Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

Vistabella: los idus y ‘venidus’ del Huerva

El pueblo ha disfrutado este verano de los rincones que genera el río en su término, aptos para las jornadas de baño; también hay senderos disfrutables el año entero.

En Vistabella no falta el agua, aunque la agricultura no pasa por sus mejores momentos debido a la alta media de edad de los residentes y la falta de relevo en las tareas del campo; apenas unas pocas viñas y huertos resisten a la tendencia descrita. No obstante, el pueblo mantiene dos cosas muy importantes: el cariño de sus hijos (la mayoría asentados en Zaragoza, y que visitan este rinconcico del Campo de Cariñena con frecuencia) y el encanto de su entorno natural, que invita al paseo sereno y la exploración de rincones ‘secretos’, que cambian de aspecto con las estaciones y siguen sorprendiendo a los propios residentes.

Juanjo Gasca, alcalde de Vistabella, se revela como un verdadero entusiasta de Vistabella, en el que pasa buena parte del año. Su esposa, Teresa Giner, es uno de los bastiones culturales del pueblo como presidenta de la Asociación El Güeira y responsable de la biblioteca. Ambos valoran en su justa medida lo que ofrece la localidad a los visitantes. "Volvemos a las andadas -bromea Juanjo- porque se disfrutan mucho, incluso en esta época rara y con los cuidados que hay que tener, se pasan días muy majos. Sigue siendo un privilegio echarse al camino y ver la sorpresa en las caras de la gente que nos visita. Luego está el premio: chorizo de jabalí, longaniza y a disfrutar. Tenemos muchas posibilidades: hay rutas Cerveruela, Herrera, está el Camino del Molino con su explanada y el río al lado, que este año ha bajado con bastante agua... con las lluvias de primavera se ha gozado mucho".

Una de las caminatas más habituales, por sencilla y poco exigente en cuanto a cuestas, es llegar hasta la Fuente de la Canaleta. Es apenas un kilómetro y 800 metros en paralelo al río y la pista polideportiva desde el puente de hormigón del río, en la zona este del pueblo. En este paseo, los aficionados a la geología también pueden apreciar el pliegue del anticlinal sobre el Huerva. Hay que tener en cuenta que Vistabella no tiene mucho que ver con el resto de la sierra de Herrera en cuanto a vegetación de la sierra: en vez de pinos y encinas, abundan las parras y los almendros, además de variedades propias de las zonas ribereñas como chopos, arces o acacias.

"A ver... toda la zona del Huerva necesita de un poco de arreglo de las orillas -aclara Juanjo- y aunque en el camino a Herrera sí han limpiado bastante, aquí hemos hecho lo que hemos podido y nos dejan, con nuestros medios; lo que pasa es que somos pocos para la faena, cuatro y el de la guitarra, sin maquinaria ni nada".

Desde el río, alzando la mirada, el monte que enmarca el pueblo también entra por los ojos. También está la Rinconada tras unos cañaverales, a 100 metros del pueblo. "Tenemos colores muy bonitos en el otoño en todo el cabezo de Cara, ahí delante (señala al frente del pueblo); si te fijas, hay muchos amarillos y rojos entre el verde -explica el alcalde- y mientras el tiempo lo ha permitido, la zona de la Umbría ha sido la salvación de este verano para muchos; está a kilómetro y medio de las casas, hicimos un puentecito de maderas sobre el río y se cuenta con un pequeño azud. Improvisamos una especie de duchas conectando unos tubos a la canaleta, y los bañistas han disfrutado de esos remojones". 

VISTABELLA

Comarca. Campo de Cariñena.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 63 kilómetros por la A-23 hasta Paniza y luego por la CV-700.

Para comer. El bar municipal (junto al Ayuntamiento o Casa del Lugar) ofrece buenas tapas y vermú casero.

Las fiestas. El 22 de mayo se celebra Santa Quiteria, con la consiguiente romería a la ermita de la santa, que está en lo alto del cerro sobre el pueblo. También hay fiestas para San Roque en agosto y el 29 de septiembre, San Miguel.

El Güeira. En 2003 se fundó en Vistabella esta asociación Cultural y Recreativa, llamada así por un pozo del río situado en el término. La revista ‘La Martucha’ recoge con periodicidad anual las actividades del pueblo y las iniciativas de este colectivo.

San Miguel Arcángel. La iglesia parroquial es originalmente de estilo mudéjar; se conservan algunos paños en el templo actual, remozado en el siglo XX. Atesora una tabla gótica de mediados del siglo XV. La planta es de tres naves, y la central tiene cuatro tramos.

Etiquetas
Comentarios