Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Familias y docentes consideran positiva la implantación de la jornada continua en Aragón

Apuntan que esta medida ayudará a reducir las posibilidades de contagio en las entradas y salidas de los centros.

Reunión de Luis Faci y Javier Lambán para tratar la vuelta al cole
Reunión de Luis Faci y Javier Lambán para tratar la vuelta al cole
Toni Galán

La decisión del Departamento de Educación de implantar una jornada escolar de 9.00 a 14.00 el próximo curso fue bien recibida tanto por las familias como por los docentes. Todos consideraron "positiva" esta medida "transitoria" que permitirá, desde su punto de vista, reducir las posibilidades de contagio.

La jornada continua era una de las reivindicaciones de los sindicatos e incluso formaba parte del decálogo trasladado a Educación esta semana como "imprescindible" para una vuelta segura al aula. Desde CSIF agradecieron el "esfuerzo" y consideraron que serviría para "minimizar los riesgos". "Además de haber menos aglomeraciones en las entradas y salidas, se reducirá el número de alumnos que se queden al comedor", puntualizaron. Una percepción similar manifestaron desde CGT, quienes lamentaron que no se les hubiera comunicado esta decisión el pasado jueves, cuando se reunieron con la Administración. STEA se sumó a esta crítica, aunque también se mostraron "satisfechos" por el anuncio.

Desde UGT apuntaron que es "un primer paso", pero "insuficiente". Recordaron la necesidad de aumentar profesorado y contar con más espacios alternativos. CC. OO. también celebró la decisión, pero instó a la Administración a que se reuniera con los monitores de los comedores escolares, quienes "necesitan saber cuál será su situación".

Las familias también abogaron por que se primara la seguridad sanitaria. "Es una medida excepcional y reversible, que en cuanto la situación cambie, volverá a la normalidad", recordó Miguel Ángel Sanz, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de la Escuela Pública de Aragón (Fapar). Reconoció que habían propuesto otras medidas "factibles" como turnos de mañana y tarde, que parecen descartados. Asimismo, incidió en su apuesta por la presencialidad y pidió "responsabilidad" para que el curso "sea lo más normal posible".

"La prioridad es la salud", puntualizó Concepción Ibáñez, presidenta de Federación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fecaparagon), quien explicó que la jornada continua reducirá el volumen de alumnos en el comedor, por lo que será "más fácil" asegurar los grupos y que el servicio se preste en espacios habituales y no en el aula como se había planteado.

Más reuniones

El consejero de Educación, Felipe Faci, y el presidente autonómico, Javier Lambán, se reunieron este viernes con el presidente del Consejo Escolar, Jesús Garcés, y con los miembros de la patronal de la escuela concertada para informarles de los avances de cara al próximo curso escolar.

Garcés insistió en pedir coordinación a las consejerías de Educación y Sanidad y destacó la importancia de la flexibilidad para atender la evolución del coronavirus y la propia realidad de una red educativa "muy variada". En este sentido, instó a evaluar "prácticamente cada semana" los planes de contingencia para modificar lo que sea preciso porque habrá "dificultades". Eso sí, lanzó un mensaje optimista porque la comunidad educativa es "potente" y cuenta con unos profesionales "súper implicados".

El presidente de Escuelas Católicas en Aragón, José Luis Sampériz, recordó que el objetivo es que no se vuelva a producir un confinamiento, por lo que animó a que todos "rememos en la misma dirección". Reconoció que era imposible comenzar al 100%, por lo que el regreso será "ralentizado pero seguro". En estos momentos están a la espera de conocer los pormenores de las instrucciones que regirán el regreso al aula "para elaborar el segundo escenario del plan de contingencia". Para ello se pusieron a disposición de la Consejería.

Etiquetas
Comentarios