Despliega el menú
Aragón

fitosanitario

Al frente de la sanidad vegetal

Desde el Centro de  Sanidad y Certificación Vegetal continúan con  su tarea de vigilancia y control fitosanitario.

En estos momentos, las tareas de campo son mínimas por parte de los técnicos del CSCV.
En estos momentos, las tareas de campo son mínimas por parte de los técnicos del CSCV.
H. A.

Hace un tiempo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, de sus siglas en inglés) decidió que 2020 sería el Año Internacional de la Sanidad Vegetal. Pero, qué poco podía imaginarse este organismo la importancia que este campo ha adquirido en los últimos días como consecuencia de la crisis del coronavirus, que ha puesto en valor su papel clave como apoyo al sector primario.

Los cultivos tienen que seguir sembrándose, los frutales continúan floreciendo y siguen en pie las exportaciones, sobre todo de alfalfa y pronto comenzarán otras, como la cereza. Por eso, es tan necesario que servicios como los que presta el Centro de Sanidad y Certificación Vegetal (CSCV), dependiente del Gobierno de Aragón, sigan trabajando, aunque la mayoría de sus técnicos, desde que se decretaron los servicios mínimos, lo hagan con la fórmula del teletrabajo.

"Nuestros técnicos están a disposición del sector agrícola y agroalimentario de Aragón. La Red de Vigilancia Fitosanitaria de Aragón (RedFAra) sigue funcionando gracias a la estrecha relación que mantenemos con los técnicos de las Atrias, y en el laboratorio hay servicios mínimos para seguir analizando cualquier demanda. Es cierto que ahora hay muy pocas prospecciones, porque no es el tiempo aún para hacerlas, pero en cuanto se pueda se retomará la vigilancia de cuestiones tan importantes como la Xylella o la sharka", matiza Emilio Betrán, director del CSCV.

Además, en el centro se siguen haciendo otras tareas muy significativas, como es el caso de los certificados que se cursan para validar las exportaciones de determinados productos como la alfalfa, un mercado de gran valor en Aragón.

En otros sectores, como los relacionados con los viveros, donde los técnicos del centro también desarrollan su trabajo, la situación se ha complicado mucho por la falta de ventas, lo que ha provocado que mucha de la producción no tenga salida en la actualidad.

Esta situación tan dura ha servido también, según el director del CSCV, "para ver la importancia que tiene el sector agrícola y todo lo que le rodea, desde la red de distribución, a la de control fitosanitario. En esta situación de crisis, ha habido momentos de grandes dudas sobre el abastecimiento en los que se ha demostrado que los agricultores y el resto de sectores implicados han trabajado y están trabajando a pleno rendimiento para garantizar el abastecimiento y el control de los productos durante toda esta pandemia. Por eso, hay que ser conscientes de su papel para asegurar la soberanía alimentaria", indica Emilio Betrán.

Nuevos proyectos

Desde el centro, continúan inmersos en la puesta en marcha de nuevos proyectos relacionados con la RedFAra y la creación de aplicaciones nuevas que están elaborando para el control de ensayos. Otras propuestas, que requieren de la contratación de servicios para su ejecución, como es el caso de la vigilancia de determinadas plagas, se están viendo muy afectadas por la paralización de plazos administrativos.

Etiquetas
Comentarios