Despliega el menú
Aragón

"La ley de la eutanasia no es absolutamente necesaria en estos momentos"

El colectivo médico recuerda que ya existe un código deontológico y que es precisa una ley de cuidados paliativos.

Los cuidados paliativos son la atención total al enfermo.
El proyecto de ley para regular la eutanasia ha vuelto a encender el debate
HA

La aprobación en el Congreso de la regulación por ley de la eutanasia ha generado ya un debate en diferentes ámbitos de la sociedad. Algunos profesionales sanitarios aseguran que el colectivo ya dispone de un código deontológico y tratamientos específicos al final de la vida de los pacientes, y apuestan por desarrollar una ley de cuidados paliativos como tal. Mientras, desde el colectivo Derecho a Morir Dignamente se defiende la necesidad de contar con una legislación propia de la eutanasia para que atienda al 2% o 3% de la población que pide no prolongar su vida.

La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concha Ferrer, explica que los facultativos ya cuentan con un código deontológico propio, una ‘hoja de ruta’ que se revisa con frecuencia y que se va adaptando a los cuidados que requiere el paciente, incluido el de la asistencia en el final de su vida. "En estos momentos, creo que la ley no es absolutamente necesaria, no hay una presión social real. Tenemos la segunda o tercera mejor medicina del mundo para vivir, pero también para morir, para ofrecer cuidados en los últimos momentos de la vida", señala Ferrer. De hecho, recuerda que el código deontológico aconseja cómo tratar al paciente y ofrece la posibilidad al médico de que se acoja a la objeción de conciencia si no está de acuerdo con el tratamiento que precisa o solicita el enfermo. Si elige esta opción, apunta Ferrer, el facultativo tiene obligación de remitir el caso a otro compañero para que le dé el tratamiento que requiere o pide.

Destaca, además, que los aragoneses cuentan con la posibilidad de recurrir al documento de voluntades anticipadas, sobre el que, reconoce, todavía falta mucha información. Actualmente, según datos del Departamento de Sanidad, desde 2004 hasta 2019, 10.226 aragoneses han tramitado esta posibilidad, un 62% de las cuales son mujeres. A través de ella, las personas dan su opción sobre aspectos como la donación de órganos, la opción de ser incinerado, pero también recoge el deseo de morir en casa o en el hospital. Además, hasta 402 personas se han mostrado en este mismo documento partidarios de la eutanasia.

España ya es el cuarto país de Europa y el sexto del mundo en legalizar la eutanasia activa. Pero ¿sabe cuáles son las diferencias entre eutanasia, muerte digna y suicidio asistido? Se lo contamos en el siguiente vídeo.

Sin embargo, un estudio del Departamento de Sanidad sobre la satisfacción del usuario de 2018, señala que alrededor de un 70% de los aragoneses aseguran no conocer la existencia de las últimas voluntades y admiten no haber sido informados del mismo en los diferentes niveles asistenciales (hospitales o centros de salud).

Cuidados paliativos

Ante las necesidades y peculiaridades de la población, la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza aboga por el desarrollo de una ley de cuidados paliativos, como sí que disponen la mayoría de los países. Esa misma reivindicación la comparte Rogelio Altisent. Aunque es presidente del Comité de Bioética de Aragón, da su opinión respecto a este tema desde un punto de vista personal. Se muestra especialmente crítico con la "estrategia" seguida con la ley de la eutanasia, tramitada de manera "rápida y exprés", cuando "llevamos más de 15 años sin una ley de cuidados paliativos".

Lamenta que actualmente España cuente con uno de los indicadores más bajos en estos cuidados y recuerda que hay algunos estudios que calculan que en España hasta 75.000 personas mueren al año sin recibir cuidados paliativos suficientes. "El margen de mejora es amplio y con en este escenario, ahora, plantean regular la eutanasia", recrimina Altisent, también médico de Familia y profesor de la Universidad de Zaragoza. "Hay que garantizar al paciente la atención a los cuidados paliativos, igual que se hace con la atención a las Urgencias o al especialista", afirma el médico.

No considera suficiente iniciativas como la impulsada en Aragón con la Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de Morir y de la Muerte. Ya que cree que una ley de cuidados paliativos tiene que ir más allá. Debe garantizar, entre otras cosas, por ejemplo una titulación de capacitación a los profesionales que se encargan de esta atención, una enseñanza en las facultades y un desarrollo adecuado de la red asistencial.

Apoyo de otros colectivos

Por su parte, la secretaria de Derecho a Morir Dignamente en Aragón, Asunción Villasana, defiende la necesidad de regular por ley la eutanasia para que la gente que lo desee pueda morir con dignidad. "Hay que recordar que es un derecho individual. El que quiere lo ejerce y el que no quiere, no. No se obliga a nadie", subraya la portavoz, que recuerda que las personas "tienen derecho a no querer estar dos años en estado vegetativo en una cama". Sí que reconoce que la asociación está haciendo un esfuerzo para dar a conocer a los aragoneses la posibilidad de hacer el documento de voluntades anticipadas.

Etiquetas
Comentarios