Despliega el menú
Aragón

aragón

Los alumnos del IES Avempace comparten con la ministra Celáa sus ideas para avanzar en el desarrollo sostenible

Los jóvenes, de entre 14 y 15 años, se han mostrado comprometidos con un futuro "más igualitario y sostenible". 

Nervios, pero también mucha ilusión. Así me mostraban Julia, Nicolás, Andrea, Álvaro y Ada antes de participar en un acto con la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celáa. Estos alumnos de 3º y 4º de ESO han presentado este martes sus propuestas para mejorar el desarrollo sostenible, tal y como marca la Agenda 2030. 

"Tenemos mucha suerte, vamos a poder hablar en nombre de todos los niños y adolescentes con la ministra", aseguraban minutos antes del inicio de acto. Estos momentos también eran aprovechados para ensayar las preguntas que le realizarían posteriormente a Celáa: el cambio climático, cómo pueden los menores participar en la vida política, la inclusión de la educación afectivo-sexual en las aulas y el futuro de la FP han sido algunas de las cuestiones planteadas. 

Además de las cuestiones realizadas durante el acto, los alumnos han entregado a la ministra en funciones una botella con un pen drive en el que se han incluido deseos y propósito de mejora de más de un centenar de estudiantes. El objetivo es que esta "cápsula del tiempo" se pueda abrir en una década y valoren si lo han cumplido o no. Celáa ha asegurado que lo guardaría en su despacho. 

El acto, organizado por Unicef, también ha contado con la participación del consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci; el presidente del Comité español de Unicef, Gustavo Suárez Pertierra, la presidenta del Comité de Aragón, Pilar de la Vega y la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez. 

Una semana de preparativos

Los alumnos han trabajado durante la última semana sobre las cuestiones relativas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por un lado, realizaron una lluvia de ideas sobre las cosas que no funcionaban en el mundo actual: guerra, pobreza, cambio climático... 

Después grabaron pequeños vídeos para mostrar sus deseos de mejora y qué iban a hacer para cambiarlo. Por ejemplo, uno ellos explicó que quería estudiar Arquitectura para construir viviendas más económicas y sostenibles. Otro, que pretendía reducir la contaminación, se comprometió a reciclar más y a utilizar el transporte público. Todas estas ideas será enterradas simbólicamente en la biblioteca del centro el próximo 20 de noviembre. 

Etiquetas
Comentarios