Despliega el menú
Aragón

prisiones

Primer caso en Aragón de pedir no ir a prisión con una pena menor de 5 años

Solicitan que un condenado no ingrese en la cárcel de Zuera y cumpla en tercer grado en el CIS Las Trece Rosas, con la instrucción de Instituciones Penitenciarias 

Imagen de archivo del CIS de Torrero
Imagen de archivo del CIS de Torrero
G. M.

Un zaragozano condenado a una pena de once meses por un quebrantamiento de condena es el primero que reclama no tener que entrar en la prisión de Zuera y poder agarrarse a la instrucción 6/20 de la Secretaría de Instituciones Penitenciarias, aprobada el pasado 17 de diciembre de 2020, y que permite que los autores de penas leves cumplan en tercer grado en el Centro de Inserción Social Las Trece Rosas, en la antigua prisión de Torrero.

En concreto, a este zaragozano le impusieron una orden de alejamiento de su pareja por una agresión mutua –por la que no fueron condenados– que posteriormente quebrantó. Fueron sorprendidos juntos en un viaje a Pamplona durante un control policial. Su abogado, José Ignacio Cabrejas, solicitó ayer al Juzgado de lo Penal 8 de Zaragoza que se deje sin efecto cualquier ingreso en prisión de su cliente hasta que no se reabra el CIS de Zaragoza, que se cerró el pasado mes de marzo con motivo de la crisis sanitaria derivada de la covid-19.

De esta manera, aplicarían la normativa dictada poco antes de Navidades por Instituciones Penitenciarias –que fue muy reclamada por el Servicio de Orientación Penitenciaria del Colegio de Abogados de Zaragoza– y, en consecuencia, el condenado podría seguir como hasta ahora trabajando de encargado en una empresa de tratamiento de residuos.

La reciente decisión de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias generalizó la normativa para todos los centros del país, aunque ya se aplicaba hace meses en los de inserción social independientes de Alcalá de Henares y Victoria Kent, en Madrid.

Delitos leves y con trabajo 

En este sentido, este protocolo propuesto posibilita que la prisión de Zuera permita que los autores de delitos leves, con una pena inferior a cinco años, que sean noveles y tengan un trabajo, puedan cumplir su condena en tercer grado en semilibertad en el CIS de la antigua prisión de Torrero.

Fuentes penitenciarias señalaron que, tras los meses de cierre obligado por la pandemia, el centro Las Tres Rosas necesita una limpieza en profundidad. Así, antes de que los internos y los trabajadores regresen se acometerán estas tareas para evitar posibles contagios.

Alrededor de 120 presos del Centro de Inserción Social (CIS) Las Trece Rosas cumplen desde sus domicilios las condenas tras colocarles una pulsera electrónica para controlarlos telemáticamente.

Esta medida se generalizó el pasado mes de marzo con la llegada de la pandemia, que provocó el cierre del centro para evitar contagios. Otra docena de internos del CIS de Huesca siguen el mismo sistema. Ninguno de ellos ha regresado a los centros en los últimos diez meses.

Etiquetas
Comentarios