Despliega el menú
Aragón

tribunales 

Un padre octogenario perdona a su hijo una estafa de 158.000 € y lo libra de entrar en prisión

El fiscal y la acusación rebajan las penas a dos años de cárcel, tras aplicarle las atenuantes de confesión y parentesco.

Audiencia Provincial de Zaragoza
Audiencia Provincial de Zaragoza
HA

Julio Javier Lasheras no llegó a sentarse este lunes en el banquillo de la Audiencia de Zaragoza para ser juzgado por haberse apropiado de más de 158.000 euros gracias a su padre, de 87 años. "No lo perdono, pero renuncio a la indemnización. No quiero que vaya a la cárcel", reconoció el progenitor, que se ayudaba de su gayata y de otro hijo, al salir de la sala del juicio donde el acusado reconoció la estafa continuada a su padre en los años 2017 y 2018.

El fiscal Fernando García Vicente explicó que rebajó su petición inicial de cinco años de cárcel a dos -por delitos de estafa continuada y apropiación indebida- al aplicarle las atenuantes de confesión y parentesco. De esta forma, si el tribunal suspende la pena al no superar los dos años no entrará en prisión.

Pero la acusación particular, que ejercía la letrada Ksenia Sinaeva, llegaba a solicitar un total de 17 años de cárcel entre la estafa continuada (ocho años), la apropiación indebida (seis), y la suplantación de identidad (tres). Su abogado defensor, Simón Lahoz, valoró positivamente el perdón del padre, puesto que facilitó que la condena haya sido mucho menor a la que se enfrentaba su cliente.

Ayudarlo y sustraerle

El acusado vivía en un domicilio independiente de sus padres, pero tras el fallecimiento de la madre decidió acercarse y frecuentar la compañía de su padre. Con la excusa de ayudarlo y atenderlo se aprovechó de su estado de vulnerabilidad al haber perdido a su esposa y por su deterioro cognitivo fisiológico, dada su avanzada edad.

Julio Javier Lasheras se dedicó a sustraer entre junio de 2017 a septiembre de 2018 más de 151.000 euros, tanto a través de ventanilla como por el cajero automático. Para ello empleó la tarjeta del padre y su número secreto, con la que se apoderó de 19.915 euros.

El dinero que sustrajo a su padre lo utilizó para efectuar pagos a Pokerstars a través de Paypal, (4.400 euros) y otros de 14.100 euros por el mismo sistema. Asimismo, compró en centros comerciales por un total de 15.478 euros con la tarjeta de la tienda que estaba a nombre del padre, además de compras por Internet con pagos ‘Samsung Pay’ y ‘click&collect’ tanto en departamento de imagen y sonido y electrónica, como en otras realizadas en el supermercado y seis artículos de telefonía ‘Apple por 7.541 euros.

Además de esas cantidades sustraídas, se quedó con las joyas valoradas en 6.764 euros que su padre guardaba entre su casa y en una caja de seguridad abierta en Ibercaja, de la que se hizo cotitular para poder llevar a cabo esta apropiación.

Etiquetas
Comentarios