Despliega el menú
Economía

La vivienda en la costa en España cae el triple que la media del país

Durante los meses de la pandemia, los precios inmobiliarios bajan más de un 6% en el Mediterráneo y las islas, frente al retroceso del 2,1% a nivel general.

La singular forma triangular de la promoción Forneri destaca a 200 metros de la playa de Cambrils
La singular forma triangular de la promoción Forneri destaca a 200 metros de la playa de Cambrils

La pandemia ha sido especialmente dura para el mercado inmobiliario de la costa mediterránea y de los dos archipiélagos. En ambas zonas, según el último informe de la tasadora Tinsa, las caídas fueron superiores al 6% entre marzo y diciembre. En concreto, el precio de la vivienda nueva y usada en la costa mediterránea retrocedió un 6,8%, de media, mientras que en las islas el abaratamiento fue de un 6,2%. Ello supone multiplicar por tres la caida media en España, que quedó limitada a un 2,1% desde que en marzo el coronavirus llegara a nuestro país.

Tras las zonas de costa, afectadas por la suspensión de la movilidad para frenar los contagios de covid, que han llevado a la paralización casi absoluta del turismo, las más castigadas han sido las áreas metropolitanas. Desde marzo, la caída de la vivienda en esos barrios ha sido de un 3,9%. Mientras tanto, en las capitales y las grandes ciudades el ajuste ha sido de únicamente un 0,6%. Y en el resto de municipios, el precio de la vivienda se ha mantenido, en media, sin cambios respecto a los niveles pre-virus.

La vivienda de costa no sólo se ha comportado peor que el resto durante el conjunto de la pandemia. También ha mostrado esa misma evolución más débil en el mes de diciembre, cuando, a tenor de los datos de Tinsa, el conjunto del mercado respiró un poco. Así, si de media los precios de la vivienda en el último mes de 2020 se recuperaron un 0,9%, en la costa mediterránea continuaron a la baja, con un recorte del 2,4%, mientras que en las islas el rebote fue de apenas un 0,5%. La voz cantante de la recuperación en el último tramo del año la llevaron las capitales y las grandes ciudades, donde el repunte fue de un 1,9%, mientras que en el resto de municipios la subida fue de un 1,5%. Las áreas metropolitanas siguieron a la baja, con un descenso del 0,2%.

El balance del año, sin embargo, es diferente al que plantea la foto de la pandemia y del mes de diciembre. Así, 2020 cerró con un comportamiento plano para el precio de la vivienda en términos generales, es decir, sus niveles eran idénticos a los del término de 2019. Y más o menos lo mismo ocurrió con las capitales y grandes ciudades y la costa mediterránea, donde la subida interanual quedó limitada a un 0,2% y a un 0,1%, respectivamente. En las islas, pese al daño ocasionado por la pandemia, el precio de la vivienda terminó 2020 con una subida del 2,3% en comparación con las cifras de un año antes.

Rafael Gil, director del servicio de estudios de Tinsa, explica que las cifras de final de año mostraron una cierta estabilización en las caídas de precios. Y, de hecho, el índice general y el de capitales y grandes ciudades llegaron a recuperar los niveles del verano, borrando de este modo el ajuste sufrido durante el otoño. De esta manera, la estabilización registrada en diciembre permitió que todas las áreas geográficas, con la excepción de las áreas metropolitanas, terminaran el año con precios iguales o ligeramente superiores a los de un año antes. Porque la caída interanual en las áreas metropolitanas fue de un 2,8%.

El último informe de Tinsa también pone de relieve que la compraventa de viviendas y los visados de obra nueva mantienen una caída acumulada superior al 20% entre enero y octubre, mientras que la diferencia es menor en la firma de hipotecas, que acumula un descenso del 7,4% en los diez primeros meses del año.

Etiquetas
Comentarios