Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

sociedad

Los aragoneses del norte de Huesca viven hasta cinco años más que los que residen en el centro de Zaragoza

El Departamento de Sanidad estudia por primera vez la media de esperanza de vida al nacer por zonas de salud.

Bastón, ancianos
La esperanza de vida en Aragón es una de las más altas de España. 

La esperanza de vida de los aragoneses es una de las más altas de España y ya es similar a la de otros países del mundo, como Japón, Suiza o Italia. Las mujeres de la Comunidad viven de media 86 años, mientras los hombres mueren a los 80. Pero no todos son igual de longevos y se producen desigualdades de incluso 11 años en hombres y 8 en mujeres, según la zona del mapa en la que se resida.

La Dirección General de Salud Pública ha estudiado por primera vez la esperanza de vida al nacer de los aragoneses en las 123 zonas de salud (años 2014, 2015 y 2016). Aunque todavía se precisa incorporar datos de más ejercicios para contar con un patrón geográfico más definido, los primeros resultados revelan aspectos muy interesantes. De acuerdo a estos apuntes iniciales y haciendo una valoración por agrupamientos, los aragoneses de las zonas rurales son los que más años viven, especialmente los del norte de Huesca y sur de Teruel. Los hombres de estas zonas son hasta cinco años más longevos que algunos del centro de Zaragoza capital (Sagasta-Ruiseñores, 80,28 años).

Hay zonas básicas de salud, como la de Berdún, en la que la esperanza de vida en los hombres llega a los 85,51, mientras en las mujeres alcanza los 88,8. Lo mismo ocurre en entornos como el de Sarrión, en el que se alcanzan casi los 85 años en los hombres y los 84, en las féminas. Por contra, según las tasas de mortalidad actuales, Sádaba, en hombres (con 75,34 años), y Albalate de Cinca, en mujeres (con 81,7), están entre los menos longevos.

Pero, ¿cuáles son los motivos que explican estas diferencias? Además de por el nivel económico de los habitantes, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, hace hincapié en que este estudio viene a constatar que la supervivencia está más ligada al estilo de vida que a la accesibilidad que se tenga a los sistemas sanitarios (centros de salud, hospitales, pruebas diagnósticas...). Recuerdan que las zonas rurales cuentan con unas "ventajas" al residir en una zona "más natural". "Normalmente, va unido a menos estrés y presión laboral, una alimentación más equilibrada, una disponibilidad de renta...", concluye Falo.

Loading...

Diferencias entre los usuarios de una misma línea de bus

La esperanza de vida al nacer no solo cambia según el pueblo dónde se viva. Las diferencias son también significativas entre ámbitos más próximos, incluso entre barrios de la capital aragonesa a los que apenas les separa un par de kilómetros.

Con tan solo un juego visual –representado en la imagen por el trayecto de algunas líneas de autobús–, se pueden observar desigualdades, en la mayoría reflejo de las peculiaridades sociales, económicas y estilos de vida en esos barrios de la ciudad.

Dentro de Zaragoza capital, los zaragozanos (hombres) del sector Romareda y Bombarda son los que ostentan el ‘galardón’ de contar con la mayor esperanza de vida. Sobreviven una media de 82 años, seguidos de cerca de los de la zona de Torreramona, Casablanca, Actur Sur o Fernando el Católico (con 81 años). Nada que ver con los vecinos del Actur Oeste, Oliver o la zona de San Pablo-Santa Lucía (78 años) ni con los de Rebolería (con apenas 77,54 años de media).

La jefa de sección de Información e Investigación Sanitaria de la Dirección General de Salud Pública, Begoña Adiego, recuerda que en este tipo de estudios es fundamental hacer un estudio por sexos, por la propia longevidad de las mujeres.

De hecho, las zaragozanas que residen en zonas, como el Actur (Sur y Norte) y el centro de Zaragoza (Sagasta, Ruiseñores, Fernando el Católico y Hernán Cortés) tienen una esperanza de vida de entre 86 y 87 años. Casi cinco años más que las que residen en la zona de Miralbueno-Garrapinillos y Oliver.

Menos diferencias existen en Huesca y Teruel capital. Para la primera, la esperanza media de vida entre los oscenses que viven en la zona del Perpetuo Socorro y en la del Santo Grial se sitúa en 78,85 y 79,77 años, respectivamente. Mientras que en las mujeres alcanza los 85. En las zonas de salud de Teruel capital (Centro y Ensanche) también son similares en hombres (81) y con apenas dos años de diferencia en las mujeres (86,98 y 85,30, respectivamente).

No obstante, la jefa de sección de Información e Investigación Sanitaria explica que uno de los retos que se plantean ahora, dado el envejecimiento de la población, es conseguir un mayor número de años vividos en buena salud, "esa es la diferencia", sostiene.   

Etiquetas
Comentarios