Aragón
Suscríbete por 1€

sanidad

La premura de la segunda ola y la alta sociabilidad, claves para que Aragón lidere los contagios

La Comunidad cuenta con una incidencia acumulada de 871,3 casos por cada 100.000 habitantes, la más alta del país.

Fotografías del centro de mayores de Terminillo, que se ha cedido a Sanidad para hacer pruebas PCR.
Fotografías del centro de mayores de Terminillo, que se ha cedido a Sanidad para hacer pruebas PCR.
Ayuntamiento de Zaragoza

La reducción paulatina de nuevos positivos –este sábado se notificaron 589– no es suficiente para que Aragón deje de liderar la tasa de contagios acumulada de los últimos 14 días, con 871,3 casos por cada 100.000 habitantes –se llegó a superar el millar–. La Comunidad lleva más de una semana en esta posición, desde que Navarra dejó de encabezar la citada estadística, difundida de manera diaria por el Ministerio de Sanidad. Los expertos apuntan a lo "pronto" que llegó la segunda ola de covid –cuyo origen se sitúa en los temporeros de las comarcas orientales–, el no haber podido reducirla todo lo necesario y la alta sociabilidad de la población como las claves con las que se explicaría que Aragón se encuentre entre las comunidades más afectadas.

"La transmisión comunitaria la venimos arrastrando como consecuencia de la ola de julio", recuerda Jesús Gómez-Gardeñes, profesor de Física de la Universidad de Zaragoza, quien incide en que a pesar de la "intensa labor de rastreo", se quedó una "incidencia basal" que indicaba que "el número de contactos identificados era insuficiente para impedir nuevos contagios".

El doctor José Ramón Paño, investigador principal del Grupo de Investigación Clínica en Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico de Zaragoza, lamenta que en esta segunda ola, los ciudadanos no han tenido la misma respuesta "ejemplar" que en el confinamiento. "No hemos sabido identificar algunas situaciones de riesgo como las reuniones familiares, ni evitar otras obvias como el ocio nocturno", recalca. Tampoco, afirma, se han sabido utilizar las medidas de protección en el momento adecuado y en la forma correcta.

La materia prima es la sociedad

El catedrático en Sociología de la Universidad de Zaragoza José Ángel Bergua destaca que este virus se propaga a través de la "materia prima" de la sociedad. Y es precisamente este punto el que más ha afectado a la transmisión. Recuerda los inicios de la oleada veraniega, con los inmigrantes "atrapados en pésimas condiciones de trabajo" y hace hincapié en los jóvenes, cuya válvula de escape –las reuniones y fiestas– supone "una especie de espontánea e indeseada revancha frente a la sociedad que tanto les maltrata".

Otra de las cuestiones destacadas por estos expertos es la "debilidad" del modelo social. Paño insiste en que existen unas "instituciones con graves problemas de liderazgo y gobernanza y sin herramientas adecuadas para protegerse". Reconoce que para prevenir la situación actual hubiera sido necesario garantizar el cumplimiento de las cuarentenas y haber sabido apoyar suficientemente a los sectores más perjudicados desde el punto de vista económico, al igual que a las personas más vulnerables.

Las ucis, con elevada tensión

La comunidad aragonesa no solo lidera la incidencia acumulada. Según el Ministerio de Sanidad, también es la segunda región con el índice de positividad más elevado, con un 18,56% en las pruebas llevadas a cabo el 10 de noviembre. Solo Castilla y León, con 19,61%, está por delante. Como dato esperanzador, ayer la positividad bajó en Aragón al 12,7%. Respecto a la ocupación de las camas de intensivos, el 48,74% de todas las plazas ocupadas pertenecen a pacientes covid, la segunda tasa más elevada del país, solo superada por La Rioja (56,67%).

"Aragón es probablemente la comunidad que ha soportado una segunda ola más prolongada. Esto ha provocado que el sistema sanitario reciba el aumento de estas últimas semanas (tercera ola) en una situación muy precaria", recalca Paño. Gómez-Gardeñes ofrece la misma explicación: "A diferencia del mes de julio, al que llegábamos con una ocupación hospitalaria mínima, la segunda ola nos dejó tras de sí una ocupación sostenida de unas 70 camas uci con positivos". En esta situación, recuerda, se llegó al mes de octubre y, tras las ‘no fiestas’ del Pilar, se produjo "la tercera avalancha de contagios".

Por su parte, Bergua recuerda los efectos que han podido ocasionar el elevado envejecimiento de la población aragonesa y una "desatención" de los servicios sanitarios "que viene de lejos".

Tras haber protagonizado los brotes más importantes del verano, Aragón vuelve a situarse entre los peores datos del país a la espera de que las últimas medidas adoptadas, como el cierre de toda actividad no esencial a las 20.00 y la prohibición de consumir en el interior de los bares, consigan reducir de manera drástica la curva de contagios. 

"La solución es un autoconfinamiento responsable e inteligente"

José Ramón Paño, médico del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Clínico
José Ramón Paño, médico del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Clínico
Guillermo Mestre

Tras su larga experiencia como médico y también investigador, José Ramón Paño aboga por "un autoconfinamiento responsable e inteligente" dada la situación de transmisión comunitaria existente en estos momentos en la comunidad aragonesa. En esta línea, recuerda la necesidad de limitar al máximo las relaciones con personas con las que no se convive y más cuando no sea posible estar en sitios abiertos. "Hay que evitar los espacios cerrados, usar correctamente la mascarilla y hacer una buena higiene de manos", explica. Además, incide en la importancia de favorecer la ventilación en estos lugares. Lamenta que la sociedad no haya entendido antes que "merece la pena sacrificar algunas formas de ocio y de relación para evitar muertes y sufrimiento".

Recuerda que, al iniciarse de manera tan temprana la segunda ola, el sistema sanitario se ha visto "tensionado" de forma prolongada y actualmente la principal preocupación se encuentra en las unidades de cuidados intensivos, donde hay 114 pacientes covid atendidos. Respecto a la gestión de recursos sanitarios, considera que las principales deficiencias han derivado de "no haber planificado con suficiente detalle la respuesta", tanto para pacientes covid como para el resto, ante una nueva oleada. Cuando finalmente se consiga revertir la situación actual, en la que cada día se notifican centenares de nuevos positivos en Aragón, apuesta por "mantener la intensidad para evitar perder de nuevo el control".

"Es vital disminuir la incidencia antes de la Navidad y los meses de frío"

El profesor Jesús Gómez Gardeñes ha colaborado para el estudio con diversas universidades colombianas.
El profesor Jesús Gómez Gardeñes ha colaborado para el estudio con diversas universidades colombianas.
Universidad de Zaragoza

El investigador y profesor Jesús Gómez-Gardeñes pone el foco en la necesidad de "acelerar la bajada" de la curva de contagios. "Si en agosto insistíamos en la necesidad bajar la incidencia antes del inicio del curso escolar, ahora es vital disminuirla antes de la Navidad y los meses de más frío", subraya.

De no conseguirlo, alerta de la "delicada" situación en la que se encontraría la Comunidad. "Si el descenso de la incidencia se ralentiza, sabemos que la medida más eficaz para lograr acelerar la bajada y situarnos en una zona más segura es el confinamiento total", recuerda. Incide en que nadie quiere llegar a ese "extremo" y para evitarlo recuerda que la mejor arma es "aumentar la capacidad de test y el alcance del rastreo". "Este esfuerzo del sistema de salud tiene que venir acompañado de una disminución de nuestros contactos, creando burbujas familiares para evitar reuniones de no convivientes en interiores, fomentando el teletrabajo en los ámbitos que sea posible y, si fuera necesario, promover la educación a distancia en aquellos niveles educativos que lo permitan", puntualiza.

Recuerda que adoptar medidas de forma temprana, unida a la labor de rastreo, fue fundamental durante el verano, aunque el error llegó en "tomar la nueva normalidad como si el virus no estuviera presente". Considera, además, que dada la situación epidemiológica de septiembre, la vuelta al colegio debería haber sido "mucho más escalonada".

"Cada territorio atraviesa sus picos y valles y estos depende de las medidas"

El profesor en Sociología José Ángel Bergua recalca, en relación a la incidencia de esta pandemia, que cada territorio "atraviesa sus picos y valles", una situación que depende las "medidas adoptadas, la fuente de contagio, costumbres, características socioeconómicas y quizás los recursos sanitarios". Apunta que la provincia de Lérida superó mejor la oleada que Huesca.

Respecto a la situación del sistema sanitario, Bergua hace hincapié en su deterioro a consecuencia de la crisis económica de 2008. "Con los recursos humanos y materiales tan disminuidos, es lógico que haya habido tantas dificultades para abordar la crisis sanitaria", puntualiza. Lo peor, incide, es que los recortes son muy "fáciles" de hacer y tienen "rápido" impacto en las cuentas, pero la reparación resulta más complicada. Además, explica que ninguna comunidad autónoma quiere aventurarse en la "heroicidad" de volcarse más decididamente en mejorar el sistema de salud.

Para revertir la situación actual, no considera positivo "cargar las tintas" en la contención de la sociabilidad: "Acabar rebosantes de vida en burbujas, aislando a unos de otros no es la solución". Por otro lado, especifica que si en el trabajo se permite que haya sociabilidad, también el ocio debería admitirla. "Hoy es mucho más importante en la construcción individual y colectiva el ocio que el trabajo", recuerda, aunque señala que esta decisión –medidas que afectan más al ocio que al trabajo– ya se aplicó para salir de la anterior crisis económica.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión