Despliega el menú
Aragón

El complejo retorno a las aulas en Europa

Los países de la UE preparan la vuelta a clase de todos sus alumnos con medidas restrictivas y en pleno acecho de la covid-19.

Batas de alumnos en un colegio zaragozano.

Europa transita, en un complejo juego de equilibrios, hacia la normalización de la actividad escolar tras las vacaciones. Lo hace en un horizonte incierto, con la amenaza del coronavirus, cuya segunda oleada se ha anticipado a las previsiones que apuntaban más a otoño. A falta de semanas para que se complete el regreso de los estudiantes, los países de la UE coinciden en una cuestión: la vuelta a los colegios es vital y los alumnos deben retomar las clases cuanto antes para recuperar las horas lectivas presenciales perdidas por el confinamiento.

La avanzadilla la tiene Alemania. Varios de sus Estados han reabierto sus colegios y comprobado el difícil reto que plantea el virus, después de que la semana pasada forzara el cierre de dos centros a los cinco días de su reapertura. El resto de países toma nota y sigue con su calendario para el retorno a las aulas, que se concentrará en septiembre. La estrategia es clara: extremar la higiene, mantener la distancia en la mayoría de los casos y el uso casi generalizado de mascarillas. El guión, aun abierto a cambios.

Aula de infantil del colegio concertado Sagrada Familia de Zaragoza con las mesas separadas para cumplir con las distancia física.
1

Alemania: restricciones a distintos niveles en la vuelta a las aulas

Accesos diferentes en espacio y tiempo a los centros escolares, aislamientos entre clases para evitar contactos entre alumnos de distintos cursos y uso de mascarillas en pasillos y patios, y en algunas regiones o colegios también en las aulas. Así comenzó ayer el curso en tres de los 16 Estados federados tras las vacaciones estivales, que en Alemania son de seis semanas. La ciudad-estado de Berlín, la región de Brandeburgo y el Estado de Schleswig-Holstein abrieron una semana después de Macklemburgo-Antepomerania y Hamburgo. Mañana le toca a la populosa Renania del Norte-Westfalia. Cada región tiene sus normas ante contagios, aunque muchas coinciden.
En Schleswig Holstein, donde la incidencia del virus ha sido mínima, Educación ha rechazado imponer el uso de mascarillas en los centros escolares por verlo desproporcionado y anticonstitucional. Sin embargo, un colegio en la localidad de Husum se mantuvo cerrado el primer día de manera preventiva tras contagiarse una de sus profesoras. En Berlín y Brandeburgo, en cambio, el uso de mascarillas es obligatorio en el interior de los edificios, en pasillos, salas y laboratorios, pero no en las aulas o el patio. En Renania del Norte-Westfalia sí deben usarlas en las clases y en los recreos.
En lo que coinciden todas las autoridades regionales alemanas es en la necesidad de evitar otro cierre total del sistema educativo. Apuestan por cierres puntuales y limitados como en Mecklemburgo-Antepomerania.

Un aula vacía.
2

Reino Unido: Escocia retoma la docencia en un ambiente de crispación

Los estudiantes escoceses iniciarán el regreso gradual a sus escuelas, que tienen que estar abiertas el 18 de agosto. En Irlanda del Norte, la reapertura de será entre el 24 y el 1 de septiembre. En los dos primeros días del próximo mes tienen que abrir las de Inglaterra, y entre el 1 y el 14 de septiembre todas las de Gales.
La reapertura se produce en un momento de consternación para muchos estudiantes escoceses. Sus notas del curso fueron reducidas drásticamente por la Autoridad de Calificaciones, con un método que considera el cierre por la pandemia. El ministro de Educación prometió rectificar.
El 40% de las notas preuniversitarias, esenciales para la obtención de plaza, van a ser revisadas a la baja en Inglaterra, según 'The Guardian'. A la espera de confirmación y de la posible protesta, el Gobierno de Boris Johnson alienta la reapertura de las escuelas -"es nuestro deber moral", dice el primer ministro- pese a las reservas de los sindicatos.
El ente de salud pública, PHE, va a publicar un estudio que mostraría la escasa transmisión entre escolares, y que el riesgo entre profesores es parecido al de otras profesiones. Los sindicatos han elaborado una guía mucho más detallada para que sus miembros comprueben que se dan los pasos correctos, frente a las más vagas instrucciones del Ejecutivo.

Aula en un colegio de Getafe, en Madrid.
3

Francia: sin distancia social para un regreso masivo de escolares

El curso escolar empieza este año en Francia el martes 1 de septiembre para todos los niveles, desde 'maternelle' (infantil) a 'lycée' (bachillerato). Por ahora, el Gobierno ha anunciado que se relajarán algo las medidas de seguridad impuestas tras el confinamiento, sobre todo entre los más pequeños. Ya no será obligatorio, por ejemplo, para lo profesores de infantil llevar mascarilla en las clases. Tampoco se exigirá el distanciamiento físico entre alumnos, ni en las aulas o el patio porque el objetivo es acoger a todos los niños. Además, se permitirá compartir objetos.
La mascarilla solo será obligatoria a partir del 'collège' (secundaria, 11 años). El personal de los centros, a excepción de preescolar, sí deberá que llevar esa protección cuando no se pueda mantener la separación de un metro. De igual modo, se ha eliminado una directiva que pedía limitar la mezcla entre clases o grupos.

Aula de una escuela infantil.
4

Italia: desinfección "periódica" y atención psicológica

En este curso que arranca en septiembre, las escuelas italianas tendrán actividades de apoyo psicológico para hacer frente a situaciones de estrés derivadas de la covid. De igual modo, Gobierno y sindicatos han redactado un protocolo para permitir una vuelta a las aulas con la máxima seguridad posible. Así, las entradas y salidas de los colegios serán distintas y se limitará el acceso a visitantes, como padres y madres.
Los profesores y alumnos que se hayan contagiado deberán presentar un certificado médico de que han superado la enfermedad. De igual modo, los centros deberán asegurar la limpieza "diaria" y desinfección "periódica", a la vez que se respetará en su interior la distancia de un metro. El uso de mascarilla será obligatorio para todo aquel que entre a las escuelas. A finales de este mes, el Gobierno decidirá si los alumnos deberán usarla también.

El viernes comienzan las vacaciones de Navidad.
5

Bélgica: distintos escenarios, según la evolución de la pandemia

Las autoridades belgas han dibujado varios escenarios verde, amarillo, naranja y rojo) para orientar a los centros en la vuelta a la actividad escolar. Todo está supeditado a la evolución de la pandemia. Aun así, para la educación básica (preescolar y primaria), se espera que los estudiantes asistan a las aulas todos los días desde el 1 de septiembre.
En Secundaria se definieron tres tipos de reingreso que decidirá el Consejo de Seguridad Nacional. Van desde la apertura con normalidad, a recibir clases presenciales cuatro días a la semana o con un número limitado de alumnos que deberán usar mascarilla y recibir lecciones a distancia. Los grupos de cada clase serán considerados una "burbuja" y deberán permanecer juntos durante las horas lectivas, el recreo y la comida.

Un usario de Twitter ha compartido un problema y su solución, pero el resultado no ha convencido a todos.
6

Portugal: curso más largo y mascarillas a partir de quinto de Primaria

El curso escolar en Portugal comenzará entre el 14 y el 17 de septiembre para todas las modalidades. Será más largo de lo habitual, con menos vacaciones, con la enseñanza presencial como regla, pero se ha preparado un 'plan B' con regímenes mixtos y otro 100% a distancia por si fuese necesario cerrar de nuevo los colegios. Las mascarillas serán obligatorias dentro del recinto docente a partir de quinto de Primaria (10 años).

(((DESPIECE)))

Estados Unidos ensaya un sistema híbrido entre la asistencia a clase y la enseñanza virtual

Nueva York, 10 ago. (M. Gallego).

La reapertura de los colegios en Estados Unidos es el aspecto más contencioso entre el Gobierno de de Donald Trump y las autoridades sanitarias. La presión del sindicato de maestros ha logrado reducir el número total de personas en un aula a un máximo de 15, la mitad de lo que había en el curso pasado.

Algunos centros escolares de Nueva York están dando prioridad a los hijos de trabajadores esenciales para que asistan de forma presencial a las aulas. Pero en el salvaje oeste que ha creado la falta de liderazgo del presidente con la pandemia, cada uno de los 50 Estados de la unión puede establecer sus propias normas e incluso cada condado. Por ejemplo, el Estado de Nueva York tiene 27 condados, cinco de ellos en la ciudad de Nueva York, todos con un índice de contagios tan bajo que el gobernador Mario Cuomo anunció el viernes la vuelta general a las aulas.

El modelo que ha elegido el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, es un sistema híbrido de clases presenciales y virtuales en días alternos -una semana tres días y la siguiente dos-. Ir al colegio no es obligatorio, solo la escolarización, por lo que los padres pueden optar entre este sistema o uno totalmente virtual. A este último podrán volver en cualquier momento, pero para mandar a sus hijos a las aulas tendrán que avisarlo al principio de cada trimestre. Como no hay dinero para pagar a tantos maestros como se necesitarán, todo el que tenga una titulación educativa podrá aspirar a un contrato, y eso hace dudar a los padres de la calidad de la educación que recibirán sus hijos.

Con todo, las asociaciones psiquiátricas han insistido en la importancia que tiene para los niños asistir a clase presencialmente. Todo va día a día, y todo el mundo se reserva el derecho a cambiar de opinión, empezando por las autoridades. El futuro es incierto para niños y adultos.

Etiquetas
Comentarios