamaron del centro de salud para preguntarme si me quería vacunar y a los dos o tres días de decirles que sí, volvieron a contactar conmigo para darme cita", relata. Para él fue toda una sorpresa, ya que no esperaba que lo llamaran tan pronto y ahora ya espera a la próxima semana, cuando recibirá la segunda dosis y logrará la inmunidad casi completa.

Aunque para él la vida no ha cambiado en exceso. "Más o menos sigo llevando la misma vida, ya que soy muy casero", puntualiza. La mayor diferencia es que ahora en sus paseos debe ir con mascarilla y que las reuniones familiares se hacen a través de videollamadas. Asegura que tras haber recibido la primera dosis y tener ya programada la segunda, se encuentra "un poco más tranquilo", pero recuerda que todavía queda un camino importante por recorrer y que hay que seguir con las medidas preventivas.

Etiquetas
Comentarios