Aragón

gran trail aneto-posets

Natalia Román: "Correr 100 kilómetros por la montaña es una locura y una pasión"

Esta zaragozana de 29 años afincada en Suiza ha ganado por segundo año el Gran Trail Aneto-Posets. Consiguió la mejor nota de Selectividad de Aragón en 2007.

Cerca de la mitad de los corredores y corredoras que parten de la línea de salida en el Gran Trail Aneto-Posets no consiguen terminar esta durísima y bonita carrera de 105 kilómetros y 6.760 metros de desnivel. Los aragoneses Nacho Cabal y Natalia Román fueron los triunfadores en la meta de Benasque este pasado fin de semana. Ella repetía tras la victoria del año pasado. "Correr 100 kilómetros por la montaña es una locura y una pasión", asegura Natalia, zaragozana de 29 años residente en Suiza.

Su amor por la montaña le llevó a vivir a este país alpino. "Fui un año con una beca Erasmus, me enamoré del país y decidí que quería vivir ahí". Terminó la carrera (doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid) y vive en un pueblo suizo, Arth-Goldau. Trabaja en marketing y sale a la montaña siempre que puede a esquiar o correr. Pese a sus buenos resultados deportivos, no se considera ni quiere ser "una profesional" de las carreras de montaña. "Corro por diversión, porque me gusta mucho la montaña y me gusta viajar. En las carreras tan largas hay momentos que se pasa mal y se sufre, claro, pero los buenos momentos compensan. Y si en alguna ocasión me he encontrado realmente mal, no he dudado en retirarme", afirma.

Una carrera preciosa y muy dura

El domingo por la mañana, a mitad del Gran Trail, se le pasó por la cabeza la retirada. "Tenía problemas estomocales, no me entraba nada de comida y tenía malas sensaciones. Pero bajé el ritmo, me recuperé y decidí seguir. Mi objetivo era mejorar el tiempo del año pasado, que no pude, y disfrutar, que sí lo hice. Así que terminé muy contenta de cruzar la meta", señala.

La carrera comenzó a las doce de la noche del viernes en Benasque. "La salida es muy emocionante. Había muchísima gente haciéndonos un pasillo en la calle mayor. Los primeros 20 kilómetros son muy rápidos, pero no hay que pasarse porque si no luego lo pagas. Después cambia totalmente el terreno y pasa a ser un caos de piedra en piedra. Me amaneció llegando a Llauset. Es muy bonito ver el amanecer en esas montañas. La subida de Estibafreda es impresionante y luego la bajada muy divertida. A mí se me da mejor subir que bajar. Y prefiero correr con frío que con calor. Después la carrera pasa de nuevo por Benasque, ahí paré diez minutos. Me estaban esperando familiares y amigos. Me encontraba regular pero decidí seguir. La segunda parte de la carrera es menos técnica y en teoría me favorece. Aunque en las carreras de montaña no hay que confiarse, puede pasar cualquier cosa. Fui bien el resto de la carrera y se me hizo de noche en los últimos kilómetros, llegando a Benasque. Poco después de las diez de la noche, con mucho ambiente, mucha gente animando, crucé la meta. Es una experiencia maravillosa", resume Natalia 105 kilómetros y 22 horas y 20 minutos de carrera.

Este es el quinto año que Natalia cruza la línea de meta en Benasque: primero corrió la Maratón de las Tucas (42 kilómetros); al año siguiente, la Vuelta al Aneto (55 kilómetros); en 2017, el Gran Trail, en el que quedó tercera, pero lo pasó regular; en 2018 ganó el Gran Trail, con un tiempo de 21 horas y 41 minutos, y en 2019 ha repetido la victoria. Aún no sabe si volverá a ponerse el dorsal el próximo año. "Quería descansar de la ultra, pero creo que aún puedo bajar mi tiempo...", apunta.

La mejor aragonesa en Selectividad en 2007

Natalia corrió su primera maratón de montaña hace cinco años, en Suiza. "Me animó un amigo a probar. Siempre he hecho deporte, lo que más me gusta es el esquí. También hice escalada. Ahora quiero seguir disfrutando de las carreras de montaña. No tengo grandes retos. Me apetece probar el Ultra Trail Monterosso, entre Suiza e Italia, no es muy conocido. Busco sitios que me parezcan atractivos, y combino viajes y carreras", afirma.

De niña corría en el club Atletismo Utebo, pero no podía imaginar que de mayor haría ultras de 100 kilómetros por la montaña. Natalia es de Casetas y estudió en el colegio Condes de Aragón. En 2007 consiguió la mejor nota de Aragón en Selectividad. Y escogió una carrera muy vocacional. Siempre le había gustado el Periodismo y se fue a Madrid a estudiar el doble grado de Periodismo y Comunicación Audiovisual.

En Suiza disfruta de su trabajo y de las montañas. No tiene entrenador ni sigue ningún plan de entrenamiento. Esquía, corre, va al gimnasio, disfruta de la montaña. Ese es su plan. Ahora y en el futuro. "Dentro de diez años me veo a mí misma más o menos como ahora. Tal vez viajando y viviendo unos meses en Suiza y otros en el Pirineo. Nuestra profesión nos permite el trabajo online y es una tendencia que va a ir a más. Y seguiré corriendo y en la montaña", asegura.

Etiquetas
Comentarios