Aragón

PROBLEMAS POR LA ESCASEZ DE LLUVIAS

Los embalses del Cinca, el Gállego y el Aragón entran en alerta por la sequía

La CHE considera que las reservas actuales permitirán completar la campaña de riego, pero avisa de que la situación puede ser “preocupante” de cara al año que viene y recuerda que “algunas pequeñas localidades, principalmente del Pirineo central y oriental”, están sufriendo problemas de suministro.

Embalse de Mediano [[[FOTOGRAFOS]]]
El embalse de Mediano, en el río Cinca, está actualmente al 17% de su capacidad. 
Guillermo Campo

La escasez de lluvias ha provocado que los embalses de los ríos Cinca, Gállego y Aragón hayan entrado en situación de alerta, según los indicadores de sequía que la Confederación Hidrográfica del Ebro actualiza cada mes. El organismo de cuenca considera que el volumen de agua que queda en esos pantanos permitirá completar la actual temporada de riego “aceptablemente”, pero avisa de que al final de la campaña las reservas “pueden quedar muy mermadas” generando una situación “preocupante” de cara al año que viene.

Además, la CHE recuerda que, aunque los principales abastecimientos urbanos tienen el suministro garantizado, “algunas pequeñas localidades, principalmente del Pirineo central y oriental”, están sufriendo problemas de suministro y han tenido que aplicar “medidas de ahorro y restricciones”.

La elaboración de unos indicadores mensuales que permitan detectar la sequía y prevenir sus efectos es una de las principales medidas que lleva a cabo la Confederación Hidrográfica del Ebro dentro de su Plan Especial de Sequía, la herramienta con la que el organismo gestiona las situaciones de alerta y de eventual sequía que puedan darse en toda la cuenca.

Como la escasez de lluvias no afecta a todo el territorio por igual, esos indicadores se basan en un índice individualizado que se calcula para cada una de las grandes subcuencas del Ebro. Además, existen dos tipos de indicadores: los que hacen referencia a la sequía natural, que se basan en las aportaciones (y en algunos casos en las precipitaciones) observadas a lo largo de los tres últimos meses en las cabeceras de los ríos; y los que miden la escasez de reservas, que se centran en la capacidad para atender las demandas de agua de todo tipo y fundamentalmente se calculan a partir del nivel de los embalses.

Seguía natural

Según la última actualización de esos indicadores, referida a la situación a 31 de agosto, en Aragón las cuencas de los ríos Cinca, Gállego y Guadalope siguen estando en situación de sequía natural prolongada (ya lo estaban en los meses anteriores), mientras que la cabecera y el eje del Ebro (del que dependen por ejemplo los regadíos del Canal Imperial) ha conseguido superar ese umbral y volver a la situación de estabilidad.

No obstante, la CHE advierte de que las aportaciones naturales de los ríos acumuladas en los tres últimos meses se encuentran por debajo de lo habitual “en prácticamente toda la cuenca” y de que varios afluentes, sobre todo los de la margen izquierda, también presentan índices muy cercanos a los umbrales de sequía prolongada. Este es el caso, por ejemplo, del río Aragón.

Índices de sequía natural actualizados a 31 de agosto.
Índices de sequía natural actualizados a 31 de agosto.
CHE

Escasez de reservas

En cuanto a los indicadores de escasez de agua disponible, aunque la Confederación explica que el panorama actual es “bastante similar” al observado el mes anterior, los embalses del Cinca, el Gállego y el Aragón, que se encontraban en prealerta, han pasado a estar en situación de alerta (los otros dos estadios posibles son normalidad y emergencia).

Actualmente, el embalse de Yesa, en el río Aragón, se encuentra al 29% de su capacidad; el sistema Mediano-El Grado, en el Cinca, está al 38%; y los cuatro principales pantanos del Gállego (Búbal, Lanuza, La Peña y La Sotonera) se encuentran al 27% de su volumen total conjunto.

Índice de escasez de reservas actualizado a 31 de agosto.
Índice de escasez de reservas actualizado a 31 de agosto.
CHE

Durante el mes de agosto “en muchos sistemas las reservas de agua han disminuido drásticamente”, destaca CHE respecto, que respecto a los usos agrarios recuerda que “a la escasez de aportaciones de los ríos se ha sumado la mayor necesidad de riego por las altas temperatura”. “No obstante, en general hay reservas para completar aceptablemente la campaña de riego, pero pueden quedar muy mermadas al final de la campaña, generándose una situación preocupante para el próximo año”, señala el organismo de cuenca.

En su actualización de los indicadores de sequía, la Confederación menciona además los problemas de suministro que están sufriendo “algunas pequeñas localidades, principalmente del Pirineo central y oriental”, que han tenido que aplicar “medidas de ahorro y restricciones”. No obstante, subraya que los principales abastecimientos tienen el suministro “garantizado”.

Caudales ecológicos y usos recreativos

La CHE también destaca que, a pesar de los bajos caudales en los ríos, “con carácter general” los caudales ecológicos se están cumpliendo, “en particular el Ebro en Zaragoza y en Tortosa”.

En cuanto a los usos recreativos del agua y la “inquietud” mostrada por las empresas que se dedican a este tipo de actividades, la Confederación recuerda que el organismo de cuenca y los regantes del Bajo Gállego alcanzaron un acuerdo al inicio de la campaña “para regular las sueltas de los embalses de Ardisa y La Peña compatibilizando su uso recreativo”. “También al inicio del verano entró en vigor la consideración de los embalses de Mediano y El Grado como una masa de agua única a efectos de navegación, lo que ha facilitado la actividad a estos usuarios recreativos al vaciarse el embalse de Mediano”, añade el organismo de cuenca.

Fuentes de la CHE subrayan que, aunque los pantanos terminen la campaña de riego por debajo de sus valores habituales, hay tiempo para que se recuperen. “Es cierto que la situación de partida va a ser mala, pero si el próximo año hidrológico es más o menos normal las aportaciones naturales de ríos como el Aragón, el Cinca o el Gállego serán suficientes para volver a llenar los embalses”, recuerdan desde la Confederación.

Porcentaje de lluvia caída en el último año hidrológico (del 1 de septiembre de 2018 al 31 de agosto de 2019) respecto a los valores normales.
Porcentaje de lluvia caída en el último año hidrológico (del 1 de septiembre de 2018 al 31 de agosto de 2019) respecto a los valores normales.
Aemet

Si, por el contrario, el nuevo año hidrológico mantiene la actual tendencia de escasez de lluvias, los problemas actuales se irán agravando.

“Curiosamente la situación es mejor en los ríos de la margen derecha, que normalmente suelen presentar muchos más problemas de sequía”, indican las mismas fuentes. En Aragón, las cuencas del Guadalope y el Aguas Vivas están en prealerta por escasez de reservas, pero las del Jalón, el Huerva, el Martín y el Matarraña se encuentran en situación de normalidad.

Etiquetas
Comentarios