Despliega el menú
Aragón

PAR-Bajo Cinca señala que la propuesta de traslado de trabajadores del campo en autobuses debe "perfilarse"

Esta formación ha considerado que "las previsiones iniciales y las limitaciones impuestas, no tienen en cuenta la realidad del medio rural.

[[[HA ARCHIVO]]]
Imagen de archivo de la recogida de fruta.
Heraldo

El Comité de Bajo Cinca-Baix Cinca del Partido Aragonés ha valorado que "la solución planteada por el Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón para trasladar a los trabajadores agrícolas en autobuses, debe perfilarse y concretarse para resultar efectiva".

Esta formación ha considerado que "las previsiones iniciales y las limitaciones impuestas, no tienen en cuenta la realidad del medio rural ya que, por un lado, no se dispone de una red de comunicaciones locales que puedan absorber este tipo de tráfico ni cumplir todas las restricciones y, por otro, muchos fruticultores quedarían al margen de este sistema de autobuses".

El Departamento de Agricultura ha anunciado que trabaja en establecer un régimen de transporte, mediante líneas de autobuses con baja ocupación, exclusivamente destinado a trabajadores para la recolección o aclareo de frutas y hortalizas, que residan en municipios de más de 5.000 habitantes situados a más de 50 kilómetros de distancia de la explotación frutícola donde haya de realizarse el trabajo, que mantengan su residencia en su domicilio habitual y que sean contratados por Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) y sus socios.

"Sin embargo, no se ha precisado cómo podrá efectuarse el desplazamiento hasta las fincas, inviable con vehículos de gran tamaño, ni para los contratados al margen de las OPFH", ha asegurado el Partido Aragonés.

Desde el PAR, se ha explicado que "el estado de la mayor parte de los caminos rurales supone un problema añadido a la hora de desplazarse para llegar al lugar de trabajo. Caminos de monte y huerta en muchos tramos de tierra y con una anchura muy escasa. Unas vías de tránsito no preparadas para la gran cantidad de tráfico que deberán soportar con las medidas de movilidad impuestas por el estado de alarma".

"Asimismo, hay que tener en cuenta que la mayoría de las explotaciones son de pequeños y medianos agricultores que carecen de medios suficientes para tantos traslados a las fincas y, en el caso de que puedan hacerlo, este incremento de actividad rodada por dichos caminos supondrá un problema de seguridad vial, algo que también debe tenerse muy en cuenta si queremos que esta situación no cree más problemas añadidos".

Por ello, el Comité de Bajo Cinca del PAR plantea "que la actividad agrícola reciba un tratamiento especial en cuanto a la normativa de transporte se refiere y pueda flexibilizarse el traslado del personal a los campos. Solo entonces la medida de acercar con autobuses a los trabajadores a los municipios podrá ser más efectiva. El mundo rural es complejo, sus características son especiales y por lo tanto debe tener un trato diferente al resto. Además, todavía un porcentaje muy alto de fruticultores no se encuentran, por los motivos que consideren oportunos, en organizaciones de productores -OPFH- y quedarían excluidos de esta medida".

Momentos complejos

El PAR ha difundido este planteamiento "con ánimo de aportar en positivo en estos momentos tan complejos" y ha recordado que "la fruticultura familiar está en peligro desde hace varios años por la grave crisis de precios que atraviesa el sector. El momento actual no ayuda, ya que va a suponer un aumento de costes para unos agricultores que han comenzado una nueva campaña con el lastre económico de la pasada a sus espaldas".

Según el Comité de Bajo Cinca del PAR, "la solución para que los fruticultores puedan hacer frente a este tipo de situaciones y puedan resolver los problemas que cada campaña acucian al sector es la de unos precios dignos que permitan a los agricultores poder ganarse la vida. Si los fruticultores tuvieran un precio justo podrían afrontar sin ningún problema obstáculos que ahora parecen montañas. La problemática clásica que desde hace varios años acecha al sector como ofrecer alternativas de vivienda a los trabajadores, asumir aumentos de salarios o dar mayor estabilidad laboral a sus trabajadores, fijando así mismo, población en el medio rural, quedarían a buen seguro resueltos. Con unos precios justos afrontar crisis como la actual sería mucho menos duro".

Etiquetas
Comentarios