Despliega el menú
Aragón

Educación

Diez años después: qué fue de los alumnos de selectividad más brillantes de Aragón

Son chicos y chicas que en su día obtuvieron las mejores notas en la prueba más temida. Ahora, en el 8-M, mostramos sus trayectorias

EXAMEN DE SELECTIVIDAD EN LA FACULTAD DE DERECHO ( ZARAGOZA ) / 05/06/2018 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Examen de selectividad en la Facultad de Derecho el año pasado
Oliver Duch

Hace alrededor de diez años se convirtieron en protagonistas: sacaron las notas más altas de selectividad en Aragón. Hay también chicos, pero en su mayoría son chicas. Jóvenes, en todo caso, que pasado este tiempo ya han tenido oportunidad de constatar si existe un término tan presente hoy, 8 de marzo, como la brecha de género.

Hay que decir, eso sí, que sus trayectorias no han sido comunes. La mitad trabaja en la actualidad fuera de España -solo uno de los consultados sigue en Aragón- en puestos muy diversos y altamente cualificados. Esto hace difícil establecer paralelismos con la situación en sectores en España menos técnicos, donde las diferencias de género pueden ser más acusadas. Aun así, es un experimento del que se pueden extraer conclusiones interesantes.

Laura Subías
1

Laura Subías Sin

Mejor nota en Huesca en 2008
Subías estudió Ingeniería Aeronáutica en la Politécnica de Cataluña; allí constató que la tasa de éxito de las mujeres fue mayor que la de los hombres, ya que empezaron entre un 15% y un 20% de féminas y el porcentaje al acabar era en torno al doble. Después hizo un máster en Cranfield (Reino Unido) de Ingeniería Espacial que le sirvió como especialización de su carrera. Y al terminar se quedó en Inglaterra en una empresa del grupo Airbus, dentro de un programa rotacional en el que pasaba por distintos departamentos: "De los cuatro ingenieros de mi curso era la única chica".
Pero entonces dio un giro: se pasó al sector de la consultoría estratégica. ¿Por qué? "Si quería volver a España en el medio plazo, aquí hay pocos ingenieros y mal pagados. Además, la ingeniería espacial es un sector muy nicho, en el que para cada proyecto trabajas en aspectos muy concretos", explica. Ahora realiza en Barcelona un máster en administración de empresas dentro del Carlyle Group.
"La plantilla es en un 95% masculina, pero también son empresas americanas muy competitivas que están haciendo mucho esfuerzo por incorporar a mujeres; se dan cuenta del cambio de tendencia y entre las últimas contrataciones hay un buen número de mujeres", cuenta Subías, quien sí admite que con el paso del tiempo las diferencias se agravan: "Las mujeres suelen acabar por marcharse: son puestos muy exigentes, de muchos viajes… Y llega una edad en la que ya no compensa".
"Sé que va a ser un desafío -continúa Subías-, porque las empresas en este sector en España no están acostumbradas a trabajar con mujeres. He aprendido que tienes que ponerte tus reglas: por ejemplo, cuando necesito más flexibilidad, si la cultura de la empresa es viajar mucho o quedarte trabajando hasta tarde, puedo poner un límite horario y trabajar después desde casa. Tengo compañeros hombres que también lo están haciendo".

Natalia Román
2

Natalia Román López

Mejor nota en Aragón en 2007
Tras la selectividad se fue Madrid, donde llevó a cabo la doble licenciatura de Periodismo y Ciencias Audiovisuales. Aprovechó el cuarto curso para, con un programa similar al Erasmus, irse a Lugano, Suiza. "Era una universidad interesante porque es la más joven y pequeña de entre las públicas, y la han hecho muy internacional; dos tercios de los estudiantes éramos de fuera", cuenta Román. En el país transalpino encontró su lugar: "Vi que las posibilidades de crecimiento a corto plazo aquí eran altas. En España tenía la disyuntiva entre desarrollo profesional o una vida orientada a la montaña; yo quería las dos cosas, pero allí no era posible".
Y eligió Suiza, donde orientó su trayectoria al márquetin. "Empecé un mes de octubre a buscar trabajo aquí y lo encontré en noviembre; fue un voto de confianza en mí". Se mudó en enero de 2012. "Suiza es una burbuja: se puede permitir buscar talento por el mundo entero y luego el empleado tiene mucho poder de decisión", continúa Román. "Ahora mismo estoy en el trabajo y puedo salir un par de horas a correr durante la hora de la comida", resume.
Pese a todo, el país no es ajeno a las diferencias de género. "En Suiza hay mucha menos transparencia -valora-. Todo depende un poco de tu capacidad de negociación, no hay unos parámetros fijos con las condiciones. Tienes que hacerte valer y a la vez tienes que negociar bien. Es menos cómodo para la mujer, estamos menos acostumbradas a esto". Román considera que son necesarios tres ingredientes para salir adelante en el país: "Que te valores tú, que sepas aguantar el tipo y que confíes en tu intuición. Hay que tener los ojos abiertos para adaptarlos al entorno en el que estás".
Sobre las reivindicaciones del 8-M, Román considera que se están "dando pasitos", pero cree que "queda mucho por hacer". "Hay muchas cosas que hacemos de forma consciente pero también otras que hacemos de forma inconsciente, que vienen de la educación. Estas llevará más tiempo cambiarlas", analiza. Desde su punto de vista, hay que empezar "por la transparencia": "Una buena medida que he leído es que se impulse la obligaciónde las empresas a que publiquen los salarios".

Anna Falvelló
3

Anna Falvelló

Mejor nota en Aragón en 2009
Después de su buena nota en selectividad en 2009, permaneció cuatro años en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés). "Tenía interés en las matemáticas, pero al final hice a la vez Ingeniería Civil y Arquitectura", cuenta Falvelló. A continuación llevó a cabo un máster de Arquitectura en Harvard que duró otros cuatro años. Desde junio de 2017 reside en Nueva York, donde trabaja en una empresa con 80 años que levanta rascacielos. "Estoy muy contenta aquí. El trabajo no para". Detrás de su salida de España hay varias razones, pero esta es una de ellas: "En Estados Unidos no existe eso de prácticas no remuneradas, que era lo que me ofrecían en España". En cuanto a posibles diferencias de género en su carrera, Falvelló asegura que ha tenido "·la suerte" no haberse encontrado con ellas. "En mi empresa, por suerte, no noto ninguna discriminación, tampoco en el salario". Pese a esto, sí que considera "curioso" que en la compañía haya, "en puestos altos, más hombres en áreas de diseño y más mujeres en áreas técnicas". Falvelló duda sobre el motivo, pero lo atribuye a las características de los puestos: "Diría que lo que tiene que ver con el ámbito técnico es más objetivo, y por eso hay más igualdad, mientras que en el de diseño es más subjetivo, depende de cómo te vendas, de las preferencias de los clientes", lo cual propiciaría que hubiera más hombres.

Eva Elduque.jpg(31245092)
4

Eva Elduque

Mejor nota en Aragón en 2008
La trayectoria de Elduque tiene una palabra como protagonista: las matemáticas, una disciplina por cuyas olimpiadas nacionales e internacionales ha recibido numerosos reconocimientos. Decidió estudiar esta carrera en la Universidad de Zaragoza y a continuación pasó a hacer un máster en Matemáticas y Aplicaciones en Madrid. Más tarde obtuvo una beca de la Caixa y en la actualidad es estudiante de doctorado en la Universidad de Wilconsin-Madison (EE. UU.) "Este año termino y el que viene haré un posdoctorado en Michigan", cuenta.
Curiosamente, Elduque dice que en la carrera en España tantas mujeres como hombres, pero que no sucede lo mismo en Estados Unidos, donde los segundos son mayoría. "Sí que me he encontrado prejuicios -admite-. Al final, si te va bien te va a llegar el reconocimiento, pero si eres mujer vas a tener que demostrar antes que vales para ello. En principio sí que hay más obstáculos".
Tampoco ve que se estén produciendo muchos cambios: "No se ve que las universidades estén intentando integrar más a las mujeres", cree Elduque, quien pese a que reconoce que le gustaría "volver" a España, destaca que "ahora mismo" no ve "mucho hueco en la universidad española".

César Hernández
5

César Hernández Gracia

Mejor nota en Teruel en 2008
Hernández se marchó tras la selectividad a Valencia a estudiar Ingeniería de Caminos; allí también hizo el proyecto final de carrera y allí obtuvo una beca de investigación. "Trabajé en proyectos de investigación ferroviaria, con varias publicaciones científicas, pero me di cuenta de que no era lo mío: cogí lo ahorrado y me preparé para un máster en 'managment' en el IE. Me fue muy bien; era muy internacional, con 32 alumnos de 27 países distintos. Sirvió para completar mis carencias como ingeniero en lo que era la vida real", desgrana.
A continuación llegó su desembarco en el mercado laboral; de entre las ofertas que tuvo escogió una de Amazon."Me ofrecieron ir al Reino Unido por un periodo de cuatro meses que al final fueron 27. Pedí volver al principio pero me aconsejaron que aguantara un poco, gracias a lo que conseguí una promoción. Pero en noviembre pasado ya dije que quería regresar, y me trasladaron a Barcelona. En lo profesional, España no es el Reino Unido, pero en lo personal compensa mucho", asegura.
Sobre la posible brecha entre las carreras de hombres y mujeres, Hernández cree que la actual generación es la que "percibe menos esas diferencias". Y se explica: "Por ejemplo, en contraste con la de nuestras abuelas, que en muchos casos tuvieron que pasar su vida como amas de casa. Nosotros hemos ido desde el principio a clase con chicas y no hemos tenido ningún problema por ellas fuesen más listas o trabajadoras. Motivos discriminatorios siempre puede haber, si no es por ser mujer es por ser aragonés o lo que sea, pero no percibo esa discriminación. Yo personalmente no tengo ningún sesgo, y quiero pensar que la gente alrededor de mí tiene la misma opinión".
En su compañía, Amazon, reconoce que "el gremio de operaciones o transportes/logística sí que ha sido tradicionalmente más de hombres", pero en su caso concreto hay bastante paridad: "En mi departamento somos ocho, cinco hombres y tres mujeres. Y todos con diferente 'blackground'. Yo he tenido suerte en eso".
Hernández observa desde el Reino Unido la jornada de hoy del 8-M. "Estamos muchísimo mejor que ayer, y ojalá peor que mañana -valora-. En este mundo global, que haya discriminación en unos países puede ser perjudicial para los países más avanzados, porque el intercambio cultural sí que existe. Aunque también puede suceder al revés. El referente siempre debe ser el que más libertades garantice".

Nuria Aranda.jpg(31245405)
6

Nuria Aranda García

Segunda mejor nota en Zaragoza en 2008
Aranda es el único de los consultados que continúa en Aragón; en su caso, en Zaragoza. Estudió Filología Hispánica y en la actualidad está terminando el doctorado. En octubre prevé depositar la tesis.
"En estos últimos cuatro años no he tenido problemas. Mi contrato predoctoral es por concurrencia competitiva y va exclusivamente por méritos, con la nota de mis cinco años de licenciada", cuenta Aranda, quien cree que es ahora cuando "vendrán las diferencias". "Si te quieres dedicar a la investigación sí que ves más diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a profesorado. Tiene que ver con el modelo que tenemos: si quieres conjugar vida laboral con la familiar en la carrera académica, la familia te corta mucho, eres mucho menos productiva. Desde que terminas el doctorado, concurres con producción científica", apunta.
Pese a esto, en el doctorado están solo mujeres, algo "bastante normal en Filología Hispánica". "Es curioso porque somos más chicas, pero hay más hombres en el profesorado. Supongo que es algo que irá cambiando", añade.

rafael romeo.jpeg(31246441)
7

Rafael Romeo Guillén

Cuarta mejor nota en Aragón en 2009
Al terminar en Corazonistas y hacer la selectividad, Romeo se marchó a Madrid a prepararse como ingeniero de Caminos en la Universidad Politécnica. Tras esto se fue a París a obtener el doble diploma -"la doble licenciatura", precisa- y entonces cambió de sector: pasó al financiero, a trabajar en banca. Tras una temporada en Goldman Sachs, primero en Madrid y después en Londres, el pasado mes de junio se marchó a un fondo de inversión, KKR & Co. Inc, donde dice estar "muy contento".
"Es cierto que históricamente ha sido un sector más masculino, pero hay mucho interés en que haya una igualdad entre hombres y mujeres; de hecho, cuando empezamos en banca hay un 50% de hombre y un 50% de mujeres, se intenta incentivar que haya iguales oportunidades para hombres y para mujeres", explica Romeo. Desde su punto de vista, en este aspecto el financiero "es de los sectores más avanzados", aunque también reconoce que "es duro" y que "se trabajan muchas horas", motivos por los cuales "hay muchas mujeres que acaban dejándolo; hay un momento en que se prioriza".

marta blasco.jpg (31245170)
8

Marta Blasco Martín

Segunda mejor nota en Teruel en 2008
Blasco se fue a Valencia a estudiar Historia, lo que acompañó de un máster en Arqueología. "Tenía claro que quería seguir vinculada a la universidad. Es un mundo que siempre me había gustado, vi que podía ser mi camino", asegura. Se decidió por el doctorado de Arqueología, que empezó en 2013 y por el que obtuvo una ayuda predoctoral de la Universidad de Valencia para investigación. "Desde entonces estoy trabajando aquí; ahora, acabando el doctorado, lo que haré en año o año y poco".
En su sector, el universitario, las diferencias entre géneros no son muy acusadas, al menos en su experiencia. "En sectores como ingeniería o tecnología quizás sea diferente, pero en historia y arqueología no hay distinciones en el trato. De hecho, en la Universidad de Valencia casi hay más mujeres que hombres. La directora del Departamento de Prehistoria, Arquelogía e Historia Antigua es mujer; la directora del Museo de Historia Natural, también. Hay pocas diferencias". Por poner un pero, Blasco destaca "la conciliación por la maternidad": "Si tienes un niño, con el tiempo puede penalizar porque pasarás una temporada sin ir a congresos o publicar artículos", sostiene.
Sobre el 8-M, Blasco considera en todo caso que se trata de "una visibilización muy necesaria", porque "es verdad que se han conseguido muchos avances en igualdad, pero queda mucho por hacer, por desgracia". Y alerta de la aparición de "voces críticas que piden una vuelta atrás". "Parece increíble que también provengan de personas jóvenes. Hay que luchar por que el feminismo no se perciba como algo negativo, que se vea como la búsqueda de una igualdad real", argumenta.

Etiquetas
Comentarios