Despliega el menú
Aragón

Temporal 

Filomena daña el olivar de Belchite y destroza invernaderos en Zaragoza

La nieve es bien recibida en el campo donde deja tempero y horas de frío en los cultivos. La imposibilidad de salir a los pastos complica el manejo de la ganadería.

Nada que ver con los daños que provocó el pasado año casi por estas mismas fechas el paso de la borrasca Gloria. Pero Filomena también ha hecho mella en el sector agrario, donde, sin embargo, la nieve es bienvenida en los cultivos –tanto cereal como leñosos–, a los que aportará humedad y las siempre necesarias horas de frío que contribuirán posteriormente al mejor desarrollo de la planta. Además protegerá de plagas y contribuirá a llenar acuíferos y embalses.

Pero no todos los agricultores aplauden la llegada del manto blanco que ha cubierto la Comunidad. En la localidad zaragozana de Belchite, la afección de la nevada sobre el olivar es "terrible", señalaba este lunes el agricultor Jesús Murría. "Son árboles centenarios con mucha base de rama, por lo que el peso de la nieve ha terminado por resquebrajar las ramas", explicó Murría que aseguró que las 1.000 hectáreas que ocupa el cultivo en este municipio se vieron afectadas por la intensidad del temporal durante el pasado sábado.

"Hay parcelas en las que algunos olivos no tienen daños, pero en otras todos los árboles tienen ramas tronchadas", detalló, al tiempo que lamentó que con esta borrasca "se van al traste" las perspectivas de conseguir una cosecha mejor el próximo año tras una campaña actual "con muy poca oliva". Ahora, señaló el agricultor, el trabajo es arduo porque hay que realizar el corte limpio de las ramas para evitar futuras plagas y enfermedades.

La acumulación de nieve en los olivos centenarios de Belchite ha terminado por resquebrajar sus ramas.
La acumulación de nieve en los olivos centenarios de Belchite ha terminado por resquebrajar sus ramas.
J. M.

La misma situación se vivió en olivares de algunas de las localidades del Bajo Aragón, precisamente ahora que se estaban recuperando de los graves destrozos que la borrasca Gloria dejó a su paso el pasado año.

Arrasados han quedado también por la nieve unos 35.000 metros cuadrados de invernaderos de la huerta de Zaragoza en Peñaflor. «Solo nos queda mandarlo todo a la chatarra y vuelta a empezar», lamentó Javier Gil, de la empresa familiar Gil & Pallarés, una de las principales productoras, que ha visto cómo la borrasca hundía el 40% de sus estructuras, elevando sus pérdidas a más de 300.000 euros. Como él, señaló el productor, han sufrido pérdidas todos los agricultores que contaban con invernaderos en la zona, bajo los que ahora se cultivaban borrajas, que también se han visto dañadas por el peso de la nieve y la caída de los plásticos. «Estamos ahora valorando todos los daños», explicó Gil. También en Caspe se registraron afecciones en distintas parcelas de invernaderos.

La histórica nevada provocó además el hundimiento de tres cobertizos en Tauste Ganadera y colapsó parte de la cubierta de una granja de porcino en el barrio de Santa Engracia, también en Tauste, lo que obligó al traslado de los animales.

No es la única afección a la ganadería. La imposibilidad de sacar los animales a los pastos ha obligado a los ganaderos a aportar alimentación, con el coste añadido que supone, y exige además el aporte de agua porque los abrevaderos están helados.

Desde Casa de Ganaderos y Grupo Pastores insistieron en que las afecciones no han sido destacadas, pero reconocieron que en muchas explotaciones de ovino no se habían podido recoger los corderos porque las entradas a las instalaciones seguían ayer impracticables para los camiones.

Evaluando daños

No hay cifras, de momento, para contabilizar las pérdidas que ha podido ocasionar la borrasca. Las organizaciones agrarias señalaron que están contabilizando todas las afecciones para poner cifras, aunque coincidieron en señalar los beneficios que en general deja esta nieve en todos los cultivos. “Habrá que estar atentos eso sí, en lo que suceda en los próximos días con las gélidas temperaturas que se esperan, porque las heladas podrían provocar importantes daños en los leñosos”, destacó José Manuel Roche, secretario general de UPA en Aragón.

José María Alcubierre, líder de UAGA, reconoció que la limpieza esta siendo “desigual”, y advirtió que los costes se están incrementando en la ganadería extensiva ya que hay que proporcionar alimento a los animales que no pueden salir a los pastos. Alcubierre insistió además en que posiblemente haya problemas con el suministro de agua, ya que muchas tuberías tenían problemas por congelación y son muchas las acequias en las que se acumulaba la nieve.

El presidente de Asaja Huesca, Fernando Luna, señaló que debido a la orografía y a la climatología de las distintas zona productoras de la Comunidad, no todas las comarcas han sufrido de la misma manera los efectos del temporal. Reconoció que para los cultivos la bajas temperaturas y la nieve son horas de frío y humedad “que vienen muy bien para el desarrollo posterior y para evitar plagas”, aunque destacó que si el agua se congela el aporte al suelo será menor que si se deshace. “Lo más perjudicado va a ser el regadío”, insistió, para señalar que el desaguado y las bajas temperaturas pueden causar daños en las tuberías y los mecanismos de riego. Y como el resto de los representantes agrarios, Luna destacó los problemas que han tenido los camiones para llegar a diversas explotaciones ya que la nieve acumulada junto a la granjas y las parideras hacía muy complicado la llegada de alimentos o la carga de animales tanto en las ganaderías extensivas como intensivas.

Un agricultor retira con su tractor la nieve acumulada en las calles de su municipio.
Un agricultor retira con su tractor la nieve acumulada en las calles de su municipio.
J. M. P.

De nuevo, la solidaridad

Y todos ellos coincidieron también en destacar el papel solidario que (de nuevo y como ya hicieran durante la pandemia) ha protagonizado el sector, que desde el momento en el que la nieve comenzó a acumularse en sus municipios se subieron a sus tractores y utilizaron sus palas para abrir camino entre las calles de sus respectivas localidades. También ayudaron a algunos camiones que se habían atascado en el manto de nieve que cubría las calzadas e incluso llevaron sus máquinas a las carreteras para abrir acceso a las vías comarcales. “Un trabajo totalmente altruista, porque el gasoil lo pagamos nosotros que demuestra el carácter solidario de las gentes del campo y que hacemos con mucho orgullo”, señaló Roche.

Etiquetas
Comentarios