Despliega el menú
Aragón

aragón

Aragón rozará los 40 grados a partir del domingo, con noches también calurosas

Las lluvias registradas ayer en las provincias de Teruel y Huesca darán paso a una semana sin cierzo ni precipitaciones marcada por los avisos por altas temperaturas.

El tímido descenso de temperaturas será un hecho durante el primer fin de semana del verano. Así como las nubes y la baja probabilidad de precipitaciones. El domingo, previa del día de San Juan, se recuperan los grados perdidos y no se descarta llegar a los 40ºC la próxima semana.

Máximas que rozarán los 40 grados, noches que podrían no bajar de los 25 y nada de cierzo. Aragón vivirá la próxima semana la que, probablemente, será la primera ola de calor de 2019. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ayer presentó en Zaragoza su balance estacional, confirmó que la Comunidad se adentrará "de verdad" en el verano a partir del domingo.

El delegado territorial, Rafael Requena, no descartó que ya la próxima semana haya noches "tropicales", con mínimas de "25, 26 o incluso 27 grados". Aunque hoy se esperan más precipitaciones –que podrían ser localmente fuertes en los Pirineos, donde se mantiene activada la prealerta por riesgo de lluvias y tormentas–, las máximas podrían subir hasta 12 grados en cuestión de 72 horas. La previsión de junio, julio y agosto apunta que las temperaturas estarán este verano "por encima de lo normal", si bien "no hay una tendencia definida" en cuanto a las precipitaciones.

El calor comenzará a notarse especialmente a partir del lunes y durará al menos hasta el viernes. Zaragoza, de acuerdo con la Aemet, alcanzará los 36 grados de máxima y los 20 de mínima, registros que continuarán en ascenso de cara al martes y el miércoles, con picos de entre 38 y 39 grados. En Huesca, los valores podrían irse también hasta los 39 grados, con mínimas de entre 21 y 23 en los primeros días de la semana. Teruel, por su parte, espera 26 grados de cara al miércoles y mínimas de 13. La situación obligará a activar la prealerta por altas temperaturas, aviso que podría elevarse hasta el nivel de alerta en caso de que se alcancen los 39 grados.

Ayer, Híjar volvió a marcar la máxima de Aragón con 35,3 grados a las 16.20. Quinto se quedó en segundo lugar con 31,8 y Sariñena, en tercero con 31,2. En cuanto a las mínimas, solo dos localidades, ambas de la provincia de Teruel, se quedaron por debajo de los 10 grados. Fueron Cedrillas, que a las 6.30 estuvo a 8,9 grados, y Bello, que marcó 9,9. La prealerta por lluvias se concretó en acumulados de 14,8 litros por metro cuadrado en Benabarre (Huesca) y Castellote (Teruel). Casi todo, según la Agencia Estatal de Meteorología, cayó en apenas una hora. En otros puntos, como Calanda, en la provincia de Teruel, o Capella, en la de Huesca, superaban los nueve litros al cierre de esta edición.

Escasas lluvias en junio

La primera quincena de junio, explicó Requena, ha estado marcada por unos valores "por debajo de lo normal". Solo los primeros días superaron las temperaturas habituales para estas fechas, una tendencia que se recuperará de cara a este fin de semana. En lo referente a las precipitaciones, han estado "por debajo" tanto en Huesca como en Zaragoza y han sido "nulas" en Teruel.

En los próximos siete días tampoco se prevén lluvias de relevancia en ninguna de las tres provincias. Esto contrasta con las fuertes tormentas de mayo y julio de 2018, que hicieron que multitud de puntos de la Comunidad, entre ellos Zaragoza, disparasen sus registros.

Junio tendrá un comportamiento similar al de mayo, un mes "muy seco" en Teruel y "seco" en Huesca. El observatorio turolense registró únicamente 10 litros por metro cuadrado, apenas un 18% de lo que suele caer en este mes, habitualmente el más lluvioso del año. Fue, de hecho, "la zona más seca" de la Comunidad. En la estación de Huesca se acumularon 31,8 litros, 20,5 menos que los 52,3 que marcan la media, y en la de Zaragoza, 39, un valor cercano a los 43,6 de referencia.

Una primavera "seca"

La primavera, destacó el delegado territorial de la Aemet, fue "seca" y tuvo un comportamiento térmico "normal", según los registros de las últimas décadas. Destacan, no obstante, las estadísticas de Teruel, la única provincia que ha superado sus marcas para el año agrícola, que va del 1 de octubre al 30 de septiembre. "Aunque ya no cayera ni una gota, Teruel ya estaría por encima de sus valores habituales", comentó Requena.

Pero lo más curioso, añadió, es que la mayor parte de las lluvias se registraron "en cuestión de cuatro o cinco días". Concretamente, en dos episodios que tuvieron lugar en octubre y en abril. Solo en este último mes cayeron en la capital turolense 84 litros, más del doble que los 37,5 que marcan la serie histórica.

Entre marzo, abril y mayo, Aragón acumuló un 85% de sus precipitaciones habituales, porcentaje que coincide con el del conjunto de España. Los mayores contrastes se produjeron en Calanda, donde llovió la mitad, y Aínsa, donde el dato se disparó un 137%.

El dato

35,3º

Híjar volvió a marcar ayer la temperatura máxima de Aragón tras alcanzar los 35,3 grados. En el segundo puesto, con 31,8, se situó Quinto.

La comparativa

Las lluvias. Las escasas precipitaciones registradas en lo que va de mes contrastan con los fuertes episodios de 2018. Ayer, no obstante, volvió a llover en varios puntos de Aragón y hoy se mantiene la prealerta por lluvias y tormentas en el Pirineo oscense, las Cinco Villas y Gúdar y el Maestrazgo.

HA DICHO

Rafael Requena: Delegado territorial de la agencia estatal de meteorología

“Al no haber cierzo, las mínimas pueden dar lugar a noches tropicales en las que la temperatura no bajará de los 25 grados”

Etiquetas
Comentarios