Despliega el menú
Aragón

Las históricas constituciones en Aragón: de ‘las Pepas’ al ejemplar firmado por Alcalá-Zamora

En los archivos y bibliotecas aragonesas, la mayoría de entidad pública, se han localizado más de una decena de constituciones históricas, que datan desde 1812 hasta 1931.

Ejemplar de la Constitución de 1931 que se conserva en la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza.
Ejemplar de la Constitución de 1931 que se conserva en la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza.
Heraldo

"A mi amigo de la infancia Antonio Beltrán con efusión" es la inscripción escrita a mano que firma Niceto Alcalá-Zamora en una Constitución de 1931. En la actualidad se custodia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, tras su donación. "Torrelodones, 14 de abril de 1931", se añade bajo el autógrafo del político. Este es uno de los ejemplares de constituciones pasadas que se localizan en Aragón gracias a servicios como Roble.

La siguiente Constitución, la de 1978, este viernes cumple 41 años. Sus primeros ejemplares todavía lucen sin esquinas hundidas, con las páginas blancas y sin apenas arrugas. Por lo general, el paso del tiempo todavía no les ha hecho mella. Además, el interés y mimo de estas últimas generaciones de bibliotecarios y archiveros han contribuido a que su conservación sea óptima.

En los archivos y bibliotecas de Aragón se guardan multitud de cartas magnas de 1978, las últimas en llegar. Por ejemplo, buscar una Constitución vigente en la biblioteca de Derecho de la Universidad de Zaragoza es relativamente sencillo si se siguen las indicaciones de la signatura. Se puede encontrar un abanico de distintas ediciones de la ley fundamental. A diferencia de estas, los ejemplares que se custodian de sus antecesoras suelen estar reservados en depósitos y ser solo de consulta, aunque no todas.

Un rastreo en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español permite encontrar varios libros históricos de este código fundamental en Aragón. Además de actas, comentarios y facsímiles. El más antiguo de todos es una Constitución de 1812. Data del mismo año y está encuadernado en piel. Según dicho servicio pertenece a la Universidad de Zaragoza. Un año más tarde, en 1813, se imprimió el ejemplar que se conserva en Foz, en el Archivo Biblioteca de los Barones de Valdeolivos. El catálogo del Ministerio de Cultura señala que este último está encuadernado en "papel decorado al agua" y tiene estampado un sello seco de "Val de Olivos".

"Constitución política de la monarquía española promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812". Zaragoza: Francisco Magallón, 1820. Fondo Documental Histórico de la Cortes de Aragón.
"Constitución política de la monarquía española promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812". Zaragoza: Francisco Magallón, 1820. Fondo Documental Histórico de la Cortes de Aragón.
Jesús Lacueva

Francisco Magallón reprodujo ese mismo texto en 1820, impreso en Zaragoza. Gracias al mencionado catálogo se localizan dos ejemplares en Aragón: uno de ellos en la biblioteca de los Padres Escolapios de la capital aragonesa, que al parecer según su 'ex libris' procede de una donación, y el otro en el Fondo Documental Histórico de la Cortes de Aragón. "Esta obra fue adquirida en el año 2002 por las Cortes para incorporarla a su Fondo Documental Histórico, dada su materia y por estar impresa en un prestigioso taller de la capital aragonesa", indican fuentes del organismo.

Según los fondos consultados, no se ha localizado ningún Estatuto Real de 1834 en Aragón. Sin embargo, sí de su posterior, la Constitución de 1837. Un documento mandado imprimir por Su Majestad la Reina que estuvo vigente durante 3 años. El catálogo colectivo apunta que existen dos libros: uno de ellos en la Biblioteca Pública de Teruel y un segundo en la Biblioteca Municipal de Zaragoza. Este último ejemplar está "encuadernado en piel con hierros dorados y coloreados". A los anteriores se les suma otro en el fondo antiguo de la biblioteca universitaria, editado el mismo año de la promulgación de la ley.

Como se comprueba, las constituciones conservadas están en fondos públicos, pero también de entidad religiosa, como el Seminario Conciliar Metropolitano, donde se custodia una versión de la carta magna de 1845, ley en vigor durante 51 años. De la siguiente, la de 1869, también hay un par en Aragón. Bajo el título 'Constitución de la Nación española votada definitivamente en la sesión del día 1º de Junio de 1869' se descubre un ejemplar de consulta en sala en la biblioteca de la Facultad de Derecho. El segundo se ubica en la biblioteca de la Diputación de Zaragoza, también conocida como la biblioteca del Casino Principal.

En Aragón se guarda, incluso, una Constitución de la República democrática federal española que no llegó a ser promulgada: la de 1883. Aprobada por la Asamblea Federal, se encuentra en el depósito de la biblioteca general de la Universidad de Zaragoza y puede ser consultada en sala. Está publicada en Zaragoza e impresa por C. Ariño.

Firma de Niceto Alcalá-Zamora en la Constitución de 1931.
Firma de Niceto Alcalá-Zamora en la Constitución de 1931, conservada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza..
Heraldo

De la Constitución de 1931, además del ejemplar firmado por Alcalá-Zamora, existe otro que también es una donación, en este caso de Antonio Muñoz Casayús. Se ubica en el depósito de la Biblioteca de Economía y Empresa, en el Campus Río Ebro de la capital aragonesa.

Se conservan en las estanterías de los depósitos de bibliotecas y archivos, aunque no sean los libros más consultados por los estudiantes. Muchos investigadores abren sus cubiertas de piel con el interés de leer lo que dicen en cada uno de los artículos que se despliegan en los párrafos de sus amarillentas páginas.

Etiquetas
Comentarios