Despliega el menú
Aragón

zaragoza

El cementerio evita el plan C

Pese al aumento de los fallecimientos, las morgues del camposanto han estado al 50% de su capacidad. La espera para incinerar ha pasado de tres días a uno y medio.

Un operario del cementerio de Torrero, ayer, durante las tareas de traslado de un féretro.
Un operario del cementerio de Torrero, ayer, durante las tareas de traslado de un féretro.
José Miguel Marco

Ni plan B ni plan C. El cementerio de Torrero no ha precisado ni de las morgues de los tanatorios privados ni de alquilar contenedores frigoríficos para atender el aumento del número de fallecimientos. El camposanto ha superado ya lo peor de la pandemia con sus propios medios y sin tener que pedir ayuda. Ni siquiera el día 29 de marzo, la jornada más dura desde que se inició la crisis de la Covid-19 al acumularse 90 cadáveres, supuso que se superara el 50% de capacidad.

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, analizó ayer la situación del camposanto, uno de los asuntos más delicados que afectan a esta crisis, después de las situaciones críticas que se están dando en Madrid, donde los ataúdes se llevan a un palacio de hielo, o Barcelona, donde se ha tenido que inhumar temporalmente a fallecidos ante el colapso de los servicios de cremación. Recordó que los cuatro hornos de los que dispone el cementerio precisan de tres horas para completar una incineración, por lo que solo se pueden hacer 24 en un día. No obstante, se reforzó la plantilla con nueve operarios, por lo que se ha podido llegar a 28 en tres turnos de trabajo.

En el peor momento, había que esperar tres días para una cremación, pero el pasado lunes ya era día y medio, hecho que confirma que la situación más crítica ya se ha superado. «Llevamos cuatro o cinco días en los que las cifras son mejores», afirmó el edil. Respecto a los enterramientos, hay más de 2.000 nichos vacíos que podrían ser utilizados.

Serrano explicó que hasta ahora «no ha habido problemas de gestión», pero avisó de que se puede llegar a contar con los tanatorios privados, que podrían elevar la capacidad de 204 cadáveres a 250. El plan C parece ya descartado. «El cementerio de Torrero tiene capacidad más que suficiente y una profesionalidad tremendas», afirmó Serrano, que sostuvo que cuando pase la crisis se deberá hacer un gran homenaje tanto a los fallecidos como a los trabajadores que han estado en primera línea atendiendo a los ciudadanos.

Etiquetas
Comentarios