Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Turismo experiencial

Visita guiada por Alcalá de Gurrea: de las casas nobles a las viviendas en cueva

El programa 'Pueblos Contados' de la Hoya de Huesca propone este sábado una visita guiada por esta localidad que vivió su primer esplendor en la época musulmana y conserva vestigios singulares de su pasado como las casas cueva.

Alcalá de Gurrea, en la Hoya de Huesca, sobre el cerro en el que se asienta.
Alcalá de Gurrea, en la Hoya de Huesca, con la iglesia de San Jorge destacando sobre el cerro.
Laura Uranga

Encaramada a un cerro, dominando los llanos de la Violada y cercana al pantano de La Sotonera, Alcalá de Gurrea es el destino para la visita guiada que se organiza este sábado, 29 de junio, desde la Hoya de Huesca, dentro de su programa ‘Pueblos contados’. Para participar se exige inscripción previa, que puede hacerse aquí. El plazo acaba hoy a la medianoche. El precio es de 2 euros por persona (gratis para los menores de 12 años). El dinero se abona directamente al guía antes de la ruta, en el punto de salida que estará en la plaza de España de la localidad.

Alcalá de Gurrea conservó durante siglos los restos del castillo musulmán que anuncia su topónimo (Al-qala`a significa en árabe ‘el castillo’). Esta fortaleza, situada en lo alto, era el bastión defensivo a cuyas faldas se fue extendiendo un casco urbano en el que conviven casan solariegas de nobles infanzones con viviendas horadadas en la montaña, excavadas por las familias que llegaron en 1915 para trabajar en la presa de La Sotonera a fin de usarlas como viviendas. Sobre el solar en que se asentó el castillo se levanta ahora la iglesia de San Jorge, que acumula estilos arquitectónicos, del románico al mudéjar de su torre, una de las muestras más septentrionales de este arte aragonés. El templo cuenta además con un pequeño museo de Arte Sacro.

Casas cueva en Alcalá de Gurrea.
Casas cueva en Alcalá de Gurrea.
Fernando Paules

La visita comenzará a las 18.00, para evitar las horas de más calor, y se realizará un recorrido por los puntos más destacados y tradicionales de la población. Esta antigua localidad de calles en cuesta y coronada por una muela, vivió sus primeros esplendores durante la época musulmana. Todavía, en varios puntos de las zonas bajas del pueblo quedan vestigios de la antigua muralla, con grandes sillares de yeso que fortificó el lugar.

Alcalá fue un alto en el camino en una vía transitada desde tiempos inmemoriales en unas tierras dominadas por generaciones de Caballeros de Gurrea, de los cuales recibe el apellido la villa. Durante la visita se recorrerán las calles amenizadas con historias de infanzones, reyertas resueltas por la Santa Inquisición y variadas muestras de tradición viva como la procesión de la carraclas y matracas o el cancionero popular aragonés recopilado por Gregorio Gracés Til, oriundo de Alcalá. Alcalá es un lugar de contrastes, pues acercándose al paseo del monte Gurugú se observan unas increíbles vistas sobre la planicie de la Hoya de Huesca y la gigantesca obra del embalse de la Sotonera, cuya historia está muy ligada al pueblo.

Uno de los momentos más pintorescos será la visita a algunas de las casas cueva excavadas en la ladera, creadas principalmente en la época de la construcción del embalse y otras empleadas para almacenar vino. Muchas de las bodegas todavía están en uso y otras se emplean como locales de peñas juveniles.

Etiquetas
Comentarios