Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Nacho de Blas: "En Aragón, con los datos de los rastreos, sabemos la situación real que tenemos"

El epidemiólogo se mostró "escéptico" ante la información ofrecida por otras comunidades y apuntó a que veterinarios, o incluso, farmacéuticos podrían ser rastreadores.

El epidemiólogo veterinario y profesor titular de la Universidad de Zaragoza analiza la situación actual y los posibles escenarios en la crisis de la covid-19
Nacho de Blas.
Carolina Eseverri

La evolución de los datos de contagiados y que Aragón lidere de manera constante estas estadísticas, con diferencias de cientos de personas, ha provocado que el presidente del Ejecutivo autonómico haya llegado a reclamar a Sánchez un sistema "homogeneizado". "Madrid parece que ahora está empezando a dar bien la información, pero me sorprende que Andalucía, que es la comunidad con más población, tenga cifras tan bajas", se cuestiona Nacho de Blas, epidemiólogo veterinario y profesor titular de la Universidad de Zaragoza. Desde su punto de vista, "aquí –en Aragón– con los rastreos, al menos, sabemos la situación real que tenemos".

De Blas incidió en la capacidad de diagnóstico de la Comunidad. "Desde que se detecta a un positivo, se tarda unos tres o cuatro días en dar con sus contactos y les citan, con una media de cinco jornadas", relata según las experiencias conocidas. "Es una ventana lógica. Si haces el rastreo demasiado pronto, puede salir negativo y que tenga el virus. Desde que se les notifica que son contactos deben de estar en cuarentena", recuerda. Según los últimos datos del boletín del Instituto de Salud Carlos III –referidos a la semana pasada–, solo el 15,8% de los casos diagnosticados en Aragón son de origen desconocido.

El epidemiólogo considera que algunas comunidades quizás no están desarrollando correctamente las labores de rastreo y, por ello, no conocen realmente su situación. En Aragón es Salud Pública la que se encarga de esta función, mientras que en otras zonas son empresas subcontratadas. Ante la escasez de personal de enfermería, De Blas aboga por la contratación de veterinarios o estudiantes de esta titulación como rastreadores: "En el grado hay muchas horas de medicina preventiva y enfermedades infecciosas". En otras comunidades también hay farmacéuticos. 

La Comunidad lleva acumulados más de 2.600 contagios en los últimos siete días, un tiempo en el que se han contabilizado unos 160 ingresados más en los centros hospitalarios. El último boletín epidemiológico de Aragón también notificó 15 nuevas defunciones. "Los casos actuales no son comparables a los de marzo o abril, puesto que la detección precoz permite diagnosticar a muchos asintomáticos. Antes, todos los casos eran graves", recalca, al tiempo que incide en que el mayor conocimiento de la enfermedad y de posibles fármacos permite reducir "un poco" la letalidad en uci y retrasar el momento del fallecimiento. No obstante, se muestra "preocupado" por el volumen de ingresos en uci, donde este sábado se atendía a 33 personas.

De Blas recuerda que en Salud Pública "siempre hay que ponerse en el peor escenario". Las 400 camas de la Feria de Muestras sin utilizar fueron el mejor dinero "malgastado", ejemplifica.

Un virus que no deja de mutar

Para frenar al virus, apuesta por la mezcla de varios patrones. Confía bastante en "la inmunidad cruzada celular –la creada frente a los coronavirus estacionales–". Por otro lado, estaría la inmunidad producida frente al SARS-Cov-2 "aunque los anticuerpos desaparecen enseguida" y la posible existencia de una vacuna. "Nunca se ha inventado una medio año y las que tenemos en animales –de coronavirus– tienen una eficacia parcial", afirma.

Respecto al actual estado del virus, reconoce que muta con "cierta facilidad", aunque estos cambios "no afectan a la estructura del virus". La mayor modificación se ha producido en una mutación que al principio no era muy prevalente, pero que ahora es mayoritaria. "En este caso vemos que es más eficiente, pero no aumenta la virulencia", recalca.

Ante este escenario, recuerda la importancia de evitar la reuniones familiares y con amigos, además de incentivar el uso de la mascarilla, "la única vacuna que tenemos ahora". No obstante, reconoce, "el riesgo 0 no existe" y además, asegura que la vuelta al confinaminamiento sería "muy complicada" de llevarse a cabo.

Etiquetas
Comentarios