Despliega el menú
Aragón

educación

Los alumnos de 2º de bachillerato regresarán a las aulas para poder preparar mejor la Evau

Desde el 1 de octubre, los más de 7.500 alumnos de este curso recibirán todas las clases presenciales. Los directores de instituto piden que se contraten más profesores, personal de limpieza y conserjes.

El consejero de Educacion del gobierno de Aragon Felipe Faci visita el instituto de secundaria segundod e Chomon en Teruel en el primer dia de clase de secundaria. foto Sntonio Garcia/Bykofot. 10/09/20 [[[FOTOGRAFOS]]]
El consejero de Educacion del gobierno de Aragon Felipe Faci .
Antonio García/Bykofoto

Los más de 7.500 alumnos aragoneses de 2º de bachillerato volverán a partir del 1 de octubre a recibir todas las clases de forma presencial en sus colegios e institutos para "favorecer" y "facilitar" la preparación de los exámenes de la temida Evau (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad).

Lo anunció este viernes el consejero de Educación, Felipe Faci, apenas dos semanas después del inicio de un curso atípico. La medida había sido solicitada hasta ahora sin éxito por algunas familias y centros en aras a evitar el "agravio comparativo" que se generaba con otros centros con bachillerato privado. La puesta en marcha de esta medida mantiene abierta la caja de los truenos de los sindicatos docentes, que critican que se trata de una decisión "improvisada" ante la que algunos centros no disponen de suficientes espacios.

Faci subrayó que se va a hacer un "esfuerzo" para que estos estudiantes que dejan atrás la semipresencialidad (la mitad del grupo en el aula y la otra mitad trabajando en casa) regresen a unos centros seguros y que si hace falta se contratarán docentes. Los mayores problemas surgirán en las asignaturas troncales en las que hay una mayor ratio (Historia, Lengua y Matemáticas). En las optativas, los matriculados descienden.

El consejero explicó que los servicios provinciales se han puesto en contacto con todos los institutos sostenidos con fondos públicos para recabar las necesidades que surjan de cara a recibir a los alumnos con la necesaria protección sanitaria. Cada instituto tendrá que organizarse según sus características. Los que dispongan de grandes estancias podrán mantener una única clase cumpliendo la distancia de seguridad. Otros tendrán que dividir grupos e, incluso, ampliar horario las tardes.

"Enseñanza a doble velocidad"

Para la presidenta de la Asociación de Directores y Directoras de Institutos de Educación Secundaria de Aragón (Adiaragón), Eva Bajén, se trata de una decisión "acertada". "Los equipos directivos estamos dispuestos a volver a reorganizarlo todo por tercera vez en cinco días siempre y cuando la Administración garantice que en aquellos centros que lo requieran se reforzará la plantilla docente y se contará con más personal de limpieza y conserjería", reclamó. El propio colectivo, añadió, reclamó a Educación que no hubiera "una enseñanza de doble velocidad" en este curso crucial. Algo que se producía con los centros con bachillerato privado (la mayoría de la red de concertados de primaria y secundaria) en los que las clases eran presenciales y con otras comunidades.

La Federación de asociaciones de padres y madres de alumnos de Aragón (Fapar)aplaudió un cambio que venían demandando. Su portavoz valoró que se avala así que los estudiantes se enfrentarán a la selectividad en "igualdad de oportunidades" y no se producirá una "clara discriminación". La Federación Cristiana de Asociaciones de Madres y Padres de Aragón (Fecaparagón) abogó por la máxima presencialidad con las preceptivas medidas sanitarias.

Sobre la posibilidad de que la presencialidad total se extienda también a 3º y 4º de ESO y 1º de bachillerato, el consejero de Educación aseguró que "conforme evolucione la pandemia" se podrán tomar decisiones y pidió a las familias "paciencia" en un año muy complicado. La posibilidad de unas clases normales en estos niveles está abierta para aquellos centros, sobre todo del medio rural, con pocos alumnos.

Falta de negociación

Las críticas llegaron desde los sindicatos docentes. CSIF volvió a denunciar la "improvisación" y la falta de espacios y criticó la forma en la que el Departamento ha llegado a este punto sin informarles ni consultarles, por lo que exigió que si se permiten aumenta las clases presenciales en más cursos "se estudie y negocie conjuntamente".

Con más dureza reaccionaron desde CGT, segundo sindicato en implantación en Educación. "De nuevo se priorizan peticiones de Fapar y se tira por tierra todo el trabajo de preparación de materias que lleva el profesorado desde el día 1 de septiembre, otra falta de respeto a la comunidad docente", afirmó José Luis Flores. Unos reproches a los que unió que se cambian las condiciones de trabajo del personal educativo poniéndoles en riesgo de contagio.

Etiquetas
Comentarios