Despliega el menú
Aragón

Coronavirus

Caseros solidarios e inquilinos a la espera de las ayudas del Gobierno al alquiler

Algunos afectados económicamente por la pandemia han acordado con los propietarios el prorrateo de las mensualidades e, incluso, la condonación.

Vista panorámica de Zaragoza
Vista panorámica de Zaragoza
Oliver Duch

Joaquín y Elena, dos zaragozanos de 29 y 26 años, viven “no al día, pero sí al mes” en lo que a sus gastos se refiere. Ella, decidida a cambiar de sector profesional, tomó en septiembre el camino de dejar su trabajo y dedicar este curso a estudiar un máster en la Universidad. Él, entre tanto, seguiría con su empleo habitual en la empresa de mantenimiento de instalaciones industriales en la que llevaba fichando más de dos años. Con el sueldo de Joaquín les alcanzaba para hacer la compra, pagar el alquiler de un piso en el distrito Universidad de la capital aragonesa y mantener cierta vida social.

La semana pasada la empresa, empujada por la situación extraordinaria que atraviesa el país, detuvo la actividad y lo mandó a casa, igual que al resto de sus compañeros. La dirección se acoge al ERTE. “De repente, sin casi verlo venir, ha cambiado todo. Mi contrato estaba a punto de convertirse en fijo y ahora tengo serias dudas de que cuando acabe la cuarentena haya trabajo para toda la plantilla, de que yo mismo pueda recuperar mi trabajo. Si las fábricas van a volver a medio gas, si la gente va a consumir menos, las empresas como la mía no serán tan necesarias”, opina.

La reducción de ingresos de esta pareja ha sido inmediata. “Gano en torno a 1.200 euros, no llegan. Pagamos 550 euros de alquiler, más la luz y el agua, la comida, la mensualidad del coche y los gastos aparejados como el seguro, las suscripciones anuales a varios servicios… Mi novia ahora tira de ahorros, pero desde el día 1 de esta nueva crisis vimos que, si no se vuelve pronto a la normalidad, la situación no será económicamente viable para nosotros. Así que hablamos con nuestro casero, con el que tenemos buena relación, para plantearle la posibilidad de renegociar el alquiler”. Este les contestó en seguida: “Nos dijo que, por el momento, este mes no lo cobraba ahora, que ya hablaríamos cuando pasase el confinamiento. Tampoco nos parecía justo dejarle sin ingresos, así que acabamos acordando 'saltarnos' marzo y prorratear el pago correspondiente al tiempo que dure el estado de alarma. A partir de septiembre empezaremos a pagar la mensualidad de abril, pero repartida en los meses posteriores. Así no nos apretarán tanto los gastos ahora. El casero nos demostró que a nuestro alrededor hay mejor gente de lo que uno piensa”.

El de estos dos aragoneses no es el único casero que ha demostrado su solidaridad. En los últimos días han trascendido a través de las redes sociales varios casos similares o parecidos, como el de Ana, que compartió un mensaje de Whatsapp del propietario del piso en el que vive para informarle de que había decidido “suprimir la cuota de alquiler para el próximo mes de abril”. También María, una estudiante viguesa a la que su casera le ha ‘regalado’ no pagar la cuota de marzo.

A la espera del Gobierno

El Gobierno central baraja suspender en un próximo Consejo de Ministros el pago del alquiler durante al menos dos meses a todas las personas que han quedado en situación vulnerable por la crisis del coronavirus. La medida, según ha trascendido, supondría una condonación de esa deuda, no un retraso o moratoria, e iría acompañada de una compensación económica por parte del Estado de hasta el 100% para los propietarios de los inmuebles. De salir adelante, se podrían acoger a esta iniciativa cualquier persona que no pueda hacer frente al pago del alquiler por pérdida de empleo, reducción de jornada o ERTE.

Además, el Gobierno acordaría que los contratos de arrendamiento de inmuebles que finalicen durante el estado de alarma sean prorrogados automáticamente por tres meses y establecería que en los seis meses siguientes a la aprobación de esta propuesta no se puedan dar subidas "abusivas" de los alquileres.

En el caso de autónomos y pymes, si han sufrido una caída "sustancial" de sus ingresos, se podrían liberar además del pago del alquiler de su local y oficina durante dos meses o lo que dure el estado de alarma. 

Varios bancos se suman

Algunas entidades bancarias han decidido condonar durante el estado de alarma el pago de las rentas a los más afectados. Caixabank, por ejemplo, aplicará esta medida en los usuarios de su filial inmobiliaria que se hayan quedado sin trabajo o se vean afectados por expedientes de regulación de empleo, así como para autónomos que hayan cesado su actividad o han visto disminuida su actividad en más de un 40%. La Asociación Española de Banca, por otro lado, ha anunciado que ofrecerá un aplazamiento del pago de hasta tres meses del alquiler social para aquellas familias que vivan en una casa acogida al Fondo Social de Vivienda y se hayan visto afectadas por el coronavirus.

Siga en directo toda la información sobre el coronavirus

Reciba a diario con la newsletter de HERALDO las noticias más importantes sobre la pandemia

Etiquetas
Comentarios