Aragón

aragón, pueblo a pueblo

Teruel, a superar el doble bloqueo de las comunicaciones y la despoblación

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene.

El aroma chocolatero de Confitería Muñoz es uno de esos patrimonios intangibles –y nutritivos– de la ciudad de Teruel, de un nivel afectivo similar al que genera la plaza del Torico, las vistas desde el viaducto, el jamón, la torre mudéjar del Salvador o los triunfos del equipo de voleibol. Teruel existe, y lo hace más allá de los loables esfuerzos de la plataforma que adoptó ese nombre, incluso más allá de los anuncios de una famosa mueblería sueca que, no quepa la menor duda, han hecho recientemente una publicidad impagable de toda la provincia.

Teruel, por desgracia, está acostumbrado a salir en los medios como ejemplo de la temida despoblación (la provincia tiene una de las densidades más bajas de Europa) y a sufrir con las imágenes grotescas del pésimo servicio ferroviario que padece; sin embargo, el espíritu guerrero que caracteriza al turolense ha hecho rendir cada euro invertido desde las instituciones, ya fueran locales o europeas, para la preservación de patrimonio (es la capital mundial del mudéjar) o la maximización de iniciativas turísticas. Con el milenio, surgió Dinópolis, imán turístico derivado de la increíble cantidad de yacimientos de dinosaurios en toda la provincia; el centro de la capital provincial y las extensiones en diversos puntos de la provincia ha hecho que esta colección de vestigios tenga una digna salida comercial. 

Unas bodas de fábula

En febrero, la ciudad se paraliza (y toca los corazones de todo el país) con la recreación de las Bodas de Isabel de Segura, un acontecimiento de singular eco que supone un espaldarazo económico para los comercios y servicios de la ciudad. En julio, La Vaquilla es sin duda una de las celebraciones populares más concurridas de todo el norte de España.

El pabellón Los Planos alberga con mimo el otro gran bastión popular: el voleibol profesional. Siete títulos de la Superliga española, cinco Copas de Rey y más de una década en el podio nacional avalan la trayectoria de este equipo que dicta su ley desde el imperativo de grandes remates y exitosos bloqueos. El reto del club es triple: mantenerse en lo más alto de la elite nacional, tocar con los dedos el sueño europeo y contar con los recursos (y la cantera) necesarios para garantizar el futuro.

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene
-

"Un museo de la Batalla de Teruel es algo clave para esta ciudad"

Pepe Polo preside la Federación de Vecinos de Teruel, disfruta en verano con un garbeo por los Jardines de los Amantes. "Es un sitio perfecto para tomarte una cerveza por la tarde y ver pasar a la ciudad entera. Cuando vuelvo de un viaje me acerco a Muñoz, me compro el HERALDO y charro con él, siempre con chocolate y unas pastas, para que me acabe de poner al día de todo; lo mismo con Ángel, el quiosquero de la plaza del Torico". Pepe tiene un gran respeto por Víctor Pruneda, antiguo alcalde y creador de la milicias populares a finales del XIX. Como agitador social, ve complicado proyectarse diez años en el futuro para una reivindicación, pero se moja con el deseo de tener "el museo de la Batalla de Teruel, clave para esta ciudad que lleva en el título el rango de muy leal; fuimos portada en todo el mundo con ella. Por otro lado, es urgente recuperar la plaza de la Marquesa".

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene
-

"Me alegraría que llegasen nuevas titulaciones a la universidad"

Belén Royo adora la plaza del Torico. "Mis abuelos tienen el quiosco de prensa allí, gané mis primeros sueldos en ese quiosco. Cuando veo la estampa del Seminario al llegar de fuera ya me da un vuelco el corazón, estoy en casa". Su abuela Antonia y sus padres inculcaron en Belén ese amor por la tierra que le vio nacer. "Tenía ganas de acabar la carrera para volver a disfrutar de la ciudad, salir los domingos a tomar algo por el Ensanche... una alegría muy grande para mí sería ver la consolidación de la universidad en Teruel, que llegasen más titulaciones y que los jóvenes no tuvieran que marcharse obligatoriamente a estudiar fuera muchas carreras. Cuando se van, muchos ya no regresan a vivir, aunque luego vuelvan en las fiestas. Para mí, la Vaquilla es una gran emoción; mi padre corría el toro ensogado, me llevaba a vivir la fiesta por la calle… yo estoy transmitiendo ese mismo amor a mis hijos".

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene
-

"Me gustaría que la A-40 llegase desde Alcañiz hasta Lisboa"

A la secretaria general de CC. OO. en Teruel le cuesta elegir un solo lugar "entre todos los rincones bonitos que tenemos. La escalinata me encanta, por ejemplo. Y disfruto paseando por el centro, con su encanto medieval y modernista a la vez, es una medicina; para tomar algo, cualquier bar del Óvalo es perfecto". De entre la personalidades turolenses de referencia, Pilar admira a "Paco Martín, por su trabajo desde la discreción; ahora es concejal". De aquí a una década, la líder sindical pide "poder subir al corredor, y que la A-40 llegue desde Alcañiz a Lisboa, y por la A-25 desde Teruel a Madrid. Quiero las mismas oportunidades del resto de los españoles". En julio, a esta vaquillera confesa el cuerpo le pide fiesta. "Son tres días de desconexión, una fiesta especial, que hay que entender y vivir... desde el respeto, eso sí. Todo el mundo es bienvenido".

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene
-

"Quiero una comunicación ferroviaria decente para la ciudad"

Carlos Ranera, presidente del exitoso Club Voleibol Teruel, es un enamorado del paseo de Óvalo. "En invierno da el sol y dulcifica la temperatura, aunque haga frío, y en verano tiene una animación fantástica. Cuando regreso a casa, lo que me conforta es ver a mi gente, a los amigos y conocidos".
A la hora de buscar un referente de respeto en su ciudad, Carlos se acuerda de la plataforma Teruel Existe. "Han puesto en alto a la ciudad y la provincia con su reivindicación, pelean por el presente y el futuro; nos representan bien". También disfruta de la Vaquilla. "Es una fiesta de acogida; el que la prueba, repite". De aquí a diez años, el presidente del múltiple campeón liguero nacional de voleibol anhela para Teruel "una comunicación ferroviaria decente, para que la ciudad y la provincia prosperen; además, así se fijaría población". 

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene
-

"Apuesto por una ciudad con 10.000 o 15.000 habitantes más en 15 años"

Si el empresario de la automoción y la construcción Juanjo Ríos se llegara a perder por Teruel –cosa harto improbable– sería fácil encontrarlo en la plaza de la Catedral. "Es preciosa, desde el propio templo a la luz. Es una de las cosas que echo de menos; cuando regreso a casa, creo que hasta mi cuerpo lo nota, no sé explicar muy bien la sensación". Su turolense favorito enseguida asoma en la charla. "Manolo Pizarro. No ha olvidado sus orígenes y es un ejemplo, siempre". Con Pizarro se tomaría el vermú en el Tozal o en la plaza del Torico; a la hora de soñar para Teruel, Juanjo apuesta por "10.000 habitantes más en 10 ó 15 años; la desgracia es que afectaría a los pueblos". Cuando llegan las fiestas de la Vaquilla, Juanjo se emociona. "Te juntas en la merienda, el pañuelo o los toros con gente que no ves habitualmente… disfrutamos al máximo".

La capital mundial del mudéjar no quiere salir más en los medios por su lentísimo tren. Existe, con mayúscula, y quiere igualdad de oportunidades para poder sacar más partido de lo que tiene
-

"Teruel Existe y el equipo de voleibol nos han puesto en el mapa"

La estanquera del Óvalo, de Teruel ‘de toda la vida’, tiene la suerte de trabajar en su enclave favorito de la ciudad. "Cuando vuelvo de un viaje tengo un juego con mi familia; a ver quién es el primer conocido que vemos por la calle. Hacemos una apuesta… y yo no gano nunca". Teruel Existe, como a Carlos Ranera, también le parece una figura colectiva digna de admiración, y extiende esa muestra de respeto al equipo de voleibol. "Llevan el nombre de Teruel por toda España, nos han puesto en el mapa, y en el caso del voleibol, en el mundial". Gloria toma el vermú en el Gregory y también le encanta disfrutarlo en Los Juncos. "De aquí a diez años querría mejores comunicaciones y mejor sanidad para Teruel, son nuestras grandes necesidades". Por otro lado, quiere intacta su fiesta de la Vaquilla. "Las he vivido al máximo desde siempre, todo es alegría".

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel.

Población: 35.691.

Los imprescindibles

Dinópolis

Fundado en 2001, este parque temático de dinosaurios aúna el interés cultural con el científico y el lúdico. La visita a la sede central, a las afueras de Teruel, es garantía de disfrute; tiene siete centros más por toda la provincia.

El mudéjar

Desde 1986, el mudéjar turolense es Patrimonio de la Humanidad: la torre, el cimborrio y el techo de su Catedral, la torre e iglesia de San Pedro y las torres de San Martín y El Salvador... en 2001, el honor pasó a todo el mudéjar aragonés.

Los Amantes

En febrero, la ciudad duplica su población con la celebración de las Bodas de Isabel de Segura con Juan Diego Martínez de Marcilla, en la cual se recrea la famosa y trágica historia de los Amantes de Teruel en el siglo XIII.

Etiquetas
Comentarios