Despliega el menú
Aragón

tribunales 

El parricida de La Paz declara ante la juez que no quiso matar a su madre

Reconoce que le quitó dinero a ella para pagar un piso suyo y explica que toma medicamentos

El homicidio del padastro ocurriío en la vivienda familitar del barrio de La Paz el pasado 28 de julio.
El homicidio del padastro ocurriío en la vivienda familitar del barrio de La Paz el pasado 28 de julio.
José Miguel Marco

El presunto parricida del barrio de La Paz, Etiosa G. O., que mató a su padrastro Antonio Ibar, de 69 años, en su domicilio de la calle Teniente Coronel León Moyano el 28 de julio, admitió esta semana ante la juez Mercedes Terrer que agredió a su madre, pero que «no quería matarla». El detenido, que está bajo atención psiquiátrica, llegó a decir que quería acabar «con Jesús Cristo».

El parricida compareció por primera vez en el Juzgado de Instrucción 3 de Zaragoza, un mes y medio después del crimen, y reconoció que le había cogido dinero con la tarjeta de su madre porque lo quería para pagar un piso suyo.

El motivo económico habría sido el motivo de la agresión a su madre, quien escapó de la casa. Fue entonces cuando se enfrentó con su padrastro con un machete de 29 centímetros en el interior del domicilio.

Aunque tenía buena relación con él, porque le daba dinero y todo lo que quería, explicó que le pegó dos veces con un cuchillo por querer salvar a su madre. Después se quedó sentado en el sofá.

En su declaración, Etiosa señaló que «las mujeres son Jesús Cristo y los hombres son Dios». Con esta comparación religiosa, agregó que «Dios le dijo que le iba a dar el dinero». Agregó que tenía ese cuchillo con el fin de «matar su cuerpo» y «matarse él». «Desde 2016, tomó medicamentos en Psiquiatría», declaró, y señaló que este tratamiento «está bien para la tensión».

Aun así, explicó que otras medicinas que le dan para colesterol, como lo dejan mareado, no suele tomarlas. Aparte de diabetes y colesterol no tiene otras enfermedades.

Respecto a su costumbre de tomar drogas, el presunto parricida explicó que cuando las abandonó solo fumaba hachís. Pero indicó que el día del crimen solo había bebido antes un güisqui por la mañana.

Informe de forenses

La juez solicitó que dos forenses examinaran al inmigrante nigeriano, que está diagnosticado de esquizofrenia y que recibe tratamiento en el Centro de Salud de Torrero-La Paz, para determinar su inimputabilidad. Las forenses sostienen que tiene una ideación delirante de contenido místico-religioso, con autorreferencialidad. Él dice que es la única persona diferente y pertenece a otro mundo respecto de los hombres (a los que identifica con Dios) o las mujeres (que son Jesús Cristo).

Etiosa no reconoce que tiene una enfermedad mental, aunque acude al centro de salud para recibir una inyección que él cree que es para la tensión. Las forenses concluyen que sufre una psicosis grave pese a que estuvo ingresado en la unidad psiquiátrica del Servet después del crimen y recibió tratamiento psicofarmacológico. Su abogada solicitó que lo ingresen en un centro psiquiátrico para valorar mejor la posible inimputabilidad. El fiscal pidió que lo mantengan en la prisión de Zuera por el riesgo a sus familiares.

Etiquetas
Comentarios