Despliega el menú
Aragón

El Gobierno de Aragón destina 4 millones a limpiar de lindano el río Gállego

Los vertidos continuados de la empresa Inquinosa y las obras de contención en la zona del barranco de Baiulín provocaron la contaminación de este río.

El río Gállego, a la altura del puente derruido de Murillo, donde hay una pancarta de la oposición al pantano.
El río Gállego, a la altura del puente derruido de Murillo.
Pablo Segura

El Gobierno de Aragón destinará cerca de cuatro millones de euros en los próximos cuatro años a la descontaminación del lindano presente en el río Gállego por los vertidos continuados de la empresa Inquinosa y las obras de contención en la zona del barranco de Baiulín, en Sabiñánigo (Huesca).

La empresa pública EMGRISA -filial del grupo ENUSA- se encargará de estos trabajos con el fin de recuperar este espacio degradado por la actividad de Industrias Químicas del Noroeste S.A. (Inquinosa), dedicada a la producción de un plaguicida de uso agrario y ganadero compuesto por lindano.

El lindano es un producto altamente tóxico, cancerígeno y prohibido en casi todos los países del mundo, ya que es indestructible y se propaga a través de las corrientes subterráneas o por escorrentías superficiales hasta los ríos cercanos para continuar aguas abajo, subraya ENUSA en un comunicado.

Durante sus 14 años de actividad, Inquinosa vertió unas 115.000 toneladas de desechos tóxicos en un vertedero situado a 300 metros del río Gállego, lo que provocó que el lindano contaminara las aguas de medio centenar de 50 pueblos de la comarca, hasta el punto de que el consumo tuviera que ser prohibido en los municipios ribereños entre Sabiñánigo y Zaragoza, a lo largo de más de 130 kilómetros de río.

ENUSA explica que, dada la peligrosidad de este compuesto, la ley exigía que la fábrica, que comenzó su actividad en 1975, se situara a un kilómetro de distancia como mínimo de ríos y acuíferos, pero Inquinosa se construyó a menos de 50 metros del Gállego.

Debido a la naturaleza y volumen de los contaminantes y su proximidad al río, la Confederación Hidrográfica del Ebro, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Organismo de Cuenca y la Comunidad autónoma de Aragón acordaron derivar las aguas del barranco de Bailín (Sabiñánigo) y modificar el actual dique en la zona baja del mismo para aumentar su capacidad de almacenamiento.

Así, las obras, enmarcadas en el Plan Integral de Descontaminación del río Gállego, reducirán el caudal de agua procedente de las precipitaciones pluviales a fin de que la depuradora del barranco tenga capacidad para tratar todas las escorrentías de la zona afectada y disminuir así el riesgo de vertidos contaminantes al río Gállego, indica ENUSA.

Las actuaciones incluyen la ejecución de una conducción principal para recoger las aguas exentas de contaminación de la cuenca alta del barranco, una conducción secundaria para las aguas de una subcuenca lateral y dos cunetas de intercepción de escorrentías.

Las tierras sobrantes como consecuencia de la ejecución de las obras, explica la nota, serán depositadas dentro de las instalaciones del vertedero de Bailín, donde se separarán los residuos no peligrosos de aquellos que presenten una determinada concentración de lindano y que se dispondrán en una zona protegida. 

Etiquetas
Comentarios