Despliega el menú
Aragón

Siete de cada diez familias quieren recuperar los días perdidos del calendario escolar

Una encuesta entre las asociaciones de padres de centros públicos revela las necesidades de personal y servicios.

Vuelta al cole de alumnos de 1º de Primaria en el colegio Sancho Ramírez de Huesca
Vuelta al cole de alumnos de 1º de Primaria en el colegio Sancho Ramírez de Huesca
Rafael Gobantes

Siete de cada diez familias de los colegios públicosaragoneses consideran que deben recuperarse los días lectivos del calendario escolar que se perdieron con motivo del regreso escalonado a las clases o compensarse esa merma con un final de curso también gradual. En el caso de los padres de estudiantes de instituto, bachillerato y FP este porcentaje se eleva al 81%.

Esta es una de las conclusiones que se extraen de la encuesta llevada a cabo por Fapar (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de la Escuela Pública de Aragón) entre 132 Ampas, 88 de escuelas de infantil, primaria y educación especial, y 44 de institutos.

La incorporación escalonada a las aulas como medida para prevenir los contagios por coronavirus provocó una disminución de días de clase, excepto en 3 años y 1º de primaria, destacando el caso de 5º y 6º que tuvieron seis días menos de clase, señala el informe elaborado por Fapar. Según el calendario escolar vigente, el curso termina el próximo 18 de junio en los colegios y el 22 en institutos y el resto de enseñanzas no universitarias.

Este pasado verano las familias de la pública y la concertada también reclamaron sin éxito que la vuelta a las aulas se adelantara. El único intento de cambiar el calendario para modificar los festivos del Pilar tampoco salió adelante.

La demanda de incremento de recursos humanos es recurrente en el sistema educativo y se refleja también el informe de Fapar. La mitad de los colegios y el 68% de los institutos encuestados presentan desdobles por la covid-19. De ellos, el 28,4% solicitan personal especial (auxiliares, enfermería, fisioterapeutas...) y el 10% conserjes.

Las infraestructuras educativas pendientes, tanto las programadas que se han visto retrasadas por la pandemia como las nuevas necesidades y el acondicionamiento de las ya existentes, es otro de los capítulos que cosecha un balance negativo. En su informe, Fapar reconoce el esfuerzo que el Gobierno actual y el anterior han llevado a cabo para la creación de nuevas plazas educativas públicas, especialmente en zonas de expansión demográfica de Zaragoza y su entorno metropolitano.

Sin embargo, el incumplimiento de plazos y compromisos ha generado el malestar de muchas familias. De hecho, más del 77% de los institutos cuyas Ampas han participado en la consulta tienen alguna obra pendiente de proyectar, licitar o acabar, de las que más del 36% obedecen a mejoras en las instalaciones. Mientras, la mitad de los colegios reivindican algún tipo de intervención, de las que 17% también son mejoras. A tenor de estos datos, Fapar considera necesario acometer un plan de acondicionamiento de centros educativos, especialmente en secundaria.

Comedores y madrugadores

Los servicios de comedor y madrugadores en las escuelas han sido dos caballos de batalla de los padres en estos primeros meses de curso. El 33% de las escuelas han tenido que habilitar para comer espacios alternativos de cara a poder cumplir con las medidas de seguridad sanitarias y en un 10,2% los alumnos comen en las aulas. Para mantener durante el almuerzo los grupos burbuja un 45,5% de los colegios han requerido más monitores. La encuesta también constata la disminución del número de comensales en más de la mitad (62,5%) de los centros de infantil y primaria.

En cuanto a madrugadores, un servicio que Fapar considera esencial para la conciliación ya que atiende a los niños a partir de las 7.30 u 8.00, el estudio confirma lo costoso que ha sido sacarlo adelante. Prueba de ello es que solo funciona en un 61,6% de las escuelas. La falta de espacios (6,8%) y la ausencia de demanda (36,4%), que podría deberse en muchos casos al encarecimiento de costes (lo que ha ocurrido en una tercera parte de colegios), son algunas de las dificultades organizativas que han surgido.

Otra de las críticas que refleja la encuesta se refiere a la semipresencialidad en 3º y 4º de la ESO y 1º de Bachillerato, sobre las que las familias exigen cambios inmediatos y el Gobierno aragonés se ha comprometido a que los alumnos vuelvan a las aulas con notalidad en cuanto la situación sanitaria. Fapar destaca que más del 61% de las Ampas de los institutos han recibido quejas de los padres por este tipo de docencia. Además, casi un 55% consideran esta modalidad exclusivamente como deberes para casa. Apenas un 20% han recibido información sobre las metodologías empleadas.

Una de las cuestiones que sale mejor valorada es el transporte escolar. En los colegios le dan una nota superior a 7 casi el 72% de las Ampas y en los institutos el 68%. Algunas también le dan un suspenso: el 9,4% de las escuelas y el 7,1% de los centros de secundaria, FP y bachillerato.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios