Despliega el menú
Aragón

testimonios

Una zaragozana en Bérgamo: "Aquí ya no hay motivos para cantar en el balcón, se oyen continuamente ambulancias"

Rosa Blanca Miguel vive en la zona más golpeada por el coronavirus en Italia. Tras casi un mes en alerta, quiere avisar a sus paisanos desde el 'futuro': "Hay una razón real para quedarse en casa".

Dos personas con protección trasladan a una persona fallecida por coronavirus en Bérgamo.
Dos personas con protección trasladan a una persona fallecida por coronavirus en Bérgamo.
Flavio Lo Scalzo/Reuters

"Aquí a la gente se le han pasado las ganas de salir a cantar y aplaudir". Lo cuenta Rosa Blanca Miguel, una zaragozana residente desde hace años en Bérgamo, una de las ciudades más golpeadas por el coronavirus en Italia

Su hijo pequeño, Samuele, lleva desde el pasado 22 de febrero en casa. El 1 de marzo, se aconsejó hacerlo a todos . De modo obligatorio, como en España, esta ciudad nos lleva algo más de una semana de adelanto. En la era del coronavirus, en la que todo sucede tan rápido, eso es mucho tiempo.

Por eso, se nota que Rosa habla con evidente necesidad de avisar a sus paisanos desde el 'futuro': "Está muy bien lo de los 'flashmob', pero la gente en España debe ser consciente de que hay un motivo real para quedarse en casa".

El ambiente que describe Rosa es desolador: "Aquí a la gente se la han pasado las ganas de salir, de cantar y de aplaudir. Desde mi balcón ya no oigo nada, solo las sirenas de las ambulancias que continuamente van hacia el hospital. Pasan mogollón". Sobre un tuit en el que se sostiene que en Bérgamo se oyen también sonar las campanas a muerto, contesta: "No, eso no es verdad. Porque los funerales al uso no se pueden celebrar".

"Aquí la gente ya ha tomado conciencia de que si sale, esto no se para", explica. Porque los peores pronósticos se van cumpliendo: "Dijeron que los hospitales podrían colapsarse y está pasando".

"Esto no es una gripe, mucha gente se está quedando atrás, está muriendo una generación entera". 

La zaragozana sale ya lo menos posible. De compra hace la justa, "con cabeza, nada de salir dos o tres veces al día". Y siempre con mascarilla y guantes: "No me apetece salir, reconozco que tengo mieditis". Tampoco ayudan las noticias: "No es agradable. Ves a la gente en los pasillos de los hospitales. Ayer una amiga nos decía que su madre tenía 88 personas delante. Y eso que la sanidad de aquí es de las mejores de Italia; cuando esto llegue al sur no sé qué va a pasar". "Esto, desde luego, no es una gripe, mucha gente se está quedando atrás, está muriendo una generación entera".

"¿Que qué les diría desde Bérgamo a mis paisanos? Ay, maña... Yo solo sé que aquí los errores se están pagando caros".

Tan seria se ha puesto la cosa, que en Bérgamo ya nadie hace la vista gorda con los irresponsables: "Solo ayer hubo más de 7.000 denuncias de gente que no respeta el decreto".

Y es que, dice Rosa Blanca, "no vemos que la cosa se pare; un día hay 200 muertos, al siguiente, 300..."."La cosa es que no veo el fin, de momento. Dijeron que los niños volverían a clase el 25 de marzo, pero si la gente no se lo toma en serio no veo la luz hasta el verano", teme la zaragozana, que anima encarecidamente a no cometer en España los errores de Italia.

"¿Que qué les diría desde Bérgamo a mis paisanos? Ay, maña... Yo solo sé que aquí los errores se están pagando caros".

Sigue la actualidad sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios