Aragón

universidad

Más de 14.200 solicitudes para la Universidad de Zaragoza están en lista de espera para lograr vacantes

Medicina y Enfermería son las carreras donde más alumnos se quedan fuera frente a la veintena en las que entran todos.

Exámenes de la prueba de acceso a la Universidad celebrados el pasado junio
Exámenes de la prueba de acceso a la Universidad celebrados el pasado junio
Guillermo Mestre

Las próximas semanas van a ser vitales para varios cientos de las más de 14.200 personas que, por el momento, se han quedado fuera de la titulación que querían cursar en la Universidad de Zaragoza y que están a la espera de los llamamientos que se produzcan para asignar las vacantes. Son unos 800 menos que el año pasado. La mayoría, un 91%, son alumnos de segundo de bachillerato o de Formación Profesional, que solicitan su entrada en una carrera tras haber completado la Evau. En esta situación se encuentran también ese casi 9% que ha solicitado incorporarse a una carrera a través de otras vías, mayores de 25 y 40 años, discapacitados o deportistas de alto rendimiento, que tienen unas condiciones de admisión y unos baremos distintos a los jóvenes que acaban de pasar por las pruebas de acceso a la Universidad.

Tras el primer proceso de selección, el 10 de julio se hizo público el listado de admitidos y excluidos en todos los estudios de grado, solo dos personas se han quedado fuera de Historia del Arte en Zaragoza y de Gestión y de Administración Pública en Huesca. Además, en una veintena de carreras han sido admitidas todas las peticiones.

Unos datos que contrastan con los que arrojan las listas de Medicina y Enfermería, tanto en la capital aragonesa como en Huesca y Teruel. Como suele ser habitual, las Ciencias de la Salud son los grados con mayor demanda y concentran casi la mitad de los candidatos que todavía esperan hacerse con una plaza. En el caso concreto de Medicina, 2.201 personas aparecen en el listado para optar a un sitio en la capital aragonesa (335 menos que el año pasado) y otros 1.959 aguardan para Huesca (224 menos). La mayoría de los que quieren convertirse en médicos piden plazas en varias facultades, por lo que muchos estarán en ambas listas. Aunque Medicina sigue siendo con diferencia la titulación más demandada, cada año se reducen el número de solicitantes.

Loading...

La experiencia de otros años muestra que esta lista de futuros facultativos se mueve mucho, ya que una buena parte de los admitidos ahora proceden de otras comunidades y, sin son aceptados en sus facultades de referencia, no llegan a matricularse en las aragonesas.

Por su parte, en Enfermería también hay una demanda muy superior a la oferta: en Zaragoza, 1.260 estudiantes ‘en capilla’; en Huesca, 987 y 854 en el campus turolense. Entre los títulos con más lista de espera también destacan Fisioterapia (696), Veterinaria (648) y Odontología en Huesca (543).

Estudiantes del doble grado de física y matemáticas
Andrés Martín y Estela Aguilar
HA

"Un doble grado requiere vocación y trabajo"

Andrés Martín y Estela Aguilar acaban de terminar segundo de la carrera con la nota de corte más alta de los últimos tres años en la Universidad de Zaragoza: el doble grado de Física y Matemáticas, que este 2019 tiene una calificación de acceso de 13,625. Son solo 10 alumnos por curso, aunque las clases las comparten con los estudiantes de las asignaturas de ambas titulaciones.

A este grado llegan jóvenes con muy buenos expedientes, aunque ambos coinciden en que se sintieron atraídos por él porque aunaba dos materias que les gustaban y que el día a día requieren "una gran dedicación, mucho trabajo y vocación". "Siempre me había decantado por Física o por alguna ingeniería y hasta la última semana no tomé la decisión, y estoy encantado", cuenta Andrés, que estudió en el instituto Goya de Zaragoza y aún saca tiempo para tocar el violonchelo en la orquesta del Conservatorio de Música. A Estela, su profesor de Física en el Ramón y Cajal de la capital aragonesa le transmitió su entusiasmo. "Se volcaba en las clases y en su manera de explicar. En la carrera también me he encontrado con algún docente que transmite esta pasión", apunta. Su evasión son dos tardes de tenis a la semana.

Su futuro profesional no lo tienen en mente, aunque los promotores de estos estudios aseguran que tienen muchas salidas. Además, formarán parte de la primera generación de titulados que saldrá del campus aragonés. Les preocupa el próximo curso, que va a suponer un "salto cualitativo", aunque hasta ahora han seguido bien el ritmo. A diferencia de lo que ocurre en otras universidades, en este curso hay paridad: seis chicos y cuatro chicas. "La gente se sorprende, pero debería ser lo normal", destacan ambos.

Etiquetas
Comentarios