Aragón
Suscríbete por 1€

La DGA empieza a contratar profesores sin el máster para dar clases en FP

El Ministerio permite esta medida. El decano de Educación plantea que se cuente con los alumnos del curso.

Latorre en una clase de la facultad a principios de curso.
Latorre en una clase de la facultad a principios de curso.
Gervasio Sánchez | Toni Galán

Educación ha empezado a contratar profesores de Secundaria y Formación Profesional (FP) sin el requisito obligado del máster. Una medida permitida solo durante el actual curso por el Ministerio de Educación para casos excepcionales y de la que el Gobierno aragonés ha tenido que echar ya mano.

De momento se ha contratado a dos docentes bajo estas condiciones, uno de informática y otro de sistemas y aplicaciones informáticas, ambas especialidades de FP.

Desde el Departamento de Educación insisten en que se prima que tengan el máster y solo se recurre a esta opción en el caso de que no se puedan cubrir las plazas de otra manera una vez que han agotado todas las fórmulas existentes como son las listas de interinos e incluso la oferta de otras comunidades.

La supresión del título de máster para ser profesor de instituto mientras dure la pandemia, aunque se trate de una medida temporal, ha sido criticada tanto por los responsables académicos de universidades públicas y privadas que integran la Conferencia Nacional de Decanas y Decanos de Educación como por los sindicatos docentes.

El decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza, Julio Latorre, aseguró que la decisión tomada en su día por el Ministerio "pone en tela de juicio y desprestigia" la actividad de formación que se ha desarrollado durante la década que lleva implantado este máster. Latorre es también el presidente de la Comisión de Garantía de la Calidad de estos estudios en los que hasta ahora se han titulado 4.013 personas, según los últimos datos facilitados hace unas semanas.

El decano zaragozano propuso, ya cuando el Ministerio aprobó esta controvertida medida, que a la hora de contratar a titulados sin este máster se priorice a los estudiantes que lo están cursando actualmente. "Están en un proceso de formación, en el que ya han empezado a adquirir unas competencias didácticas que la propia pandemia nos ha demostrado que se necesitan cada vez más, porque no basta solo con conocer la disciplina. Además, podrían ser tutorizados desde la propia universidad", explicó.

Consideró que esta iniciativa puede tener unas consecuencias "muy negativas" para esta profesión "si se prolonga en el tiempo". Una opinión que comparte los sindicatos docentes. Esta misma semana CSIF criticó que Educación había ofertado tres vacantes extraordinarias sin pedir el máster.

El consejero de Educación, Felipe Faci, siempre ha asegurado que se echaría mano de esta alternativa en última instancia. La pidieron algunas comunidades, entre ellas la aragonesa, que argumentaron que no encuentran profesores suficientes o temen no hallarlos a lo largo del curso debido a los desdobles de grupos y las bajas médicas. Es lo que ha ocurrido con estas especialidades de informática de FP.

Un 39% más de solicitudes

Las sesiones de este máster, hasta ahora imprescindible para impartir clases de ESO, Bachillerato y FP en institutos, así como en escuelas de música y artes escénicas, artes plásticas y diseño y oficiales de idiomas, comenzaron en el campus zaragozano a mediados del pasado octubre. Este año estos estudios han recibido un 39% más de solicitudes y se han completado las 512 plazas que puede ofertar.

"Es un fenómeno que se produce en épocas de crisis, cuando se valora más la importancia de formarse y poder acceder a un puesto de trabajo fijo", apunta el decano. Las clases combinarán la presencialidad con la semipresencialidad y enseñanza ‘online’, dependiendo del número de alumnos y si el tamaño de las aulas que se utilizan permiten mantener la distancia de seguridad.

El actual máster se puso en marcha hace una década, cuando se implantó el Plan Bolonia (2009) sustituyendo al antiguo Certificado de Aptitud Pedagótica (CAP). En el campus público el coste de la matrícula es de 1.212 euros.

Uno de los retos este curso ha sido poder contar con suficientes centros en los que los estudiantes puedan desarrollar sus prácticas, que de momento serán presenciales. Las primeras se han fijado para enero y la mayoría se desarrollarán ya en marzo. El curso pasado se llevaron a cabo de manera telemática en 140 institutos y otros centros educativos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión