Despliega el menú
Aragón

ARAGÓN

En busca del pueblo más pequeño de Aragón con piscina

En Aragón hay más de 500 piscinas municipales, incluyendo medio centenar de pueblos de menos de 100 habitantes.

Piscina de un pueblo del Pirineo.
Piscina de un pueblo del Pirineo.
HA

En Aragón no hay playa, pero sí más de 500 piscinas municipales. La gran mayoría de las localidades aragonesas cuentan con piscina pública, incluso muchos pueblos de menos de 100 habitantes, según datos de Salud Pública de Gobierno de Aragón y del Censo Nacional de Instalaciones Deportivas del Consejo Superior de Deportes. Las piscinas son un servicio para sus vecinos, un recurso turístico en las localidades que multiplican su población en verano y siempre un remedio contra el calor.

Las piscinas más grandes de Zaragoza (como La Granja o Alberto Maestro) reciben a cerca de 2.000 usuarios al día (más, en la semana de récord de calor de finales de junio). En el otro extremo, hay muchas piscinas rurales que apenas tienen 10 bañistas incluso en plena ola de calor. Algunas están rodeadas de montañas, otras en mitad del campo. Algunas tienen un pequeño bar, o simplemente una máquina de bebidas, o el encargado de mantenimiento tiene una nevera y vende refrescos. Y casi ninguna de estas piscinas rurales tiene socorrista porque no están obligadas por ley.

"Solo las piscinas situadas en localidades de más de 1.000 habitantes están obligadas a tener un socorrista. Pero todas deben comunicar a Salud Pública la apertura de las instalaciones y deben realizar controles sanitarios de calidad del agua. Salud Pública también realiza inspecciones, especialmente en las piscinas de chapoteo dedicadas a niños y bebés", explican desde el Gobierno de Aragón. En la comunidad hay registradas 701 piscinas públicas, de ocio, parques acuáticos o spas; 206 en hoteles, campings, otros alojamientos turísticos y colegios mayores; y 480 en comunidades de propietarios de 40 o más viviendas. En total, unos 2.400 vasos de baño.

¿Cuál es el pueblo de Aragón más pequeño que cuenta con piscina municipal? Revisando los últimos datos del padrón del INE y el listado de equipamientos deportivos, hay medio centenar de municipios aragoneses de menos de 100 habitantes que tienen piscina pública. Algunas están en pueblos turísticos, pero no todos. En los últimos 30 años, las diputaciones provinciales y el Gobierno de Aragón han colaborado con los ayuntamientos para la construcción de una amplia red de piscinas municipales.

Huesca

En la provincia de Huesca hay al menos 16 municipios con menos de 100 habitantes censados que cuentan con piscina: Argavieso, Baldellou, Barbués, Barbuñales, Bonansa, Ibieca, Jasa, Laperdiguera, Palo, Puente de Montañana, Salillas, Sopeira, Torres de Alcanadre, Tramaced, Valfarta, y Viacamp y Litera. De ellos, el más pequeño es el de Palo (27 habitantes empadronados), en el Sobrarbe.

"En verano la piscina es el centro de nuestros pueblos. Aumentamos la población en julio y agosto con la llegada de visitantes al valle y las piscinas tienen mucha aceptación", apunta Ramón Laplana, alcalde de La Fueva, que agrupa a 24 núcleos habitados, también en la comarca del Sobrarbe. La piscina del municipio está en Tierrantona, con un centenar de habitantes en invierno.

Zaragoza

En la provincia de Zaragoza encabeza esta lista Lobera de Onsella (28 habitantes), en las Cinco Villas. "Gracias a un plan de la diputación, casi todos los pueblos tenemos piscina desde hace 15 o 20 años. En invierno somos pocos, los que estamos censados. Pero en verano en Lobera de Onsella llegamos a 600 y 700 personas. Las subvenciones que recibimos de la diputación o la comarca son por número de empadronados, así que ayuntamientos muy pequeños tenemos que asumir gastos mayores. El coste de la piscina es de entre 6.000 y 8.000 euros, si no hay ninguna avería. Con las entradas se recauda un tercio. Para los empadronados en el concejo ponemos un bono de temporada simbólico de 1 euro", explica Francho Chabier Mayayo, el alcalde de Lobera de Onsella.

"En verano la piscina le da mucha vida al pueblo. Nosotros tenemos piscina desde 2002, la hicimos gracias a las subvenciones de la diputación provincial", apunta Ángel Gascón, alcalde de Almochuel, en el Campo de Belchite (29 habitantes empadronados, según los últimos datos del INE).

Otros municipios con menos de 100 habitantes censados que cuentan con piscina para refrescarse en verano son: Alconchel de Ariza, Ardisa, Asín, El Buste, Cabolafuente, Castejón de las Armas, Cimballas, Las Cuerlas, El Frago, Grisel, Isuerre, Malanquilla, Manchones, Moneva, Montón, Navardún, Piedratajada, Puendeluna, Santed y Sigués.

Teruel

Jatiel (40 habitantes censados), en la comarca del Bajo Martín, es la localidad turolense más pequeña con piscina. "En invierno viven unas 20 personas en el pueblo, y en verano estamos más de 100. La piscina es tranquila. Entre semana algunos días están tres o cuatro personas. Y los fines de semana está más concurrida, una veintena. Desde hace unos 20 años casi todos los pueblos de la zona tenemos piscina. Es un servicio para el municipio, aunque nos supone un gasto a los ayuntamientos", señala el alcalde, Jesús Gálvez.

En la provincia turolense, otros municipios de menos de 100 habitantes con piscina son Aguilar de Alfambra, Bezas, La Cañada de Verich, Cañizar del Olivar, La Cerollera, Cortes de Aragón, Crivillén, Fórnoles, La Hoz de la Vieja, Huesa del Común y Tramacastiel.

Etiquetas
Comentarios