Despliega el menú
Aragón

Los vecinos de Sariñena se quedan este año sin piscinas por miedo a un rebrote

Castejón de Monegros, otra de las localidades monegrinas con fallecidos por covid, tampoco abrirá sus instalaciones. El resto de municipios (29) trabajan para adaptarse a la normativa y ofrecer este servicio.

Piscinas de Sariñena
Piscinas de Sariñena
Ayto. Sariñena

Los dos municipios monegrinos más castigados por el coronavirus, Sariñena y en menor medida, Castejón de Monegros han anunciado ya su decisión de no abrir este año las piscinas municipales. El resto -29- trabaja para adaptarse a la normativa y ofrecer este servicio.

El Ayuntamiento de Sariñena considera que es muy complicado garantizar el distanciamiento social en este tipo de instalaciones y teme que pueda producirse un rebrote, después de haber sufrido la pérdida de un número importante de vecinos por coronavirus, tanto dentro como fuera de su residencia municipal, donde murieron nueve de los contagiados (otros cinco fallecidos no fueron sometidos a las PCR).

Así, aunque conscientes de la necesidad de caminar hacia una nueva normalidad, su alcalde, Juan Escalzo, considera que "ni se dan las circunstancias ni contamos con el ánimo necesario". De hecho, considera que "todavía no hemos superado la crisis sanitaria derivada de la pandemia", ya que la residencia municipal todavía cuenta con dos usuarios positivos que se mantienen asintomáticos y aislados del resto.

El consistorio insiste en que el virus "todavía no está controlado" y por lo tanto, cree necesario evitar actos o espacios donde sea complicado garantizar el distanciamiento social. "Las piscinas municipales están concebidas como un lugar de esparcimiento e interacción, donde resulta complicado evitar el contacto. No nos vemos capacitados para proteger a nuestros vecinos de posibles rebrotes", insisten.

La misma razón ya les llevó a suspender sus fiestas patronales así como la celebración de la Feria Industrial, Agrícola y Ganadera de Los Monegros, Femoga, previstas ambas para el mes de septiembre.

Escalzo admite que ha sido una decisión "difícil, pero necesaria y además, tomada por consenso". De hecho, fue sometida a votación entre los cinco portavoces de los grupos municipales y los cuatro alcaldes pedáneos. De los nueve, solo hubo una voz discordante y una abstención. El resto optaron por el cierre, que afecta a unos 4.000 habitantes, al incluir a la capital monegrina y a sus pedanías (Pallaruelo de Monegros, Lastanosa, San Juan del Flumen y Cartuja de Monegros).

En Castejón de Monegros, su alcaldesa, Ana Puey, también insiste en la necesidad de evitar riesgos y anteponer la salud de sus vecinos.

En la provincia de Huesca, Castejón de Monegros y Sariñena no serán la excepción. En La Ribagorza, tampoco se abrirán este año las piscinas del Ayuntamiento de Tolva y están en duda Arén, Capella, La Puebla de Roda, Puente Montañana, Sahún, Secastilla, Seira, Sopeira, Viacamp y Litera.

Toda la información sobre la desescalada y sus fases, en HERALDO.

Etiquetas
Comentarios