Despliega el menú
Aragón

balance

Casi 400.000 aragoneses podrían estar en riesgo de exclusión social ante una nueva crisis económica

Esta es una de las conclusiones de la Memoria 2018 de Cáritas que se ha presentado esta mañana, en la que además se resalta que la organización ha invertido más de 12 millones de euros en ayudar a casi 24.000 personas.

Carlos Sauras y Jesús Luesma durante la presenatción de la Memoria esta mañana
Carlos Sauras y Jesús Luesma durante la presenatción de la Memoria esta mañana
TONI GALÁN

Casi 400.000 aragoneses podrían estar en riesgo de exclusión social ante una nueva crisis económica. A los 227.000 personas que ahora mismo se encuentran en esta situación hay que sumar a los 170.000 aragoneses que están en riesgo de exclusión social y "caerían a ese pozo" si se produce una nueva crisis económica. Esa es una de las principales conclusiones de la Memoria Cáritas Aragón 2018 que se ha presentado este martes. "Se trata de personas que ahora mismo están incluidas en la sociedad, pero que con una nueva recesión su colchón de resistencia es muy débil", ha indicado el secretario técnico de la organización, Jesús Luesma. Al margen de este "inquietante" dato, la Memoria también hace referencia a que 23.927 personas encontraron apoyo en Cáritas Aragón durante el año pasado. 

Esta cifra supone un 5% menos que en 2017, lo que indica que existe una "cierta recuperación", ha indicado Carlos Sauras, presidente de la organización: "Estos números lo demuestran al igual que el VIII Informe Foessa Aragón, pero esta mejoría no ha alcanzado a todas las familias ni se ha producido con la intensidad adecuada. La inserción social ha crecido, pero la exclusión sigue siendo muy importante".

La Memoria también desgrana que de las personas ayudadas, el 44% son familias que acuden por primera vez y el 40% tienen hijos menores a su cargo. Luesma ha destacado que el 60% están en edad de trabajar. Para prestarles asistencia, se invirtieron 12.332.414 euros, pero también como ha señalado Sauras fue necesaria la labor de los 2.682 voluntarios y de las 287 personas contratadas. Asimismo, con esta ayuda, tanto económica como humana, se pudieron ofrecer distintos programas de empleo, en los que participaron 3.339 personas, de las cuales se logró la inserción de 993.

Con este panorama que tiene sus puntos positivos, "una cierta recuperación" , pero también negativos, como ha recordado Luesma,  desde la organización hicieron un llamamiento a la sociedad para "construir comunidad y evitar la invisibilidad a la que son sometidas estas personas tanto por parte de la gente como en las políticas".

Etiquetas
Comentarios