Despliega el menú
Aragón

opinion

Hermanos del dolor

El judío que perdió a su madre en Auschwitz comparte su historia con los deportados españoles de Mauthausen.   

El judío Enrique (Zvi) Szlamowicz participó ayer en el Ayuntamiento de Zaragoza en el homenaje a las víctimas del Holocausto, por el 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz.
El judío Enrique (Zvi) Szlamowicz participó ayer en el Ayuntamiento de Zaragoza en el homenaje a las víctimas del Holocausto, por el 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz.
Oliver Duch

Si se celebra un aniversario, como este año con el 75 de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, las historias de los supervivientes del Holocausto tienen más eco en los medios de comunicación. El genocidio nazi de los seis millones de judíos, como el de los casi 10.000 republicanos españoles que estuvieron presos en el de Mauthausen y Gusen, de los que fallecieron 4.427 (se publicó en el BOEdel 9 de agosto de 2019 para sus familias) les hizo "hermanos del dolor". Así lo calificó ayer el superviviente Enrique Szlamowicz en el Ayuntamiento de Zaragoza, al que sus padres polacos escondieron en una familia cristiana belga en 1942 para no caer en manos de las las tropas nazis. "Hubo muchos españoles y gitanos muertos en campos de concentración. Parece que hubo unión de intereses tristes": así dibujó el Holocausto del que se libro con su padre y su hermana, tras perder a su madre en el campo de Auschwitz. A sus 77 años, este judío belga, invitado por la asociación Justos de las Naciones, irá hoy a ver a los estudiantes del colegio de Marianistas y compartirán su mensaje en un perfecto castellano (habla cinco idiomas). Su conclusión, como la de aquellos últimos aragoneses que localizamos para el documental ‘Adiós a la vida’, con Roberto Roldán, quieren que no se olvide lo que pasó para que no vuelva a repetirse. Lo mejor del testimonio de Enrique es que ha sido trabajador de una agencia de turismo, banquero y dedicado a la agricultura en un kibutz, pero sobre todo fue profesor de secundaria de inglés. Cree que sus alumnos de esta generación son más liberales y democráticos. Y eso nos salvará.

Etiquetas
Comentarios