Despliega el menú
Aragón

La DGA atiende ‘online’ a 70 niños que no pueden ir a clase, el doble que otros cursos

Las familias demandan que este servicio se extienda a los escolares que conviven con personas vulnerables al coronavirus.

Guillermo, en primer plano con gafas, y Nicolás comectados a la clase con Adriana.
Guillermo, en primer plano, y Nicolás conectados a la clase con Adriana.
N. J.

Si un escolar está convaleciente por una enfermedad de larga duración y no puede acudir a clase tiene derecho a recibir atención educativa en casa. Con la crisis de la pandemia de la covid-19, este servicio de Educación, que por motivos sanitarios se ofrece ‘online’, se ha hecho extensible también a niños y jóvenes con patologías sensibles al coronavirus. Así, en estos momentos la DGA facilita la docencia telemática a 70 alumnos entre infantil y bachillerato, según los datos facilitados desde el Departamento de Educación. Este número supone más del doble que otros cursos.

Antes de que hiciera su aparición el coronavirus, esta atención educativa la recibían, principalmente, alumnos que se recuperaban de trasplantes o procesos oncológicos en sus hogares sin posibilidad de desarrollar la actividad lectiva de forma presencial. A los maestros y profesores específicos que lo imparten habitualmente, se han sumado las embarazadas que así lo han solicitado. Al menos 40 docentes en estado de buena esperanza han solicitado al Departamento trabajar y algunas de ellas se han incorporado al equipo que atiende a los escolares ‘vulnerables’. Desde Educación aclaran que su labor es "tutorizar" al alumno cada día durante un tiempo (una hora en los casos con los que ha hablado este periódico) para conocer cómo va progresando, se organiza y ayudarle.

Los padres lo solicitan a través de las direcciones de los centros con un informe médico con el historial y los detalles de la enfermedad que sufre el niño. A este respecto, la presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, Teresa Cenarro, aclara que un médico de atención primaria "no puede hacer una valoración" sobre si un escolar puede o no ir al colegio, algo que compete a las autoridades educativas y sanitarias.

Por su parte, Educación asegura que "cuando llega un informe médico que afirma que el alumnado es vulnerable, o que muestra un historial médico incompatible con la asistencia a clase, Educación concede directamente la atención domiciliaria".

Demoras y exclusiones

Las familias exigen que esta atención en el hogar se extienda a escolares que conviven con personas de riesgo. Una demanda a la que pone voz desde la asociación Pequeños Corazones Aragón, formada por familias con niños con cardiopatías, Marina Palau.

Su hijo de 10 años, que vive unido a un aparato que vigila su corazón, comenzó hace una semana sus clases ‘online’ de una hora diaria. "Lo llevamos pidiendo desde agosto. Es una falta de previsión porque se sabía que esta problemática se iba a presentar en cuanto abrieran los colegios y no hubiera vacuna", lamenta.

A lo que todavía no han dado respuesta es a la situación de su hermana que también la semana pasada volvió a su escuela "porque esta se ha implicado mucho y le aplica un protocolo especial". "Además de mantener la distancia, han instalado en su mesa una mampara de metacrilato para que esté más aislada y ella evita almorzar para no quitarse la mascarilla", comenta. "¿Qué ocurrirá si vuelve a subir la incidencia y no puede ir por temor a que se contagie como ha ocurrido hasta ahora?", se pregunta.

Por eso, Palau y muchas familias demandan que este plan se amplíe a los alumnos con familiares o hermanos vulnerables al coronavirus que viven con ellos como gente que se está dando un tratamiento de quimioterapia o es de alto riesgo frente a la covid, entre ellos también las personas mayores.

Mientras, desde Educación aseguran que están estudiando todos los casos "para conocer por qué el alumnado no está acudiendo al centro educativo".

"Una hora al dìa se queda corto y recae mucho peso en la familia"

Guillermo y Nicolás Fernández, son grandes prematuros, sufren displasia broncopulmonar y, además, Guillermo lleva una derivación ventriculoperitoneal. Son niños con necesidades educativas especiales. A sus 9 años saben muy bien lo que es pasar por el hospital y estar intubados. Quizás por eso, están "muy concienciados", dice su madre, Natalia Jaime, de que ahora les toca quedarse en casa, como mucho "salir los domingos a dar un paseo" y cumplir a rajatabla las medidas de sanidad para mantener a raya el coronavirus. Su padre sigue su vida profesional y ellos tres llevan "aislados socialmente" desde marzo.

Cursan 2º de primaria en el colegio Miraflores de Zaragoza y reciben atención educativa en casa. "Yo tenía muy claro que con sus patologías no podían ir al cole hasta que no haya una vacuna eficaz. Recurrí a atención al paciente del Servet para pedir los informes de neumología y neurocirugía, no tuve ningún problema, y los presenté con el visto bueno de la orientadora del centro. La verdad es que no todas las familias lo han tenido tan sencillo", reconoce Natalia.

Cada día se conectan de 10.15 a 11.15. Al otro lado de la pantalla está Adriana Aldazabal, una profesora de Pedagogía Terapéutica en un instituto que está embarazada y que cada mañana imparte cuatro clases telemáticas. Durante una hora les ayuda con las asignaturas a seguir el ritmo de sus compañeros de clase. Al principio tuvieron a un maestro específico del servicio y conocerán a un tercero cuando Adriana dé a luz. Juega un papel fundamental la persona de contacto con la escuela.

"Una hora al día se queda corta, porque luego recae mucho peso en la familia. Yo estoy con ellos dedicada al cole toda la mañana y a veces continuamos por la tarde. Para un niño convaleciente más horas puede no ser recomendable, pero los niños que están estables las necesitan", señala. Comenta que en este nivel los padres aún pueden suplir a los docentes, pero se complica cuando son más mayores. La fisioterapia y otras terapias tienen que esperar, con lo que ello supone de retroceso. El salón se ha convertido en un pequeño gimnasio con cama elástica y elementos para que sigan desarrollando la muscultura, la coordinación y la estabilidad.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios