Aragón
Suscríbete

Los matemáticos alzan la voz contra la nueva ley educativa

Sociedades científicas y profesores piden que se mantenga como obligatoria la asignatura para los bachilleratos técnicos en el texto básico de la norma. El Ministerio asegura que en el desarrollo posterior se fijará como tal.

Cartel de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.
Cartel de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.
S. C.

"No deja de ser paradójico que en un momento en el que más se está hablando de modelos matemáticos y de la importancia de interpretar correctamente las cifras se plantee dar un paso atrás en el reconocimiento de esta materia en la nueva ley educativa que se está tramitando". Quien hace esta reflexión es David Sierra, presidente de la Sociedad Aragonesa de Profesores de Matemáticas Pedro Sánchez Ciruelo. El tema que preocupa es el texto de la nueva ley educativa Lomloe (más conocido como 'Ley Celaá') que sigue su curso en el Congreso de los Diputados. En el proyecto básico se eliminan las matemáticas como materia obligatoria para los estudiantes de bachillerato que se decanten por la rama de Ciencias o por el itinerario de Ciencias Sociales (absorbido por la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales).

Una veintena de entidades científicas, académicas y profesionales apoyan un documento enviado a los grupos parlamentarios con el fin de corregir este aspecto en la tramitación de la 'ley Celaá'. La actual 'ley Wert' del PP vigente (Lomce, 2013) fue la primera que introdujo en la norma básica que las matemáticas fuesen obligatorias.

Sierra considera que también resulta "contradictorio" que el PSOE que votó en su día en el Senado, al igual que lo hizo el PP, la reforma de la 'ley Wert' para incorporar la obligatoriedad de las matemáticas se plantee ahora este "retroceso". "Las matemáticas no deberían ser un asunto motivo de disputas políticas. En la era de los datos se está reclamando que mejore la alfabetización matemática y es imprescindible para acceder tanto a la enseñanza universitaria como a la Formación Profesional superior", apunta. 

La preocupación se centra en que de esta forma se deje abierta la puerta a que haya alumnos de Ciencias Sociales, sobre todo, que lleguen a la enseñanza universitaria sin haber cursado matemáticas aplicadas a este itinerario. Sierra recuerda que en carreras de esta modalidad hay asignaturas de importante contenido matemático y de estadística, como en Economía y Empresa o Sociología, y en otros, como los de Educación Infantil y Primaria, también resultan imprescindibles unos conocimientos básicos para los futuros maestros.

Educación asegura que se regulará en futuros decretos

En el proyecto de ley orgánica aparecen como comunes a todos los bachilleratos (Ciencias, Humanidades y Ciencias Sociales y Artes) las asignaturas de Filosofía,  Historia de la Filosofía, Historia de España, Lengua Castellana y Literatura y, si la hubiere, Lengua Cooficial, y Literatura y Lengua Extranjera. Ante las críticas de las reales sociedades españolas de Física, de Química y de Matemáticas, que han liderado esta movilización al entender que la omisión de las matemáticas es un "gravísimo error", el Ministerio de Educación ha aclarado que cuando después se legisle a través de reales decretos aspectos más concretos estas seguirán siendo obligatorias en algunas modalidades, pero no en todas. Esta ha sido la fórmula tradicional en las reformas educativas españolas a excepción de la actual Lomce de 2013.

Las sociedades científicas no terminan de fiarse y prefieren que la obligatoriedad vuelva a quedar patente en el texto básico de la futura ley Celaá. Consideran, según la reivindicación que han hecho pública, que se deja a las matemáticas "en un limbo" y sujetas a "consulta con las comunidades autónomas" y a que los alumnos las elijan o no, de tal forma que de su demanda dependa en centros pequeños que se contrate al profesor. En el manifiesto conjunto defienden una "mínima formación matemática" para todos los bachilleratos sin excepción, con una adaptación a cada uno de ellos.

De la importancia de llegar a según qué carreras universitarias con una buena base en matemáticas habla Pedro Miana, subdirector del Instituto Universitario de Investigación de Matemáticas y Aplicaciones (IUMA) de la Universidad de Zaragoza. También defiende que saber de números es necesario "para el día a día, es un tipo de enseñanza que ayuda a pensar de una forma lógica, ordenada y racional", y más cuando la sociedad va encaminada hacia "los campos tecnológicos y del tratamiento de datos, muchas veces independientemente de la profesión que elija cada uno".

Aunque no hay un estudio global con datos de diferentes facultades, Miana asegura que desde 2013 se viene observando que, por lo general, los alumnos "acceden a los grados con un mejor nivel de matemáticas". Recuerda que con la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006 había estudiantes que renunciaban a las Matemáticas en segundo de bachillerato, pese a tener un peso importante en la carrera que querían cursar, en aras a lograr una mayor nota de acceso en la Evau (Evaluación para el Acceso a la Universidad). Miana lamenta que las matemáticas  sigan siendo el "patito feo" de la educación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión