Despliega el menú
Aragón

Agroalimentaria

Actel defiende su "única intención de ayudar" a los socios de Arento

El grupo catalán, molesto por las declaraciones del Gobierno sobre la posible compra de cereal por "cooperativas de fuera".

Instalaciones del grupo leridano Actel.
Instalaciones del grupo leridano Actel.
Actel

La complicada situación financiera de Arento que ha llevado al grupo agroalimentario aragonés a presentar concurso de acreedores ha generado malestar incluso más allá de las fronteras aragonesas. A Actel, el grupo leridano que se ha mostrado dispuesto a adquirir la cosecha de cereal de aquellas cooperativas afectadas por la crisis de Arento –y por las que también ha mostrado interés el grupo navarro AN– no le parecen adecuadas las declaraciones con las que el consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, y del presidente de Cooperativas Agroalimentarias, José Víctor Nogués, insistían este miércoles en que el sector cooperativo de la Comunidad tenía suficiente músculo para asegura el cobro de las cosechas de aquellos agricultores afectados por el concurso del grupo aragonés y en las que lamentaban que hubiera profesionales que prefirieran "vender a grupos de fuera".

Desde Actel quisieron dejar claro ayer que esta cooperativa de segundo grado que tiene su sede y su origen en Lérida, "mantiene unos fuertes vínculos con Aragón". De hecho cuenta con 111 socios, de los que, resaltó el grupo, muchos son aragoneses (también de Cataluña, Castilla y León, Extremadura y la Comunidad Valenciana), con los que trabaja desde hace más de 40 años. "Incluso nuestro anterior presidente era aragonés", insistieron desde la cooperativa, que cuenta con divisiones de fruta, cereal, alfalfa, suministros, seguros, aceite y almendra.

La empresa asegura que conocen perfectamente, además, la complicada situación que ha atravesado el grupo aragonés desde que se hicieran públicas sus tensiones financieras en diciembre de 2017. Y la conoce bien porque "ambos grupos somos socios desde hace años", señalaron desde el grupo leridano, que insistió en que su propuesta para llegar a acuerdos comerciales con las cooperativas afectadas solo responde a una intención: "ayudar", puntualizaron.

Garantizar las fábricas

Desde la cooperativa leridana destacaron que la implicación del grupo con las producciones de cereal aragonesas no tienen como objetivo sacar la producción de Aragón. "Se va a quedar allí porque su destino son las harineras de Daroca y de Tauste", explicaron desde la cooperativa catalana. Y es que, cuando los problemas de Arento se agravaron el pasado mes de marzo después de las entidades financieras dejaran de prestarle soporte financiero, el grupo agroalimentario aragonés decidió poner en marcha un modelo de maquila tanto en sus harineras –de cuya gestión se ocupa Actel– como de su planta cárnica. "Nosotros estamos abiertos a cualquier opción, lo único que queremos es ayudar y apostar por el cooperativismo y garantizar además el funcionamiento de las fábricas de Arento", reiteraron desde el grupo catalán.

Etiquetas
Comentarios