Despliega el menú
Aragón

La segunda oleada de la pandemia ya ha obligado a derivar a 400 ancianos a los centros covid

La residencia de Yéqueda se prepara por si tiene que reconvertirse para la atención a usuarios positivos, aunque la DGA asegura que en Casetas todavía queda espacio para contagiados.

Pacientes ingresados estos días en la residencia La Abubilla de Yéqueda.
Pacientes ingresados estos días en la residencia La Abubilla de Yéqueda.
Heraldo

La segunda oleada de la pandemia ha vuelto a demostrar la utilidad de los centros covid tutelados por el Gobierno de Aragón para aliviar la situación de las residencias de ancianos afectadas por un brote y reducir así la presión en los hospitales. Desde el mes de julio, han pasado por ellos 403 personas, frente a las 522 de la primera ola.

El departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales asegura que todavía hay espacio suficiente en estos dispositivos que actuaron de cortafuegos en la primera parte de la crisis sanitaria, pese al aumento de contagios y a los brotes surgidos en numerosas residencias. El de Casetas, destinado a ancianos positivos, dispone de 76 plazas y el martes estaban ocupadas 65, pero se esperaba que quedaran algunas libres por la previsión de altas. Por su parte, las de Gea de Albarracín y Yéqueda tenían 19 (de 59 plazas) y 7 (47), respectivamente. Estas atienden a usuarios de residencias con brotes pero que ingresan con PCR negativo.

Los centros covid se han convertido en un termómetro de la situación en las residencias. Según los últimos datos de la DGA, que actualiza cada jueves, hay 58 brotes activos en Aragón que afectan a 723 mayores y 259 trabajadores. El mayor número de casos, hasta un 67,5%, se concentra en una decena.

En los últimos días se han conocido algunos preocupantes, por el elevado número de afectados, en Grañén, Jaca o Alagón. En la residencia Santa Orosia de Jaca, con medio centenar de positivos, el lunes se trasladaron cinco internos a Casetas, y el martes otros seis. En la Monegros de Grañén, con casi 100 internos y 27 contagiados, también se ha derivado a dos, ya que la mayoría permanecerán en la propia residencia, dividida en dos sectores.

El brote detectado hace una semana en El Sabinar, en la localidad turolense de Terriente, donde viven 39 mayores y trabajan 17 personas, se mantiene estable, con al menos 9 positivos entre los usuarios que han sido trasladados a Casetas. Desde el Departamento de Servicios Sociales de la DGA informan que hay suficientes empleados para llevar a cabo los turnos necesarios.

Estos brotes hacen pensar que podría haber más necesidades de plazas para positivos. "Estamos preparados para atenderlos", ha asegurado Juan Vela, al frente del centro de Gea de Albarracín, "pero es la consejería de Sanidad la que debe aportar médicos y enfermeras, y estos escasean".

Por su parte, el centro de Yéqueda se prepara para una rápida reconversión si es necesario atender a contagiados. De los siete usuarios que tenía el martes, tres han cursado síntomas y van a ser derivados este miércoles a Casetas. El 20% de los que ingresan con PCR negativa procedentes de residencias con brotes acaban positivizando porque están incubando el virus.

Se necesita más personal

Su director, Mateo Ferrer, dice que todavía no hay una petición oficial al respecto, pero para evitar que pase como en marzo, cuando hubo que montar el centro a contrarreloj, ya está buscando personal y preparando las instalaciones. "Queremos adelantarnos a lo que pueda pasar porque vemos que la situación es muy complicada", ha declarado, en alusión al volumen de ingresos hospitalarios y pensando en que aliviaron la saturación en la primera oleada. Yéqueda ha abierto una bolsa de trabajo para realizar entre 25 y 30 contratos, "porque tal y como está el sector es difícil encontrar personal", según Mateo Ferrer.

En la bolsa para centros del Instituto Aragonés de Servicios Sociales hay inscritas 609 personas actualmente, y 188 para centros privados. Diez de estos han pedido listados para contratar. La consejería ha recordado que los interesados pueden seguir apuntándose, pues hay zonas más difíciles de cubrir que en algunos momentos pueden tener problemas. Por ello, se va a publicitar más la bolsa, para poder hacer frente a nuevas situaciones.

Etiquetas
Comentarios