Despliega el menú
Aragón

El consumidor paga por cada kilo de patatas diez veces más de lo que cobra el agricultor

En diciembre, el precio de los los productos agrícolas y ganaderos se ha multiplicado por cinco del campo a la mesa.

La campaña de arranque de la patata nueva acaba de comenzar
El precio de la patata se ha encarecido
Pixabay

Comprar un kilo de patatas en el mes de diciembre costaba 1,07 euros. La cifra, aún siendo totalmente asequible, dista mucho de lo que el agricultor cobró por esa misma mercancía, apenas 0,10 euros. Eso significa que en el viaje del campo a la mesa dicho alimento ha multiplicado por diez su precio, con lo que el diferencial entre origen y destino alcanza el 970%.

Es el ejemplo más significativo, pero no el único. Todos los productos agrícolas y ganaderos se encarecieron notablemente en diciembre desde el momento en que salieron del campo o la granja hasta que llegaron a la cesta del consumidor. Lo evidencia el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de los alimentos, que la organización agraria elabora la organización agraria COAG desde hace más de una década para demostrar la brecha que existe entre lo que percibe el agricultor y el ganadero por sus producciones y el precio que paga por ellas los consumidores.

Según este indicador, el pasado mes de diciembre, los alimentos casi quintuplicaron su coste del campo a la mesa. De ellos los productos agrícola incrementaron más de cinco veces su precio, mientras que los ganaderos lo triplicaron.

Entre los productos con mayor diferencial durante el mes de diciembre se sitúa, tras la patata, la lechuga y la naranja. Mientras que los agricultores ingresaron 0,14 euros por kilo y 0,23 euros por kilo respectivamente, el ciudadano desembolso por esa misma cantidad 1,17 euros y 1,85 euros, es decir más de ocho veces más.

También fue significativo el pasado mes -quizá por el efecto de las 12 campanadas de Fin de Año- el encarecimiento de la uva de mesa. En campo, su precio apenas superó los 0,61 euros por kilo, mientras que los consumidores tuvieron que desembolsar 3,25 euros, con lo que el diferencial de este producto tan navideño se disparó un 433%. Limones y mandarinas, ajos o brócoli, son otros de los productos con el IPOD más elevado durante el último mes del año, en el que el aceite de oliva protagonizó el menor diferencial, ya que su precio en destino se elevó 1,40 euros respecto al coste en origen.

En los sectores ganaderos, las mayores diferencias se encontraron en la carne de ternera de primera y en la de cerdo. Los consumidores pagaron 16,17 euros por cada kilo de ternera, que el ganadero cobró a 3,76 euros, mientras que el productor de porcino recibió 1,16 euros por cada kilo de carne de cerdo, que el consumidor pagó a 5,90 euros.

Etiquetas
Comentarios