Despliega el menú
Aragón

movilidad

Los datos que demuestran la avalancha de viajeros a Huesca y Teruel en pleno auge de la segunda ola

El viernes del puente del Pilar fue el día que más vehículos entraron en Huesca y Teruel de toda la pandemia. Las salidas desde Zaragoza subieron un 32% con respecto al viernes anterior.

Fila de vehículos en la variante de Sabiñanigo, dirección Zaragoza, el 12 de octubre, al final del puente del Pilar.
Fila de vehículos en la variante de Sabiñanigo, dirección Zaragoza, el 12 de octubre, al final del puente del Pilar.
Rafael Gobantes

Aragón sufre desde hace más de una semana el periodo de mayor crudeza de la segunda ola del coronavirus. Los datos de contagio no han dejado de crecer, ya superan los 50.000, y parece que aún no han tocado techo. Los expertos señalan varios factores para explicar que en menos de diez días el número de nuevos positivos diarios en la Comunidad se haya más que duplicado: la vuelta a la actividad rutinaria, la vida universitaria, los primeros días de frío… Y, además, el puente del Pilar, con todo lo que implica.

Aunque no hubo fiestas en Zaragoza, sí se celebraron comidas y cenas privadas y, sobre todo, hubo mucho movimiento en la Comunidad. En una época en la que las autoridades recomiendan minimizar en lo posible los desplazamientos, esos tres días de fiesta invitaron a muchos a moverse. Huesca y Teruel se convirtieron en los destinos más apetecibles, y así lo demuestra el hecho de que el viernes 9 de octubre (día de inicio del puente) fue, con diferencia, la jornada con más movimientos de entrada en sus carreteras desde el inicio de la pandemia. 

Aunque entonces la situación era mejor que la actual, esa segunda semana de octubre Aragón tenía medio millar de casos diarios de coronavirus, y una incidencia acumulada a 14 días por 100.000 habitantes de en torno a los 400 casos, casi el doble de la media nacional.

Sin embargo, si se analizan los datos de entrada a la provincia de Huesca, se puede comprobar que el puente del Pilar hubo una pequeña avalancha de vehículos que se desplazaron hasta allí. El Ministerio de Transportes trabaja desde febrero con un estudio de movilidad que analiza día a día los desplazamientos que se realizan en el país, con la señal (anónima) del posicionamiento de los teléfonos móviles. El viernes 11 de octubre, día de inicio del puente, hubo en Huesca 10,4 millones de viajeros-kilómetros. Esta cifra es la resultante de multiplicar los viajeros que entraron ese día a la provincia por la distancia que recorrieron. Fue, con diferencia, la cifra más alta de toda la pandemia. El 2 de octubre, el viernes anterior, el dato fue de 4,3 millones, es decir, menos de la mitad.

El único día que se acerca algo a esta cifra es el viernes 11 de septiembre, en el que se produjeron 8,4 millones de viajeros por kilómetros recorridos. Con todo, es casi un 20% menos que lo registrado el 9 de octubre. Durante los viernes de julio y agosto (incluso en el puente de la Virgen), la cifra osciló entre los 7 y los 7,5 millones de viajeros-kilómetros, casi un 30% menos.

Si la vista se va un poco más atrás, durante los meses de confinamiento y desescalada, la diferencia es aún más espectacular. El viernes 5 de junio hubo un 82% menos de desplazamientos que el viernes del puente del Pilar; el 15 de mayo, un 85% menos; el 27 de marzo, un 90% menos… La cifra de desplazamientos del puente fue, incluso, superior a la que se registraba un viernes ‘normal’ antes de la pandemia. En febrero, el estudio registró que en Huesca había 9,9 millones de viajeros-kilómetros, un 5% menos que el 9 de octubre.

En Teruel los datos son aún más elocuentes. Ese día de arranque del puente del Pilar se computaron 7 millones de viajeros-kilómetros. Se trata de un 55% más que un fin de semana normal de antes de la pandemia. Y casi un 60% más que el viernes anterior, el 2 de octubre. Durante todo el verano no hubo ningún día en el que se acercaran ni siquiera a los 5 millones de viajeros-kilómetros. El día que más hubo fue el 14 de agosto, con 4,6 millones, un 33% menos que el 9 de octubre.

Respecto a los viernes de los meses anteriores al verano, el día de inicio del puente en Teruel supone un incremento de desplazamientos de hasta el 88%, ya que el 27 de marzo la cifra que se registró de viajeros por kilómetros recorridos fue de 870.000.

El fenómeno no es tan acusado en Zaragoza. Pese a ser el puente de las fiestas del Pilar, en la provincia entraron 13,2 millones de viajeros por kilómetros recorridos, que es algo más que los viernes anteriores, pero un 2% menos que un viernes pre-pandemia. Durante los últimos meses, ha habido varios días en los que las carreteras zaragozanas han registrado más movimientos de entrada.

Lo que sí es más destacado es el tráfico que hubo de salida de Zaragoza. La provincia registró casi 18,6 millones de viajeros-kilómetro, un 15% más que un viernes de febrero. El viernes anterior, el 2 de octubre, la cifra fue de 12,6 millones, un 32% menos. Desde el inicio de la pandemia, solo ha habido dos fechas en las que ha salido tanta gente de Zaragoza: los viernes 3 y 10 de julio (19 y 18,7 millones de viajeros-kilómetros, respectivamente), unas fechas puramente vacacionales en las que, además, la situación epidemiológica en Aragón era muchísimo más favorable, con unas tasas de incidencia a 14 días de menos de 60 casos por 100.000 habitantes (para el Pilar era de 400) y una notificación de unos 50 casos diarios (por los 500 de la segunda semana de octubre).

El incremento de casos se debe a una suma de factores, pero el caso es que tras el puente del Pilar la incidencia del virus se ha disparado. La incidencia acumulada a 14 días, que era de 381 casos por 100.000 habitantes en Aragón el 8 de octubre ahora es de casi 700. Y el número de casos diarios no ha dejado de batir récords, hasta los 1.345 que se notificaron el sábado

Etiquetas
Comentarios