Despliega el menú
Aragón

tragedia aérea 

Las muestras de 23 muertos del Yak llegan identificadas desde Turquía a Madrid

La Audiencia Nacional se pone en comunicación con el abogado de las víctimas para preparar la entrega de los restos a los familiares. 

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha recibido en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas los restos de víctimas del Yak-42
La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha recibido en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas los restos de víctimas del Yak-42
Ministerio de Defensa

Las 23 muestras biológicas de las víctimas del accidente del Yak-42 ocurrido en 2003 remitidas desde el Instituto Anatómico Forense de Estambul llegaron identificadas desde Turquía a Madrid el pasado día 20, lo que facilitará las tareas de los forenses de la Audiencia Nacional para cotejarlas con las familias.

Según ha podido confirmar HERALDO en fuentes de la investigación, estas muestras de dientes y huesos fueron recogidas por los forenses turcos después del accidente aéreo y ya se utilizaron en mayo de 2004 cuando se trasladaron a Turquía 37 familias españolas con el entonces ministro de Defensa, José Bono, para realizar las pruebas de ADN.

Esos análisis en Estambul demostraron que al menos 23 no fueron identificados y se remitieron a España. Cuando se comprobaron estos errores en Turquía, la Audiencia Nacional realizó las pruebas a las demás familias de los fallecidos y definitivamente se demostró que 30 de ellos no fueron reconocidos por el equipo médico español.

La juez María Tardón, titular del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional, ya se ha puesto en contacto con el abogado Leopoldo Gay, representante de la Asociación de Víctimas del Yak, para facilitar la próxima devolución de las muestras repatriadas el pasado viernes a los familiares de los fallecidos.

Trabajo inmediato 

Los forenses españoles del Instituto Anatómico Forense de Madrid se pusieron a trabajar el mismo viernes. Lo hicieron el pasado fin de semana con el fémur que fue exhumado en el cementerio de Maçka y con los restos de los otros 23 militares guardados en Estambul. Ahí se están comparando las pruebas de ADN realizadas en España y Turquía a los familiares de las víctimas y se están cotejando con las 23 muestras biológicas de Turquía. Los fallecidos están numerados e identificados en un listado que enviaron los forenses turcos con el agregado español de Defensa, el coronel César Gutiérrez de la Cámara.

Los forenses del Anatómico de Madrid se han centrado en las pruebas del fémur que fue exhumado en el cementerio de Maçka y podría no corresponder a los 62 militares españoles. En el accidente aéreo del Yak fallecieron también los doce ucranianos de la tripulación y un bielorruso.

El Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional puede avisar a lo largo de estas Navidades al abogado de las familias de las 23 víctimas y ya ha destinado a una funcionaria para esta función. «Llegué a hablar con la juez María Tardón el lunes (día 23) después de llamar a la funcionaria que nos habían indicado. Transmití el agradecimiento de las familias por su actuación en la repatriación y la sensibilidad mostrada, si bien ella le quitó importancia porque era su función», detalló el letrado Leopoldo Gay. «Nos van a tener informados respecto a las muestras para que las familias decidan», apuntó.

El abogado de las familias del Yak recordó que cuando la Audiencia Nacional tuvo que tomar las pruebas de ADN a los familiares en 2004 para determinar la identificación de las víctimas fueron muy bien atendidos entonces por el forense Juan Miguel Monge. De hecho, los miembros del Instituto Anatómico Forense de Madrid ya se pronunciaron cuando sucedió el atentado de 11-M en la capital de España (nueve días después de publicar los 30 errores de identificación del Yak en HERALDO y ‘El País’) que no querían caer en los mismos errores del equipo médico español remitido a Turquía.

Vaarias familias, interesadas en recuperar los restos

Paco Cardona, padre del sargento Francisco José Cardona, del Ala 31 de la base de Zaragoza, ya no es el único que ha reclamado la devolución de las muestras de su hijo. Lo hizo hace año y medio. Varias familias se han interesado a lo largo de esta semana por recuperar los restos de sus fallecidos que se encuentran en el Instituto Anatómico Forense de Madrid.

El padre del sargento Cardona reconoció ayer que todavía es pronto para recibir la llamada del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional y cree que hasta después de las Navidades no le avisarán si ya le entregan directamente la muestra de su hijo o si tienen que hacer otra prueba para completar el cotejo. Mientras tanto, ya ha solicitado al forense turco que le diga el número que le correspondía a la misma y ya le ha sido notificado.

La voluntad de la juez María Tardón, magistrada de la Audiencia Nacional, es que las actuaciones judiciales con los restos de los fallecidos se realicen con «discreción» y «sin remover el dolor de las familias».

«El Juzgado nos va a avisar a los abogados de la asociación para que quien quiera pueda ir a recoger las muestras», explicó el letrado Leopoldo Gay, quien ha llevado el proceso del Yak desde que ocurrió el 26 de mayo de 2003. «Hay que agradecer a los forenses turcos su actitud con las familias de los fallecidos desde el principio. Además, cuando los trajimos a declarar al juicio en 2009, recuerdo que la Fiscalía de la Audiencia Nacional que dirigía Javier Zaragoza solicitó su testimonio en la vista oral», agregó.

Etiquetas
Comentarios