Despliega el menú
Aragón

PP, Cs, Vox y PAR recelan de los pactos para investir a Pedro Sánchez y exigen vetar las prebendas

Lambán desea un Gobierno que aporte estabilidad y Podemos, CHA e IU, más medidas sociales.

El presidente Pedro Sánchez en la rueda de prensa tras conocerse que no hay candidato a la investidura
El presidente en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez
JAVIER BARBANCHO

Aragón mira con recelo la política de pactos con la que Pedro Sánchez pretende sellar su investidura como presidente del Gobierno. PP, Cs, Vox y PAR exigen que se veten los privilegios y que las reglas de juego se ciñan al cumplimiento de la Constitución, petición que formuló el presidente de la DGA, el socialista Javier Lambán, en su discurso de fin de año. La izquierda da un voto de confianza a la "coalición progresista", sustentada por los separatistas, y CHA pide que Aragón no se quede "fuera del debate territorial" y anima, por ello, ·a poner en valor el Estatuto de Autonomía y los derechos históricos".

El centroderecha y Vox fijan sus críticas en el coste que tendrán para los aragoneses las prebendas que se van confirmando. Y eso que la información sobre los acuerdos se facilita con cuentagotas. "Todo es demasiado oscuro y eso siembra dudas e incertidumbres en el conjunto de los españoles", denunció el presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, una queja compartida por la mayoría. Hasta el pacto que se selló con Teruel Existe llegó a última hora y con poca concreción.

Cuestionó el líder popular el papel que desempeña Lambán, al que incluyó entre los barones socialistas que "respaldan el apoyo independentista con su silencio, lo que les convierte en responsables". También criticó al barón socialista el portavoz de Cs en las Cortes, Daniel Pérez Calvo, y le acusó de "ponerse la venda antes de la herida" al advertir que no está dispuesto a admitir privilegios. Hasta su líder nacional, Inés Arrimadas, le llamó para convencerle.

Pero Lambán optó por la prudencia, y respondió a la actual líder de Cs con un tajante: "Todo lo que tenía que decir sobre los pactos ya lo he dicho. No voy a añadir más ruido al ya existente". Y expresó su deseo ferviente "por España, por Aragón y por el PSOE" de que el inminente Gobierno de Sánchez "aporte tranquilidad y estabilidad social y política". Su respuesta llegó minutos antes de que se confirmara que ERC se abstendrá en la investidura y se conociera el texto íntegro del acuerdo para que, en un plazo de quince días, se celebre una mesa de diálogo entre iguales, que el presidente catalán Quim Torra rechaza, y cuyas conclusiones se someterán a una consulta a los catalanes para que las validen.

También Nacho Escartín, secretario general de Podemos-Aragón, confió en que se conforme con agilidad la coalición y se abra "una etapa de estabilidad y progreso para España". Sin mencionar la necesaria abstención de ERC y las concesiones para obtenerla, el podemista se mostró "satisfecho" con un acuerdo programático que llega "tras una década de recortes y corrupción".

"Muy preocupado" se mostró Santiago Morón, de Vox Zaragoza, por la situación, y advirtió de que "la dote que los enemigos de España exigen a Sánchez la pagaremos los aragoneses". El aragonesista Arturo Aliaga resaltó que "los acuerdos en política son lícitos si se respetan las reglas del juego que fija la Constitución" y pidió que se veten los privilegios.

La izquierda tiene más ganas de cambio y urge la conformación de Gobierno. Para Álvaro Sanz, de IU, "España necesita salir del congelador donde nos metió la derecha". Por ello confió en que "todos los partidos estén a la altura y no frustren la posibilidad de mejorar la vida de las familias trabajadoras". Carmen Martínez, de CHA, es partidaria de que Aragón no quede fuera del "debate territorial" y fijó, como cuestiones clave, la financiación autonómica y las infraestructuras.

Etiquetas
Comentarios