Despliega el menú
Aragón

Lambán aboga por un gobierno del PSOE basado en la centralidad y sin extremismos

El líder del PSOE-Aragón hablará con todos los partidos, salvo con Vox, y activa una comisión de pactos en Aragón. Descarta intercambiar sillones, una estrategia que tacha de "indeseable".

Comisión Ejecutiva Regional del PSOE Aragón
Comisión Ejecutiva Regional del PSOE Aragón
Efe

El PSOE quiere conseguir para Aragón "grandes acuerdos, de amplia base, desde la centralidad, rehuyendo de cualquier tipo de centrismos (en alusión a Madrid) y pensando por encima de todo en la Comunidad". A esta tarea se va a encomendar el partido en los próximos días, que serán "interesantes", tal y como vaticinó ayer el candidato socialista a la presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, este martes, antes de dirigirse a la ejecutiva regional. Su intención es "entrar en harina" de inmediato con una ronda de contactos con todos los partidos, salvo con Vox, para "pulsar cuál es su punto de vista sobre cómo deben ser los gobiernos en la Comunidad los próximos cuatro años". El PSOE, explicó, es el único partido "capaz de asegurar una gobernanza que huya de extremismos y de frentismos".

Aunque la aritmética electoral ofrece un amplio abanico de posibilidades, Lambán advirtió de que es "bastante difícil hacer alquimia con las cifras porque los números son los que son". Se refería así a la propuesta lanzada por IU para sellar un pacto de izquierdas en la DGA (PSOE, Podemos Equo, CHA e IU), integrando también al PAR.

El descalabro de Podemos Equo (de 14 a 5 diputados) condena a los socialistas a consolidar su viraje al centro, y a buscar la complicidad de Cs y del PAR antes de que caigan en las redes del PP de Beamonte y, con Vox, les envíen a la oposición.

La propuesta de un Gobierno basado en la centralidad, de amplia base y alejado de tentaciones frentistas por la que abogó Lambán recuerda bastante al papel de ‘centro necesario’ que se arrogó el aragonesista Arturo Aliaga durante la campaña electoral. Pero esta suma de fuerzas sería insuficiente y requeriría el apoyo de Cs, que va a ser más difícil de lograr. Lo reconoció el propio Lambán: "Cs es un partido al que las elecciones le han dado un papel importante en la definición de los gobiernos y estoy convencido de que lo van a ejercer con uñas y dientes, con contundencia, cosa que les honra".

Respecto a las exigencias que Cs fija en Madrid para pactar con el PSOE en las autonomías, instando a los barones a renegar de Pedro Sánchez, Lambán no hablará hasta que el partido se dirija de forma específica a Aragón.

El PSOE no tiene ninguna intención de intercambiar sillones entre el Pignatelli y la plaza del Pilar. Sería, dice Lambán, una "práctica perversa" e "indeseable", a sabiendas de que el centroderecha no la ha descartado. Él es partidario de respetar la dinámica de cada institución. Será la comisión de pactos autonómica la que encare las negociaciones, bajo la consigna de que "solo el partido estará legitimado a hablar". Se busca impedir que un candidato, a título personal, se dirija a Ferraz para pedir un acuerdo individual sin contar con la regional.

El socialista se comprometió a trabajar por una legislatura de "grandes acuerdos" para aprovechar la "posición envidiable en lo social y en lo económico" de Aragón. Pidió a los demás candidatos "un alto sentido de la responsabilidad" y que sean "profundamente aragonesistas", un guiño a PAR y CHA, por si tuviera que virar a una alianza aragonesista apoyada por Podemos si la primera opción, pactar con Cs e incluir al PAR, saliera mal.

Victoria electoral agridulce

Lambán puso en valor que el PSOE, como ganador de las elecciones (aglutinó el 30% de los votos), tiene la "responsabilidad" de gestionar cómo se ordena la gobernación de la DGA y de las ciudades importantes de la Comunidad. Atribuyó, además, la victoria en la capital a la campaña de Pilar Alegría y también al complejo trabajo que realizó el grupo socialista en la oposición. Pero esta victoria es insuficiente para un gobierno de izquierdas, y el PP tendría una puerta abierta a poder gobernar la DGA con Cs, Vox y PAR. Aunque no parece el socialista muy angustiado ante la posibilidad de que prospere.

Etiquetas
Comentarios