Aragón

política

Sánchez insiste en la transición energética y urge a dialogar para frenar la despoblación

El líder socialista propone utilizar la riqueza ambiental como motor de creación de empleo.

Sánchez, durante la primera jornada de la sesión de investidura.
Sánchez, durante la primera jornada de la sesión de investidura.
Kiko Huesca / Efe

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, defendió este lunes en su discurso de investidura la transición energética, una causa que considera "justa y urgente", que centra el tercero de sus seis ejes de Gobierno y en la que prometió "seguir avanzando" en esta legislatura, en la que se producirá el cierre de la central térmica de Andorra. También consideró "imprescindible" abordar "con diálogo" el reto demográfico de la ‘España Vaciada’ y la financiación autonómica. Sánchez anunció su intención de aprobar "un nuevo marco estratégico para hacer frente a la escasez de recursos prioritarios basado en el reconocimiento del derecho al agua, la sostenibilidad y la autosuficiencia de las cuencas". Una cuestión que ya ha provocado críticas entre la oposición por sus posibles consecuencias para la cuenca del Ebro.

Sánchez aseguró, sin hacer referencia expresa a Aragón ni al resto de comunidades afectadas, que en los últimos 12 meses "se han sentado las bases" para la transformación del modelo energético de España, una tarea que ahora toca culminar mediante la aprobación –"cuanto antes mejor"–, de la ley de cambio climático y transición energética. "Debe ser una transformación justa, solidaria e inclusiva con los sectores y territorios afectados por este cambio de paradigma", dijo el presidente en funciones.

Incidió, asimismo, en que la sostenibilidad "debe impregnar todos los sectores del desarrollo industrial" y en que la energía verde representa una "enorme oportunidad" para la creación de empleo. "Por eso, vamos a aprobar un plan, con el horizonte 2030, para la transición ecológica y la descarbonización maximizando las oportunidades de las industrias y mejorando su competitividad", manifestó.

También afectará directamente a Aragón su "lucha sin cuartel contra la contaminación urbana". El líder socialista planteó extender el modelo de Madrid Central y crear zonas de bajas emisiones con restricciones a los vehículos más contaminantes a las ciudades de más de 50.000 habitantes, un planteamiento que repercutiría tanto en Zaragoza como en Huesca y en Teruel.

Otra de sus prioridades, afirmó, será trabajar no solo para hacer de la riqueza ambiental una "palanca de desarrollo" para la ‘España Vaciada’. En su opinión, es "imprescindible" frenar la sangría poblacional y garantizar "que cada uno elija dónde quiere vivir en igualdad de oportunidades", para lo que propuso recuperar efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a fin de dotar de mayor seguridad al medio rural.

"A partir de las directrices ya aprobadas en la pasada legislatura, ultimaremos la Estrategia Nacional para el Reto Demográfico. ¿Qué haremos para revitalizar la España interior? En primer lugar, garantizar el acceso a los servicios públicos y la conectividad del territorio, física y digital. También propiciaremos la generación de empleo, promoviendo el emprendimiento, el trabajo autónomo y reduciendo las cargas administrativas y fiscales", prometió.

Aseguró, además, que su Ejecutivo dará un nuevo impulso al sector agroalimentario y promoverá el turismo sostenible de interior.

La despoblación no solo apareció en el discurso de Pedro Sánchez. También lo hizo en el del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que aseguró que llamará al líder socialista para que apoye la comisión que ha propuesto y recordó el pacto de Estado propuesto por su partido.

Financiación e infraestructuras

En lo que respecta a la reforma de la financiación autonómica, reivindicada por Aragón en repetidas ocasiones, Sánchez instó a concretar necesidades y recursos "para fortalecer la suficiencia, la solidaridad interterritorial y el Estado del bienestar", gestionado en gran medida por las autonomías.

"Ya dimos los primeros pasos al recuperar el diálogo constante con las comunidades a todos los niveles", subrayó en su discurso.

También hubo novedades en materia de infraestructuras. Sánchez prometió impulsar un pacto de Estado e hizo referencias directas a conexiones "largamente demoradas" como la de Cantabria o la de Extremadura y al corredor Atlántico y al Mediterráneo, pero no a la unión con el Cantábrico que persigue Aragón ni a la situación de los trenes en provincias como Teruel.

Sí comprometió, en materia de servicios sociales, más recursos para la dependencia. "Queremos una España en la que la Ley de Dependencia vuelva a funcionar. Lo hicimos en nuestro acuerdo presupuestario, que naufragó desgraciadamente por el rechazo de la mayoría de la cámara y vamos a consolidarla a través de una nueva Ley Marco estatal de Servicios Sociales", expuso.

Y respecto a los mayores que viven solos, problema que afecta especialmente a puntos como Zaragoza capital, anunció la incorporación de la teleasistencia avanzada y la figura del asistente al sistema a fin de que estas personas puedan seguir viviendo en sus casas si así lo desean.

Etiquetas
Comentarios