Despliega el menú
Aragón

educación

Adiós a los barracones del instituto de Parque Goya

Los alumnos de 1º de bachillerato del IES Clara Campoamor dieron ayer clase por primera vez en el nuevo edificio que está dotado con un total de 12 aulas.

Los barracones del IES Clara Campoamor que desde este martes ya no están ocupados por alumno
Los barracones del IES Clara Campoamor que desde este martes ya no están ocupados por alumno
Toni Galán

Los barracones instalados en el patio escolar del IES Clara Campoamor, anteriormente conocido como Parque Goya, pasarán a la historia. Desde este martes los alumnos de 1º de bachillerato que ocupaban estas aulas prefabricadas, ubicadas para atender la gran demanda de adolescentes de este joven barrio de Zaragoza, cursan sus estudios en un nuevo aulario.

De color cobrizo y blanco, estas instalaciones suponen poner fin al uso de los cuatro barracones donde en los últimos años se ha impartido la docencia. Una obra muy esperada por las familias y vecinos del barrio. "Por fin es una realidad", se felicitaron desde la asociación de vecinos, quienes recordaron que ha supuesto una larga espera desde que se constató esta necesidad hasta que finalmente se ha abordado. "Comenzamos a movilizarnos en 2016, pero la licitación no se realizó hasta hace un año. Desde entonces, ha ido muy rápido", dijeron ayer tras el inicio de las clases en este espacio.

Un edificio que, además de albergar las 12 aulas, cuenta con aseos, área de administración (consejería y reprografía) y otras zonas comunes. La obra ha contado con un presupuesto de más de 1,7 millones de euros y supone añadir unos 1.500 metros cuadrados a las instalaciones educativas.

Problemas desde 2016

El barrio de Parque Goya ha sufrido constantes problemas de saturación en las diferentes etapas educativas. "Al principio había muchos niños y tuvimos necesidad de centros de infantil y primaria", recuerdan desde la asociación de vecinos. Posteriormente hubo que buscar espacios para los menores que tenían que empezar la secundaria. La construcción del IES Clara Campoamor significó un desahogo, pero no fue suficiente. Algunos niños del barrio tenían que seguir matriculándose en institutos del Actur debido a la falta de aulas. "Este año se han incorporado unos 170 alumnos de primaria, una cifra similar a la del curso anterior", ejemplificaron desde la asociación de vecinos, que han apoyado constantemente en estas peticiones tanto a las asociaciones de padres y madres de los colegios como a la del instituto.

Ahora, finalmente, todos los niños podrán recibir clases en edificios al uso. Alejandro, alumno de 1º de bachillerato, fue uno de los primeros en estrenar este nuevo aulario. "Está bien, es todo muy nuevo", explicó a la salida de clase. Al mismo tiempo destacó que su estancia en las aulas prefabricadas no ha sido mala: "Solo han sido tres meses". Otros como Daniel, César y Carlos pasaron allí todo el curso pasado. Recuerdan que, "tras fumigar las instalaciones", no tuvieron mayor problema. "En verano se agradece que tengas aire acondicionado porque así no pasas calor; mientras que en invierno, al tener la calefacción individual, se puede elegir cuándo se enciende y se apaga", señalaron como las ventajas de estos espacios que próximamente abandonarán el patio escolar.

Etiquetas
Comentarios