Aragón
Suscríbete por 1€

aragón es extraordinario

Belleza de la que brinca en Belver de Cinca

La diversidad del entorno, con la ribera y la huerta enmarcadas al fondo por las Ripas de Alcolea (antesala de Los Monegros) hacen de Belver un sitio con encanto plural.

Hacia adelante, siempre hacia adelante. Un lema común en tiempos convulsos, cuando se quieren olvidar sinsabores de sombra alargada o se ha leído demasiado manual de autoayuda. Muy loable, siempre y cuando no se desdeñe la mirada hacia atrás para saber de dónde se viene, o la periférica que avisa de nuevos vientos. Por ahí van los tiros en Belver de Cinca, tierra orgullosa de lo que tiene, y que ambiciona un futuro cargado de nuevos alicientes. Su alcalde, Javier Carrasquer, recuerda que el pueblo tiene "una iglesia espectacular, la primavera en flor propia de zona frutícola, tradiciones muy cuidadas, una rondalla excelente, toda la ribera del Cinca y sus vistas... muchas cosas, entre las que destaca la gente, acogedora por naturaleza".

Alejandro Poy, teniente de alcalde y concejal de cultura, desgrana todos esos activos con suficiencia y detalle. "El atractivo paisajístico de Belver y de toda la zona es tremendo; esta huerta infinita nuestra, desde aquí hasta las Ripas de Alcolea, con senderos y rutas de BTT gestionadas por la comarca junto a rincones ‘secretos’ de fábula... son tesoros muy accesibles para todo tipo de paseantes. Las rutas de la floración, que se han hecho tan populares en la zona de Cataluña más cercana a nosotros, tienen aquí un campo de explotación increíble; las flores del melocotón, nectarina o paraguayo, que abundan aquí, ya te dan una diversidad de colores que para San José, con la llegada de la primavera, ya suele estar en todo su esplendor; dura poco, ese intervalo de tiempo es impresionante de ver".

Alejandro también destaca el entorno natural del Saso Cubota, con un embalse de riego a unos cuatro kilómetros del pueblo. "Cuenta con merendero y un pinar muy agradable desde hace un par de décadas. Y aunque pertenece en su mayor parte a Binaced, el embalse de San Salvador cuenta con 100 hectáreas de Belver que incluyen una zona de playa cuando el nivel del agua baja; actualmente esa zona no está practicable, pero tenemos un camino en derredor a la lámina de agua muy transitado por los excursionistas, ya sea a pie o en bici. Hay zona ZEPA de protección de aves en la zona del Pas y en la Finca San Miguel; tenemos un término municipal muy amplio, hasta el punto de que para llegar a San Salvador hay que salir del pueblo, pasar Albalate y girar en dirección Binéfar".

El teniente de alcalde local explica que la Comarca del Bajo Cinca, como la del Aranda, ha recibido apoyo para un plan de sostenibilidad turística en su ámbito. "Habrá una inversión de 2,3 millones de euros gestionada desde el área de turismo de la Comarca. Esperamos que se materialice en proyectos ilusionantes; el plan se llama Entre Ríos y se centra en los recursos hídricos como atractivo. En cada pueblo se harán temas de turismo fluvial y de embalses, la citada ruta de la floración… los cascos antiguos de los pueblos son muy bonitos y nos encantan, pero no son el elemento de reclamo que sí tienen en otros puntos más montañosos de la provincia; tenemos que tirar de otros recursos, más orientados a la naturaleza y la aventura".

Como aperitivo, las vistas desde el Portal –a la entrada de Belver– funcionan bien: un crisol de elementos en perfecta armonía.

La Asunción, isla gótico-renacentista en el centro de la localidad

Foto de Belver de Cinca
Fachada principal de la iglesia de la Asunción. 
Laura Uranga

La iglesia parroquial de la Asunción (de estilo gótico-renacentista) está en el centro del pueblo. Fue levantada por el maestro de obras de Monzón Juan de Comurrio; la construcción comenzó en 1583 y concluyó nueve años más tarde, con la inauguración en la festividad de San Jorge de 1592; tuvo el cementerio adosado hasta el siglo XVIII, como solía ocurrir en la mayoría de los pueblos. Hasta la Guerra Civil, tumba de cantidades ingentes de arte sacro en Aragón, consta la existencia de un retablo mayor era espectacular; de estilo churrigueresco, mostraba la imagen de la Virgen de la Asunción, un retablo de San Juan, una talla muy antigua de la Virgen del Rosario, varios santos, ornamentos de plata, joyas, y las reliquias de Santa Orosia (mechones de pelo, concretamente) junto a huesos de San Blas. Las imágenes y la ornamentación actuales son del siglo XX. Restaurada en 2008. 

El dulce que reta a la cordura y el acta de nacimiento del pueblo

Foto de Belver de Cinca
Lorena, de Repostería Callén, sujeta una belverina
Laura Uranga

La panadería y repostería Callén, en el número 27 de la calle Mayor, es uno de esos templos que no han pasado por proceso desacralizador, ya que nunca fueron religiosos... pero no por falta de argumentos, dado el carácter cercano a la divinidad de uno de sus productos. Vaya, que merece un peregrinaje tan entusiasta como la más pía de las epopeyas. La alhaja gastronómica en cuestión es la belverina, que se hace en el obrador del local.

¿Qué es la belverina? Una maravilla con base de hojaldre y rellena de crema pastelera, hecha a partir de una receta de Isabel, dos generaciones atrás de los actuales incumbentes del negocio. Se remata con maíz tostado. Hacen variedades de nata, chocolate y trufa; triunfa la original, pero la de chocolate es pecado (venial, ojo) en todas las religiones. Para asegurar el tiro, si el viaje está previsto de antemano, hay que encargarla; si no, puede haber suerte y encontrar alguna hecha, pero la suerte tiene la particularidad de ser ingobernable, y si usted es del club del Coyote (no el de las copas y los bailes sobre la barra, sino del de Acme, el del Correcaminos) quizá lleve una nube metafórica sobre la cabeza y siempre le llueva encima. 974 456 308, mejor por las mañanas.

Festejo alabardero

Para el alimento espiritual, y en las condiciones habituales paralizadas hace un año, la Semana Santa ofrece un aliciente especial en Belver. "Hay una cofradía muy antigua de alabarderos, de inspiración romana –explica Alejandro Poy– que en Jueves y Viernes Santo sale en procesión como si fuera una legión del Imperio; es todo un espectáculo, que el año pasado no pudo disfrutarse por el estado de alarma y el confinamiento. Este año todo apunta a que tampoco podrá ser, pero desde luego merece una repercusión mucho mayor. En la zona se conoce mucho, pero no tanto fuera de aquí".

Alejandro recuerda que Belver tiene acta de nacimiento. El pueblo los fundaron los templarios de Monzón en 1240. Aquí había un castillo, la Casa del Comendador; bajo él, las mazmorras, donde se dice que estuvieron recluidos los últimos templarios de Monzón en los tiempos de persecución a la orden. Cuando el castillo de Monzón cayó, en 1308, trasladaron aquí a 40 presos, encerrados durante más de un lustro.

Actualmente, este edificio es la Casa Camilo, y se pueden visitar previa consulta con sus dueños. "Las mazmorras son muy llamativas; hace dos años fueron uno de los escenarios del festival Estoesloquehay para una exposición de arte, gracias a la amabilidad de su actual propietario; se enseñan con todo el cariño bajo petición, pero lógicamente esta actividad no tiene horarios reglados, al ser una propiedad privada".

En el pueblo también hay otros edificios dignos de admiración, como Casa Prim –con una magnífica portada– Casa Pardo, Casa Canalís, Casa Benito, Casa Ferrer o Casa Fox, entre otras. Esta última fue en su día la ermita de Nuestra Señora de Gracia, datada en el siglo XII.

Belver de Cinca

Comarca. Bajo Cinca.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 90 kilómetros por la A-22 hasta Monzón y la A-1234.

Dónde dormir y comer. Se cuenta con el Hostal Casa Casado, también restaurante, y hay tres bares en activo: Los Duendes, La Bruja y La Plaza.

Triatlón cross Belver de Cinca. Esta prueba parte desde el Saso Cubota con la natación, luego BTT en la zona de Monte Julia y llegada a pie en el campo de fútbol del pueblo. El año pasado se hizo un duatlón.

La orquesta Ríos. Fundada en 1916, recibió hace un lustro su correspondiente homenaje por los 100 años de actividad en toda España.

Valonga y San Miguel. Son fincas privadas y vinícolas;_la última pertenece al grupo Codorniu Raventós.

Las fiestas. En verano se celebran las patronales de agosto el día 15, en honor a la Virgen de la Asunción. Tras el verano llega el turno de los añorados festejos de otoño, consagrados a la Virgen del Pilar, con el día grande el 12 de octubre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión