Despliega el menú
Aragón

educación

Los colegios pueden adherirse al banco de libros o solicitar cambios hasta el día 14

La DGA, que quiere llegar al 100% de los alumnos, admite que el principal problema es la aplicación que lo gestiona.

El director general de Innovación y Formación Profesional, Antonio Martínez.
El director general de Innovación y Formación Profesional, Antonio Martínez.
Cortes de Aragón

El banco de libros del Gobierno de Aragón cumple un año con la vista puesta en llegar al 100% del alumnado y con una sola queja: la aplicación que gestiona los lotes. De cara a su segundo curso en funcionamiento, los centros tienen hasta el próximo 14 de febrero para solicitar el cambio de gestor. Es este periodo también se podrán adherir nuevos colegios concertados.

El funcionamiento del banco de libros y otros materiales curriculares centró la comisión de Educación celebrada en las Cortes de Aragón. El sistema, que llega actualmente más de 50.000 alumnos, encara su segundo año con el objetivo de llegar a todos los alumnos. Para ello, uno de los primeros trámites lo realizarán los centros educativos. Hasta el próximo 14 de febrero pueden solicitar su adhesión aquellos concertados que no forman parte de él y, además, el resto de centros educativos pueden pedir modificaciones en su gestión. 

Según destacó el director general de Innovación y Formación Profesional, Antonio Martínez, ya está previsto que, al menos, uno cambie de gestor: puede ser el propio colegio o instituto, una librería de proximidad o la asociación de padres y madres. Actualmente este proyecto llega al 63% de los centros sostenidos con fondos públicos, 17 de ellos concertados. Una cuestión aplaudida por partidos como Ciudadanos, PAR y Vox.

En esta jornada, todos los grupos parlamentarios pusieron en valor la labor desarrollada por este programa, aunque individualmente señalaron determinados fallos o mejoras que se podrían poner en marcha. La diputada de CHA, Isabel Lasobras, preguntó si ya se habían subsanado las quejas iniciales que provocó el programa, señalando la lentitud para introducir los libros. Martínez reconoció que todas las reclamaciones recibidas estaban relacionadas con esta cuestión y explicó que "todas se han modificado".

El portavoz de educación de Ciudadanos, Carlos Trullén, pidió que este proyecto fuera más flexible: "La normativa permite incluir dispositivos digitales, pero cuando sustituyen completamente a los libros". Desde su punto de vista "es complicado" que los centros hagan esa transición en un solo año, además de que no es necesario. Asimismo, la diputada del PP, Pilar Cortés, quiso conocer el grado de satisfacción de las familias. Un aspecto sobre el que Martínez no pudo facilitar datos, más allá de las reuniones mantenidas con todos los colectivos. Por su parte, la diputada de Podemos-Equo, Erika Sanz, se felicitó por una política que "corrige desigualdades".

Además del banco de libros, cuya mayor dificultad para ponerlo en marcha fue la tramitación con "los editores", los grupos de la oposición también preguntaron por la situación de las becas de material curricular. Tanto PP como IU lamentaron algunas dificultades para poder acceder a estas ayudas. En concreto, se centraron en la necesidad de que la familia del alumno tuviera que realizar la declaración de la renta "aunque no tuviera obligación tributaria". Solo por el hecho de presentarla junto a la solicitud de la beca. Que se valore la renta de hace dos años también fue motivo de queja, al igual que el criterio económico no tenga en cuenta el número de miembros de la familia. Simplemente se comprueba que no superan el doble del IPREM, que son 12.908 euros. "Una familia con cuatro hijos y unos ingresos de 1.150 euros no puede acceder a una ayuda, pero otra que percibe 1.070 con un solo niño, sí", lamentó Álvaro Sanz, diputado de IU.

Nuevas adhesiones al banco

Las familias contarán con 15 días en el mes de mayo para poder adherirse al banco de libros. En este periodo, aquellas que ya no quieran continuar también deberán notificarlo a la Administración. Los que se mantengan no deberán realizar trámites adicionales.

En su puesta en marcha se realizó una inversión de 3,2 millones de euros, más los dos millones de euros en los que están valorados los más de diez mil lotes de libros reincorporados por los becados y la cesión de las familias usuarias. A ello habría que añadir "la convergencia de otras fórmulas". Finalmente, las familias inscritas en primaria deben pagar 20 euros por todo el lote de libros. En los cursos de secundaria esta cifra asciende a 25 euros.

Etiquetas
Comentarios