Despliega el menú
Aragón

instituciones penitenciarias 

Diez presos de ETA de las cárceles aragonesas pueden ser trasladados al País Vasco

Si el PNV cierra el acuerdo con el Gobierno de Pedro Sánchez estos internos tendrían bastantes posibilidades, según fuentes penitenciarias 

Kepa Echevarría saliendo de la cárcel de Zuera
El etarra Kepa Echevarría salió de la prisión de Zuera el mes de marzo de 2019 y fue uno de los cinco que quedaron en libertad el año pasado.
Raquel Labodía

Diez presos de la banda terrorista ETA quedan en las cárceles de Zuera (ocho), Daroca (1) y Teruel (1) después de que el año pasado salieron en libertad cinco etarras una vez haber cumplido sus penas. Fuentes penitenciarias señalaron ayer que si el PNV cierra un pacto con el Gobierno de Pedro Sánchez para trasladar a los terroristas a las prisiones del País Vasco los que están en las prisiones de Aragón serían de los primeros en beneficiarse porque ya han dado sus primeros pasos de «reconocer sus actuaciones» y mantienen «un buen comportamiento».

Aun así, el preso más conocido de los diez que están en Aragón es Francisco Múgica Garmendia, Pakito, condenado por el atentado de la casa cuartel de la Guardia Civil a 2.356 años de cárcel, que entró en la cárcel de Zuera en 2009 y está previsto que salga en libertad el 11 de abril de 2021. Aunque su abogado propuso su salida en prisión en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) al reducir su pena en España por haber cumplido ocho años en Francia, tras ser detenido en Bidart en 1992, fue denegada su propuesta.

Pakito, de 68 años, todavía ejerce como jefe de los etarras en la prisión de Zuera, en el módulo 7, que lo comparte con otros cuatro miembros de la banda, mientras los tres restantes se encuentran en el módulo 1. Su relación con el anterior director Luis Lozano y la actual directora María Carmen Gambaro no ha pasado por momentos de tensión, aunque él es el referente.

Enfermo enviado a Zaballa  

De hecho, Pakito fue quien decidió que el etarra Kepa Arronategui Azurmendi , que intentó matar al rey Juan Carlos I en 1997 en Bilbao y sufre una psicopatía mental, debía estar acompañado por otro miembros de la banda (Kepa Leguina Aurré) en la celda. Fue que fue trasladado de la prisión de Almería a Zuera en 2018.

El pasado verano, este preso de ETA fue enviado a la cárcel de Zaballa (Álava) para que le hicieran un seguimiento médico de su estado mental porque el País Vasco tiene esta competencia penitenciaria. Aunque en fuentes penitenciarias creyeron que Arronategui ya no iba a regresar, como un acercamiento encubierto, volvió a Zuera una semana después.

Además de los tres citados, en la prisión zufariense se encuentran los etarras Juan Luis Aguirre Lete, José Ignacio Bilbao, Andoni Murga Zenarruzabeitia, Ignacio Garcés Beitia e Igor Martínez de Osaba Arregui. Por su parte, en la cárcel de Daroca se encuentra el miembro de ETA Unai López de Ocáriz, después de que salieran libres los etarras Galder Barrado Bonilla y Aitor Zelaia el pasado verano. En Teruel, está preso Asier Ormazabal.

La excarcelación de Kepa Echevarría en marzo pasado en Zuera congregó a una veintena de exetarras, familiares y amigos, pero no se vio ni una sola ikurriña ni se escucharon gritos en favor de la banda. Los últimos que salieron de esa prisión fueron José Javier Zabaleta Elosegui, Baldo, que fue homenajeado en Hernani y se abrieron diligencias, y Jon López Gómez, en noviembre.

Etiquetas
Comentarios